Zoología. Aves. Página 307. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 307. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



lar, algo saliente y que forma una placa redondeada; la cera que cubre la base del pico eslá igualmente teñida de negro , y todo el resto de las partes desnudas de la cabeza, la linea media del occipucio que separa las placas negras rie las sienes y faz superior de la arle alta del cuello , me han parecido estar teñidas e rojo ó color de pasa, durante la vida del ave; upa ligera tinta amarilla rosada cubre estas partes en el individuo que tenemos á la vista; toda la nuca está cubierta de largo á largo trecho por un pelo blanquecino muy corto : la delantera del cuello y todas las demás partes son blancas, el lomo está muy provisto de plumas apretadas y de un negro ceniciento, todo lo demás del plumajees de un pardo de ollin; los pies son amarillentos, y el pico es negro. Tiene de longitud quince pulgadas.

URRACA DEL SENEGAL.

Esta ave es algo menor que la nuestra , y sin embargo tiene el vuelo mas ancho, porque sus alas son mas largas y menos su cola. El pico, los pies y las uñas son negras como los de la'común ; pero los colores del plumaje enteramente oscuros. La cabeza, el cuello, la espalda y el pecho son negros con reflejos violados; las pennas de la cola y las grandes de las alas son pardas y todo lo demás negro mas 6 menos claro.

URRACA DE JAMAICA.

Esta ave no pesa njas que seis onzas; tiene los mismos pies, pico y cola que la Urraca común, y es casi un tercio mas pequeña.

El plumaje del machb es negro con reflejos purpúreos; el de la hembra pardo, mas subido en toda la parte superior del cuerpo que en el vientre. •

Anidan en las ramas de los árboles , y se las encuentra en todos los distritos de la isla; pero en mayor abundancia en los sitios solitarios. Desde allí, después de haber hecho su puesta durante el verano, y dado nacimiento á una generación nueva, se derraman hacia otoño por las habitaciones, y llegan en tan grande número que oscurecen el aire. Vuelan en numerosas bandadas un espacio de muchas millas, y en todos los puntos en que se detienen arruinan la esperanza del infeliz labrador, á quien persiguen todavía en invierno, en que no tienen mas recurso que acercarse á los trojes. Todo esto indica que son frugívoras : sin embargo , exhalan un olor muy fuerte, su carne es negra y basta, y pocas veces sirve de alimento al hombre-.

De lo dicho hasta aquí resulta que esta ave no solo difiere de nuestra Urraca por el alimento, la falla y el plumaje, sino también por ser su vuelo mas sostenido, y por consiguiente ¡ásalas mas fuertes; en que se reúnen en grandes bandadas; en que su carne no es aun tan buena, y finalmente , en que en esta especie la diferencia defsexo lleva consigo otra mayor en los colores; de modo que añadiendo á estos rasgos de( rie semejanzá la dificultad con que la Garza de Europa puede haber pasado á América, supuesto que sus alas son demasiado cortas y débiles para salvar los riilata-rios mares que separan á los dos continentes bajo las zonas templadas, y que huye de los paises septentrionales , por donde la travesía seria mas fácil, hay motivo para,creer que esas supuestas urracas de América, pueden tener alguna analogía con la nuestra, y aun representarla en el nuevo continente; pero que no descienden de un tronco común.

La Tesqvíizana de Méjico parece tener mucha semejanza con la Urraca de Jamaica, pues según Fernandez tiene la cola muy larga y es de mayor tamaño que un estornino; el negro de su plumaje presenta

reflejos; vuela en grandes bandadas, las cuales devastan las tierras cultivadas donde se detienen y anidan en la primavera; su carne es dura y de malísimo gusto; en una palabra, puede considerársela como una especie de Estornino ó de Grajo, de donde se infiere que este se parece mucho á una garza cuando tiene la cola larga y el plumaje semejante al de aquella.

No sucede lo mismo con la ¡sana del mismo Fernandez, aunque Brisson la confunde con la Urraca de Jamaica. Realmente esta ave tiene el pico , los pies y el plumaje de los mismos colores; pero parece que su cuerpo es algo mayor y doble la longitud rie su pico. A mas de esto gusta de los parajes mas (riosde Méjico, y tiene la índole, las costumbres v al grito del Estornino. Por estas calidades es difícil reconocer á la Urraca de Jamaica de Catesby; y si se la quiere referir al mismo género, no es posible dejar de hacer de ella una especie diferente, tanto mas cuanto Fernandez, que es el único naturalista que la ha visto , le encuentra mas analogía con el Estornino que con la Garza. Este testimonio debe tener algún valor para los que saben cuanto mas decisiva y segura es la primera ojeada de un observador ejercitado, que rápidamente se hace cargo del carácter y fisonomía de un animal para referirle á su verdadera especie, que el minucioso examen de los caracteres de pura convención que caria metodista establece á su antojo.

Por lo demás, es muy fácil y muy perdonable el engañarse, hablando de esas especies extranjeras, que solo son conocidas por malas descripciones y peores láminas.

Finalmente, puedo añadir que la ¡sana tiene aquella especie de risa burlona , común á la mayor parte de las aves que en" América se llaman Urracas.

URRACA DE LAS ANTILLAS.

Brisson ha colocado á esta ave entre los Gálgulos, sin otra razonen mi concepto, que por tener abiertas las ventanas de las narices, según la lámina publicada por Aldrovando; cuya circunstancia establece Brisson, como carácter de dichos Gálgulos. Es muy grande la incertíd'umbre con que en lodo caso puede aplicarse este carácter al ave de que tratamos , -aun teniendo presente la lámina que ha parecido poco exacta, del mismo Brisson, y debemos suponer menos exacta en este punto que en otro cualquiera, porque todo el pormenor de plumas pequeñas es mucho mas indiferente para el pintor que trata de presentar la naturaleza en sus principales efectos, que para el naturalista que quisiera sujetarla á su método.

A este incierto atributo, que puede sacarse de un retrato defectuoso, puede oponérsele otro mas marcado y evidente, y que no se escapó al pintor' ni á los observadores que han visto esta ave, que consiste en las grandes plumas del centro de la cola; atributo que, en concepto de Brisson ,.es el carácter-distintivo de la Urraca.

La Urraca de las Antillas se parece á la nuestra en el grito, en la desconfianza, en la costumbre de anidar en los árboles y ele recorrer las orillas de los rios (1), en la mediana calidad de su carne; de modo, que si queremos aproximar esta ave extranjera á la especie europea con la cual tiene mas relaciones conocidas, es indispensable en nuestro dictamen aproximarla á la de la Urraca.

Sin embargo, difiere de ella por el exceso rie lon-gíturi de las dos plumas del centro de la cola (2),

(1) La Urraca sigue también el curso de los rios, supuesto que arrebata, como ya hemos dicho, los Cangrejos.

(2) No hablo de la singularidad de no tener mas que ocho plumas en la cola, que menciona Aldrovando; porque este naturalista las había contado con la lámina iluminada, y ya

 

Índice de páginas de Zoología Aves.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.