Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 301. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.


el terreno, de modo que cada par ocupa su distrito de cerca de un cuarto de legua de diámetro, del cual se excluye á todas las parejas demás (I), y de cuyo territorió no salen sino para ir en busca de provisiones. Dícese que estas aves quedan constantemente apareadas durante toda su vida; y aun se añade que cuando una de ellas muere, la que sobrevive se mantiene fiel y pasa el resto de sus días en irreprensible viudez.

Se conoce la hembra por el plumaje, que tiene menos brillo y reflejos. Pone de cinco á seis huevos, y empolla durante tres semanas, en cuyo tiempo el macho cuida de alimentarla.

He tenido ocasión de examinar un nido de Corbinas que me trajeron á primeros de julio. Lo habian hallado en una encina, á la altura de ocho pies, en la ladera de un bosque, en donde habia tres encinas mavores. El tal nido pesaba dos ó tres libras; por la parte de afuera estaba formado con ramas y abrojos toscamente entrelazados y unidos con fango y cagajones, el interior era mas blanco y construido con mas arte con fibras de raices. Encontré en él seis pollitos ya nacidos que aun vivían, aunque habian pasado veinte y cuatro horas sin comer; no tenian los ojos abiertos, ni se les distinguía ninguna pluma, á excepción de algunas que empezaban á despuntar en las alas; su carne era de color amarillo mezclado de negro; la extremidad del pico y de las uñas, amarilla; los lados de la boca, de color blanco sucio, y lo restante del pico y pies rojizo.

Cuando un idfaneque ó un cernícalo pasan por cerca del nido, el padre y la madre se juntan para atacarlos, y se arrojan sobre ellos con tanto furor, que los matan algunas veces, acribillándoles la cabeza á picotazos. Riñen también con las Picazas; mas estas, aunque mas pequeñas, son tan osadas, que á veces las vencen, las desalojan y arrebatan toda la arva.

Los antiguos aseguran que las Corbinas, así como los Cuervos, cuidan de sus hijos aun mucho tiempo después que ya pueden volar. Paréceme esto muy verosímil, y aún opino que durante el primer año no se separan nunca; porque estando estas aves acostumbradas á la sociedad, y debiendo luego reunidas con otras aves, esta misma costumbre, que soló se interrumpe por la puesta y por sus consecuencias, es muy natural que siga y la sociedad comenzada con la familia propia, y que la prefieran á cualquiera otra.

La Corbina aprende á hablar igualmente que el Cuervo, y como él es carnívora. Insectos, gusanos, huevos de pájaros, muladares, Peces, granos, frutas, todo les sirve de alimento, y sabe también romper las nueces dejándolas caer desde cierta altura. Visita las redes y lazos, y se aprovecha de los pájaros que se han enredado en ellos: ataca también á la caza menor y cansada ó herida, lo que en algunas partes ha dado lugará que se les dedicase á la halconería; pero, por justa alternativa, es á su vez presa de un enemigo mas fuerte como el Milano, etc.

Tiene en la cola doce plumas iguales, veinte en cada ala; la primera de las cuales es la mas corta, y la cuarta la mas larga. Su peso es de diez á doce onzas; tiene unos tres pies y medio de vuelo, y la abertura de la nariz redonda, cubiertas de unas como sedas inclinadas hacia delante, con algunos granos negros al rededor de los párpados, el dedo externo de cada pie está unido al del medio hasta la primera articulación; la lengua es ahorquillada y muy delgada; el estómago poco musculoso, los intestinos arrollados en gran número de vueltas, los ciegos de media pulgada de longitud, la vegiguilla de la hiél grande Y en comunicación con el tubo intestinal por un doble conducto; y por último, el fondo de las plumas, ó sea la parte oculta en la carne, es de color ceniciento oscuro.

(1) Esto quizás ha dado margen á decir que los Cuervos echaban de su distrito á sus hijuelos, luego que podían volar.

Como esta ave es tan sagaz, tiene el olfato muy fino y comunmente vuela en grandes bandadas; es muy difícil acercarse á ella, siendo rara la que cae en los lazos. Sin embargo, se coge alguna con reclamo, imitando el grito del Mochuelo, y poniendo las varetas de liga sobre las montañas mas elevadas; ó bien atrayéndolas á tiro de escopeta á de cerbatana por medio de un gran Buho ó de otra ave nocturna de esta especie, que se eleva sobre los corrales de las gallinas en sitio descubierto. Se les destruye echándoles habas de huerta, de que son muy golosas, teniendo antes la precaución de armarlas interiormente con agujas mohosas. Pero el modo mas singular de cogerlas es el que voy á exponer, y que manifiesta al propio tiempo la Índole de esta ave. Por medio de dos ganchos que sujetan por ambos lados el arranque de las alas, se ata fuertemente al suelo una corbina viva, la cual, no cesando de moverse ni de gritar en esta penosa actitud, hace que á su voz acudan otras muchas con muestras de socorrerla, y entonces la prisionera, agarrándose á cuanto se la presenta para desasirse de su prisión coge con el pico y con las uñas, que se lo han dejado libre, á todas las que se acercan , entregándolas por este medio á los cazadores. Se las coge también con un cucurucho de papel lleno de carne cruda, y cuando la Corneja mete en él la cabeza para coger el cebo, que está en su fondo, los bordes del cucurucho, untados de antemano con liga, se pegan á las plumas de su cuello; y no pudiéndose deshacer de tan embarazosa venda, que le cubre enteramente los ojos, arranca el vuelo y se remonta casi perpendicularmente (dirección muy ventajosa para evitar los tropiezos); hasta que habiendo agotado sus fuerzas, cae abrumada de cansancio cerca del lugar de donde partió. En general, aunque estas cornejas no tienen el vuelo muy ligero ni rápido, se remontan sin embargo á grande altura; y cuando han conseguido llegar á ella, se sostienen allí mucho tiempo, y dan muchísimas vueltas.

Asi como hay cuervos blancos y cuervos variegados, también hay corbinas blancas, y corbinas blancas y negras que tienen las mismas costumbres é inclinaciones que las negras.

Frisch, que dice haber observado una vez un vuelo de golondrinas viajando con una bandada de Cornejas blancas y negras y siguiendo el mismo rumbo, añade que estas cornejas pasan los veranos en las costas del Océano, alimentándose de lo que el mar arroja á la playa; que en otoño se retiran hacia el Mediodia; que nunca van reunidas en grandes bandadas, y que, si bien en pequeño número, se mantienen a corta distancia unas de otras; en lo que se parecen enteramente á la Corneja negra, de la cual probablemente no son mas que una variedad constante, ó si se quiere una raza particular.

Finalmente, según Dampier, en Nueva-Holanda y en Nueva-Guinea hay muchas cornejas semejantes á las nuestras: las hay también en Nueva-Bretaña; pero parece que, sin embargo de que abundan en Francia, en Inglaterra, y en una parte de la Alemania, están menos extendidas por el Norte de Europa; porque Klein dice que la Corbina es rara en Prusia, y debe de ser poco común en Suecia cuando ni siquiera se halla su nombre en la nomenclatura que Linneo hizo de las aves de aquel país. El P. Dutertre asegura que tampoco las hay en las Antillas, aunque, según otro viajero, son menos comunes en la Luisiana.

CORNEJA COMUN.

Corneja de picoblanco (Buff.)

La Corneja de pico blanco es de tamaño medio entre el Cuervo y la Corbina , y tiene la voz mas grave que

Índice de páginas de Zoología Aves.

 



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.