Zoología. Aves. Página 282. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 282. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



, de rapiña. Su voz que vale muy poco, solo se oye en invierno. No conoce la impaciencia en la esclavitud, en la cual vive mucho tiempo, comiendo, cañamones chafados; pero este alimento contribuye á hacerle perder mas prontamente el color rojo. Supónese que su carne es bastante buen manjar.

Estas aves solo se placen en los bosques muy frondosos de pinos y de abetos; parece que temen la mucha luz del dia, y no obedecen á la influencia dé las estaciones, de modo que en el rigor del invierno, y no en la primavera, empiezan sus amores; construyen sus nidos en enero, y sus hijos están ya crecidos cuando las otras aves empiezan la puesta. Colocan el nido sobre las ramas grandes de los pinos, pegándolo á ellas con la resina de estos árboles, y le dan un baño de esta materia, de modo que la humedad de la nieve y de las lluvias no puede penetrar en él. Los jóvenes tienen, como las otras aves, el pico ó mas bien los costados de su abertura amarillos, y lo conservan abierto mientras están en la edad de recibir el cebo. No se dice cuántos huevos ponen; pero atendido su grandor, su talla y sus demás analogías con el Pico-grande, se puede presumir que no pasan de cuatro ó cinco, y que sola hacen una cria al año.

GARGANTA-ROSA.

La primera de esas especies de mediano tamaña es conocida con la denominacisn de Pico-grande de la Luisiana, á la cual llamamos Garganta-rosa porque es muy notable por este carácter, pues tiene la garganta de un hermoso color de rosa, y difiere de todas las demás especies del mismo género cuanto basta para distinguirla con nombre particular. Rrisson fue el primero que indicó esta ave, dando de ella un buen retrato, aunque nada dice de sus hábitos naturales, de los que pudieran darnos conocimiento los habitantes de la Luisiana.

LOXIA DE LOS ABETOS.

Falso Papagayo; Loxia pityopsittacns (Bescht.—Naum.); Curvirostra major (Gm.); Crucirostrapinclorum (Me-ycr.); Curvirostra pityopsittacns (ltrehm.)

Se distingue por la magnitud y la forma de su pico. El macho, después de haber cumplido tres años, tiene la cabeza, la parte inferior del cuello, el pecho y el vientre de un rojo de diversos matices, rojo mucho mas vivo en invierno que en verano. La hembra, después de su primera muda, es de un gris oscuro sobre el lomo. Los individuos jóvenes tienen dos fajas sobre las alas. Este Loxia vive socialmente en los bosques de pinos de la Siberia, Rusia y el Norte de la Alemania: solo se baja de los árboles para beber.

LOXIA LEUCOFTERO.

Loxia falcirostra (Lath.—Dixon).

Su longitud es de cinco pulgadas y nueve lineas. Sus plumas son blanquecinas; pero están teñidas de rojo en sus bordes. La rabadilla es de un matiz mas claro, y las coberteras inferiores son álbidas. Las alas son negras, pero sobre su fondo se destacan dos fajas blancas; el pico y los pies son morenos.

Este Pico-cruzado es común en las selvas de abetos que se hallan al Norte de la América, tanto en Noot-ka-Sund, como en Nueva-York hasta llegar á la bahía de Hudson. Dixon dice haber matado al individuo que diseñó, en la isla de Monteagudo ó Montaigu, sobre la costa Noroeste, cuyo individuo pertenece sin duda al l sexo hembra.

también para encaramarse, y cuando está en la jaula se sirve de él con destreza para subirse por toda ella de un modo muy parecido al del Papagayo; de modo, que esta circunstancia y la hermosura de colores han hecho que algunos la llamasen Papagayo de Alemania.

El Pico-cruzado no habita mas que en los climas frios ó las montañas de los paises templados.; se le encuentra en Suecia, en Polonia, en Alemania, en Suiza, en los Alpes y en los Pirineos. És ave absolutamente sedentaria en las comarcas en que habita y permanece en ellas todo el año: sin embargo, alguna vez va como por comodidad y en gran número á otros paises.

Es de presumir que la especie del Pico-cruzado, que prefiere habitar en los climas frios, se encontrará en el Norte del nuevo continente como en el del antiguo: sin embargo, ningún viajero de América ha hecho mención de él. Lo que me mueve á creer que se le debe encontrar allí es que además de la presunción general, siempre conlirmada por los hechos, de que todas los animales que no temen al frió han pasado del uno al otro continente y son comunes á los dos, el Pico-cruzado se encuentra en Groenlandia, de donde fue traído á Edwards por los pescadores de ballena; y este, naturalista, el mas versado en el conocimiento de aves, observa que las que frecuentan, sean acuáticas ó terrestres, las altas latitudes del Norte, se derraman indistintamente en las partes menos septentrionales de América y de Europa.

El Pico-cruzado es una de las aves cuyos colores están sujetos á variar: apenas se encuentran en un gran número des individuos parecidos; porque los colores no solamente varían en sus tintas, sino también en su colocación y en un mismo individuo, por decirlo así, en todas estaciones y edades. Edwards, que ha visto gran número de ellos y que ha buscado los extremos de sus variaciones, pinta el macho dé un rojo rosado, y la hembra de un verde amarillento ; y en uno y otro el pico, los ojos , las piernas y los pies absolutamente de Una misma forma y colores. Gessner dice haber creído una de esas aves, que era negruzca en setiembre, que empezó á ponerse roja en octubre, y añade que las partes en que comienza á parecer el rojo son la inferior del cuello, el pecho y el vientre; que luego este rojo se convierte en amarillo, que los colores cambian, principalmente en invierno; y que se supone que en diversos tiempos se inclina á rojo, á amarillo, á verde y á gris-ceniciento. De lo dicho resulta que no debe hacerse una especie ó variedad particular como lo han verificado nuestros nomencladores modernos, de un Pico-cruzado verdoso que se cogió en los Pirineos; pues se le encuentra igualmente en otras partes, y en ciertas ocasiones los hay de este color en todas. Según Prisch, que conocía perfectamente las aves comunes en Alemania, el color del macho adulto es rojizo ó verde mezclado de rojo; pero á la manera que los Pardillos, pierde este rojo cuando se le tiene en jaula, conservando únicamente el verde, que es el mas fijo tanto en los párvulos como en los viejos; por cuya razón en algunos puntos de Alemania se le llama Krinis ó Grunitz, como si dijéramos ave verdusca. Dedúcese de esto que los dos extremos de color no han sido bien comprendidos por Edwards, ni es presumible que, como lo indican sus láminas iluminadas, sea rojo el macho y verde la hembra; y todo inclina ácreer que en una misma estación y á la misma edad la hembra solo difiere del macho en ser menos vivos sus colores.

Esta ave, que tantas analogías tiene con el Pico-grande, se le parece también en su poco talento: es mas tonta que las demás aves, fácilmente deja que se le acerquen, se le tira sin que se escape, algunas veces se le coge á la mano, y como es también poco ágil y menos desconfiada, es victima de todas las aves

 

Índice de páginas de Zoología Aves.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.