Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 272. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



272

recen en la jaula, como ya hemos dicho anteriormente. 2.º Tampoco son un carácter exclusivo, pues se reconocen sus vestigios en el pájaro descrito como macho del Pardillo, que tiene las plumas del pecho de un rojo oscuro en su parte media. 3.º La muda desluce y por cierto tiempo hace casi desaparecer este rojo, que no vuelve á tomar su brillo hasta la primavera ; pero que desde fines de setiembre colora la parte media de las plumas del pecho, como en el individuo que Brisson supone ser el macho del Pardillo común. 4.° Gesner en Turin, Olina en Roma, Linneo en Estocolmo, Belon en Francia, y otros muchos autores no han conocido en sus respectivos paises mas Pardillo que el rojo. 5.º Pajareros de mucha experiencia de nuestro pais, que han hecho las cazas de pajarillos durante treinta años , nunca han cogido ningún Pardillo macho que no estuviese pintado de rojo en el grado que correspondía á la estación, sin embargo de que en este mismo país se ven en jaulas muchos Pardillos grises. 6.º Los mismos que admiten la existencia de Pardillos grises, convienen en que nunca se cogen estos Pardillos, al menos en verano; lo que atribuyen á su Índole desconfiada. 7.° Añadamos, á esto que los Pardillos grises y los rojos se parecen extremadamente en cuanto á lo restante del plumaje, á la talla, á las proporciones y a la forma de las partes, al canto, á los hábitos; y será fuerza concluir que si existen Pardillos grises, son: 1.º Todas las hembras. 2.º Todos los machos del año, antes de octubre, que es el tiempo en que empiezan á pintarse. 3.º Los que habiendo sido criados á la mano, no han podido adquirir en la esclavitud el color rojo. 4.º Los que habiéndolo adquirido en estado de libertad, lo perdieron en la jaula, 5.º Y finalmente, aquellos en que este hermoso color ha sido casi borrado por la muda, las enfermedades, ó por otra causa cualquiera.

Después de todo lo dicho, no debe seguramente sorprender que yo refiera estos dos Pardillos á una sola y única especie, y que considere al gris como variedad accidental debida en parte á los hombres, y que ha sido luego desconocida por sus autores.

El Pardillo anida frecuentemente en las viñas, de donde le ha venido el nombre de Pardillo de. viña: algunas veces coloca el nido en el suelo ; pero con mas frecuencia lo ata entre dos pértigas ó á la misma cepa; también lo hace en los enebros, en los groselleros, en los avellanos, en los tilos jóvenes, etc; Se me han traido muchos de esos nidos en mayo, algunos en julio, y solo uno en setiembre. Están hechos con raicillas, hojitas, y un poco de musgo por afuera, con algunas plumas, algo de crin y mucha lana por dentro. Jamás he encontrado en e.los mas que seis huevos, y en el de setiembre hallé tres. Son de un blanco sucio, y manchados de rojo-pardo en el extremo mas grueso. Los Pardillos por lo general solo hacen dos puestas, á menos de quitárseles los huevos, ó que se les obligue á abandonarlos , en cuyos casos hacen hasta cuatro. La madre para alimentar á los hijos les arroja dentro del pico los alimentos que les ha preparado, tragándolos y digeriénilulos á inedias en el buche.

Cuando se ha acabado la cria y la familia está ya crecida , van los Pardillos en numerosas bandadas que empiezan á formarse á fines de agosto, tiempo en que los cañamones están sazonados. En esta época se han llegado á coger sesenta de una vez con red , y entre ellos había cuarenta machos. Continúan viviendo en sociedad todo el invierno, vuelan muy juntos, abaten el vuelo y lo levantan todos á una , se posan sobre los mismos árboles , y hacia principios de la primavera cantan todos á la vez. Su asilo nocturno son las encinas y los ojaranzos , cuyas hojas , aunque secas, no se han caido todavía. Se les ve también sobre los tilos y los álamos, cuyos capullos picotean. Comen toda especie de semillas, en especial la del cardo: así es , que indiferentemente se les encuentra en las tierras eriales y- en las cultivadas. Andan á saltos; pero su vuelo es seguido, y no á brincos como el del Gorrión.

El canto del Pardillo se anuncia con una especie de preludio. En Italia se prefieren los Pardillos del Abruzo Ulterior y de la Marca de Ancona para enseñarles á cantar. Comunmente se cree en Francia que el canto del Pardillo rojo es mejor que el del gris; lo que está muy puesto en el orden, porque el pájaro que ha formado su canto en el seno de la libertad y según las impresiones internas del sentimiento, debe tener acentos mas patéticos y expresivos, que el que canta sin objeto y solo para distraerse, ó por la necesidad de ejercitar sus órganos.

Las hembras ni cantan naturalmente ni aprenden. Los machos adultos cogidos en red ó de otro modo, no sacan ningún provecho de las lecciones que se les dan. Los jóvenes sacados del nido son los únicos susceptibles de educación. Se les alimenta con harina de avena y nabina mojida, amasado todo con leche ó agua azucarada. Se les enseña á hablar por la noche á la luz de una vela, cuidando de articular muy bien las voces que se quiere que pronuncien. Algunas veces para entusiasmarlos y hacer mejor carrera de ellos, se les coloca sobre un dedo de la mano poniéndoles delante un espejo, en donde creen ver á otro pájaro de su especie ; luego les parece oirlo, y este engaño produce una especie de emulación , cantos mas animados y progresos reales. También hay quien asegura que cantan mejor en una jaula chica que en otra grande.

El solo nombre latino de estas aves indica bastante el alimento que les conviene. En aquella lengua se les ha llamado linar ice, porque gustan mucho de la simiente del lino ó de la linaria: se añade además el mijo, el alpiste, las simientes de rábano , de col, de adormidera, de Halen , de aeelga , y algunas veces las pepitas de melón partidas: de tiempo en tiempo mazapán, berberís, aiiagálidas, algunas espigas de trigo, avena machacada, y aun un poco de sal; pero todo alternado con mucho tiempo. Con ei pico rompe las semillitas y arroja la piel, necesita muy pocos cañamones porque engorda mucho, y la excesiva gordura le causa la muerte ó al menos le impide cantar. Crian-dolos y cuidándolos uno por sí mismo del modo insinuado, no solo se les pueden enseñar todos los aires que se quiera, sino que también se vuelven familiares. Olina aconseja que se les guarde del frió, y también quiere que se les cuide en sus enfermedades, por ejemplo, que se les entre en la jaula un yesón para prevenir el estreñimiento de vientre á que son propensos; ordena el oximiel, la escarola y otros remedios contra el asma, la tisis (I) y ciertas convulsiones y palpitación del pico , que muchas veces se toman como las be tomado yo , por una caricia. Se dijera que este animalito estimulado por el sentimiento, hace tudos los esfuerzos posibles para expresarlo : dijérase que habla en efecto, y que esa expresión muda no la dirige indistintamente á todo el mundo. Cualquiera que baya observado todo esto con cuidado, estará dispuesto á creer que Olina se ha equivocado tomando una simple caricia por un síntoma de enfermedad. De todos modos, exige mucho cuidado la elección y calidad de las simientes que se dan á esos pájaros, y mucha limpieza en su alimento, él bebedero y la pajarera. Con todo este cuidado pueden vivir en la cautividad cinco ó seis años según Olina, y muchos mas según otros. Reconocen á las personas que los cuidan, les cobran cierta afición, van

(I) Los Pardillos encerrados están siempre sujetos al mal caduco y al grano, del cual suponen algunos que no curan nunca, aconsejando otros que se les abra pronto, lavándoles la herida con vino.

 

Índice de páginas de Zoología Aves.

 



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.