Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 271. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.


poco tiempo los sentidos y la vida, por lo cual es preciso esperar de la naturaleza el saludable esfuerzo que les hace arrojar una gota de sangre; aadiendo que si se les cogiese antes , el movimiento que se les comunicara les hiciera arrojar dicha sangre demasiado pronto, ocasionndoles la muerte. Seria muy del caso justificar esta observacin, cuyos hechos en parte me parecen dudosos; y lo que hay de cierto es que cuando no perecen en el primer accidente, es decir, en el primer ataque de esta especie de epilepsia, viven mucho tiempo, y algunas veces tanto como los que no la padecen. Sin embargo, parece que se les podra curar todos hacindoles una herida en las patas, que es el remedio adoptado para las epilepsias de los Papagayos.

Cuntos males en pos de la esclavitud! Si estos pjaros gozasen de libertad serian asmticos, sarno-nosos, epilpticos? tendran inflamaciones, abcesos, cnceres? Y la mas triste dlas enfermedades, aqulla que reconoce su origen en el amor no satisfecho no es comn lodos los seres esclavos? Las hembras sobre todo , mas profundamente tiernas y cuya susceptibilidad es mas exquisita, estn mas sujetas ella que los machos. Seba observado qne con bastante frecuencia enferma la canaria al principio de la primavera antes que se le baya apareado, se extena, se consmne, y muere en pocos dias. Las vanas emociones y los deseos vacies son causa riela languidez que se apodera de ellas repentinamente cuando no oyen cantar machos cerca de s y no pueden aceitarse ninguno. El macho, aunque primer motor riel deseo, bien que en apariencia mas ardiente, resiste mejor que la hembra los pesares del celibato : pocas veces muere de privacin; muchas de exceso.

El fsico del temperamento en la canaria es el misino que en las hembras de las otras aves: puede corno las pollas producir huevos sin comunicacin con el macho. El huevo en s mismo, como hemos dicho otras veces, no es masque una matriz que la ave hembra arroja fuera, cuya matriz contina infecunda si antes no ha sido impregnada por el semen del macho; y el calor de la incubacin en vez de vivificar el huevo, lo corrompe. Se ha observado tambin en las hembras privadas de macho, que rara vez ponen huevos si absolutamente carecen de ellos, si no pueden verlos ni orlos; que los ponen con mas frecuencia y en mayor nmero cuando estn en disposicin ele ser excitadas por el oido por la vista, es decir, por la presencia del macho por su canto. Hasta tal punto los objetos aun de lejos conmueven las potencias en todos los seres sensibles! Tantos son los caminos por donde puede comunicarse el amor!

No podemos acabar mejor esta historia de los Canarios que continuando el extracto de una carta acerca del canto de las aves, escrita Mr. Marty por Drais-nes Barrington.

La mayor parte de los que tienen canarios de Canarias no saben que estos pjaros cantan bien como la Alondra de prados, bien como el Ruiseor : sin embargo nada mas marcarlo que el rasgo del canto del Ruiseor, que llaman Jq los ingleses, y que la mayor parte de los Canarios del Tirol expresan en su canto tan bien comoalgunas otras frases de la Cancin del Ruiseor.

No puedo menos de recomendar los grandes conocimientos que tienen en ste gnero los habitantes ele Londres, porque estoy convencido de que si se consulta otros acerca del canto de las aves, sus respuestas harn precisamente incurrir en error.

PARDILLO.

La misma naturaleza parece que ha sealado el lugar de estos pjaros inmediatamente despus de los

Canarios, pues en virtud ele las analogas establecidas por ella entre estas dos especies, su mezcla produce mucho mejores resultados que la de una de ellas con cualquiera otra inmediata; y lo que denota aun mavor analoga es la fecundidad de los individuos quede esta mezcla resultan, sobre todo cuando se ha tenido cuidado ele formar la primera unin entre el Pardillo y la hembra Canari.

Pocos pjaros son tan comunes como el Pardillo; pero quizs aun es menor el nmero de los que renen tantas calidades: canto agradable, colores hermosos, ndole dcil y susceptible ele aellresion: se le ha dado, en una palabra, todo lo que puede llamar la atencin del Hombre y contribuir a sus placeres. Difcil era por cierto que con tales prendas disfrutase este pjaro su liberlari; pero mas difcil al parecer que en el Seno ele la esclavitud que le hemos reducido, conservase sus ventajas naturales en tenia su pureza. En efecto, el hernioso color rojo con que la naturaleza adorn su cabeza y su pecho, y que en estado de libertad brilla con un resplandor durable, se va gradualmente borrando, y pronto queda enteramente apagado, que-elando apenas despus de la primera muda algunos leves vestigios.

En cuanto al canto, nosotros lo desnaturalizamos sustituyendo a las modulaciones libres y variadas que le inspiran la primavera y el amor, violentas frases de un canto estatuado que solo repite imperfectamente, y en el que ni se encuentran los adornos del arte ni el encanto de la naturaleza. De la misma manera se le ha enseado hablar diferentes lenguas, es decir, silbar algunas palabras italianas, francesas, inglesas etc., y algunas veces hasta pronunciarlas con bastante claridad. Muchos curiosos han hecho expresamente el viaje desde Londres Kensinglnn para tener la satisfaccin de or al Pardillo de un boticario que articulaba estas palabras prelty boy (lindo muchacho). Este era.todo su canto y telo su grito, porque habiendo sido sacaelo del nido elos tres das despus de su nacimiento, no habia tenido tiempo de escuchar ni de retener el canto de sus padres; y en el momento en que empezaba prestar atencin los sonidos, los articulados prelly boy fueron probablemente los nicos que hirieron su oido, los nicos que aprendi imitar. Este hecho, unido otros muclios, prueba bastante bien mi entender la opinin ele Draines Baringlon de que las aves no tienen canto innato, y que el que es propio las diversas especies de aves y sus variedades, ha tenido poca diferencia el mismo origen que las lenguas de los diferentes pueblos y sus dialectos diversos. Barington advierte que en los experimentos de este gnero ha preferido servirse de un Pardillo macho joven de cerca de tres semanas ele edad, quien empezaban salir las alas, no solo por su grande docilidad y su talento para la imitacin, sino tambin por lo muy fcil que es en esta especie, distinguir al macho joven de la hembra joven, puesto que el macho tiene el lado externo de algunas pennas del ala blanco hasta la costilla, y la hembra solo tiene en ella un ribete de este color."

De los experimentos de este sabio resulta que los Pardillos jvenes criados por diferentes especies de Alondras, y aun por un Pardillo de frica llamado VengoltH, del que luego hablaremos, habian adquirido no el canto de su padre, sino el de su maestro: solamente algunos haban conservado el grito, que l da el nombre de grito de llamada, propio de su especie y comn al macho y la hembra, que habian podido oir de sus padres antes de separarse de ellos.

Mas dudoso se presenta que nuestro Pardillo comn, llamado por algunos Pardillo gris, sea una especie diferente del conocido con el nombre de Pardillo de via Pardillo rojo, porque las manchas rojas que distinguen los machos de este ltimo Pardillo no son un carcter constante, pues elesapa-

Índice de páginas de Zoología Aves.

 



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.