Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 207. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



PÁJAROS. 207

ro Atiranté ¿1 invierno; lo que supone que hay alli algunas sedentarias y muchas pasajeras, pues nadie pretenderá que en verano se escondan en sus agujeros ó se hundan en el aguá. Las del canadá, diceelP. Charlevoix, son de paso como las de Europa : las déla Jamaica, dice el doctor Stubbes, dejan esta isla en los meses de invierno, aunque sea este caluroso. Nadie ig ñora la feliz y singular experiencia de Frisen, croe habiendo atado á los pies de algunas hilo teñido al temple, violas en el año siguiente con el mismo rulo', que no habia perdido su color : prueba suficiente de que no pasaron el invierno bajo el agua , ni aun en paraje húmedo ; presunción que puede extenderse á toda la especie. Es de creer que, cuando el África y algunos paises del Asia sean mas frecuentados y conocidos, conoceremos las diversas estaciones, no solo de las Golondrinas, sino también de la mayor parte de las aves que los habitantes de las islas del Mediterráneo ven pasar cada año ayudadas de los vientos. Parécese su paso á una larga'navegación, la que cono so ha visto no emprenden basta verse ayudadas por un viento favorable; y si acaece sorprenderles en medio de su carrera otro contrario, podrá muy bien suceder que estenuadas del cansancio, se arrojen á la primera nave que se les presente, como lo han experimentado muchos navegantes al tiempo de la emigración. Será también .posible que á falta de alguna nave caigan en él mar, y sean víctimas de las olas, pudiéndose entonces, echando la- red á tiempo, pescar verdaderas Golondrinas abogadas , y cuidándolas bien volverlas á la vida: conócese, sin embargo, no tener esta hipótesis cabida en tierra firme, ni en mares poco dilatados.

Casi en todos los paises conocidos son miradas las Golondrinas como amigas del Hombre; y con tanta mas razón, cuanto consumen ellas una multitud de Insectos que vivirían con daño suyo. Fuerza será convenir también que tendrían los Papavientos igual derecho á su reconocimiento, por prestarles los mismos servicios; pero se ocultan para ello en las somhras del crepúsculo, y no es por lo mismo extraño que queden ignorados, lo mismo que sus servicios.

Pensé separar en este lugar los Vencejos de las Golondrinas, imitando en ello la naturaleza que parece haberlo ya practicado, inspirándoles recíproco desvío. Jamás se vieron volar juntas estas dos familias, cuando por lo menos alguna vez vemos en una sola banda nuestras tres especies de Golondrinas. Distingüese por otra parte de las familias de los Vencejos por considerables diferencias en su conformación , hábitos é índole natural : primero, en su conformación , por ser sus pies mas cortos, absolutamente inútiles para andar, yque les impiden echar á volar ruando se ven en el suelo; á mas, todos sus cuatro dedos se dirigen há-, cia delante, sin que tenga cada uno mas que dos falanges, comprendiendo aun la de la uña: segundo, en sus hábitos : llegan mas tarde, y parten mas pronto, aunque parecen temer mas el calor; ponen en las grie • tas de las paredes antiguas y en lo mas alto posible; no construyen nido, pero guarnecen su agujero con una pajaza, aunque poco escogida , pero muy abundante, en lo que se parecen á las Golondrinas de ribera; cuando van á cazar para su parva, llenan de toda suerte de Insectos alados su ancho gaznate, por manera que para alimentarla no les son precisos mas que dos ó tres viajes al dia : tercero, en su índole natural; son mas desconliados y salvajes que las Golondrinas, son menos variadas las inflexiones de su voz, y parece mas limitado su instinto. Son estas diferencias harto notables para no mezclar dos aves que jamás se juntan; y no vacilarm en adoptar este plan si conociésemos bastante la naturaleza y hábitos délas especies extranjeras, pertenecientes á estas dos razas, para estar seguros de colocarlas en su verdadero tronco. Pero son tan insuficientes las noticias que de estas tenemos, que á cada paso temblamos de caer en algún error; y

es por lo mismo mas prudente que, no pudiendo distinguir con seguridad los individuos de dos familias, los dejemos juntos mientras esperamos nuevas observaciones que nos instruyan lo bastante para séfiá(af a cada cual supuesto. Contentarémonossolamente con producir las especies que nos parecen tener mas relaciones entre sí por lo que mira á su conformación exterior.

No dividiremos en dos clases las Golondrinas, por ser unas del antiguo y otras del Nuevo-Mundn, y porque todas se semejan mucho; á mas de que los dos continentes no hacen mas que uno para unas aves'de vuelo tan feliz, y que pueden igualmente subsistir en todas latitudes. "

GOLONDRINA DE CHIMENEA.

flirurtdn rústica (Lin.)

Es, en efecto, doméstica por instinto; busca por elección la sociedad del Hombre, y la prefiere á cualquiera otra, á pesar de sus incomodidades. Anida en nuestras chimeneas, y basta en lo interior de nuestras casas, de aquellas sobre todo en que se oye poco ruido: no constituyen la sociedad el tropel y las confusiones. Cuando están muy bien cerradas las casas y aun las chimeneas por lo alto, como en Mantua y en los paises montuosos, á causa de la abundancia de nieves y lluvias, cambian entonces de alojamiento sin mudar do inclinación: refúgianse bajólos aleros, donde construyen su nido; pero jamás lo hacen voluntariamente lejos del Hombre, de modo que cuando un desviado viajero percibe algunas de ellas, puede mirarlas sin duda como aves de buen agüero, que infaliblemente le anuncian una vivienda cercana. Veremos que en un todo no puede decirse lo mismo délas Golondrinas de ventana.

La de chimenea es la primera que llega á nuestros climas, y ordinariamente lo verifica poco después del equinoccio de la primavera, llegando mas pronto á los paises meridionales que á los del Norte. Poro por benigna que sea la temperatura de febrero-y principios de marzo, y mas fria la .del lin de este mes >. p:i i n-i-pios de abril, no por estoacelera ó retardaeila á' ningún país. Vense volar á veces al través de copes de espesísima nieve. Sufrieron mucho, como es sabido, en 17Í0: reuníanse en gran número sobre un lio que linda con un lerraplen perteneciente entonces á Yinn-sieur Hebert; y á cada instante caían muerlas, y cubrían el agua con sus cadáveres. N'o morían sin embargo por lo rigoroso del clima, sino por falta de alimentos. Todas las que cogíamos ya muertas estaban flaquísimas, y las que quedaban vivas veíanse asirse á los muros del terraplén, y coger ansiosas por último recurso los ya desecados Mosquitos pendientes de viejas telarañas.

Parece que debería acoger y tratar bien el Hombre á un ave que le anuncia la primavera, y le presta evidentes servicios : á lo menos parece que estos deberían ser su salvo conducto, como lo son ya para el mayor número de hombres que la protegen algunas veces por superstición. Hay hombres sin embargo que buscan inhumano pasatiempo en tirarlas, sin otro objeto que el de ejercitar ó perfeccionar su destreza en un blanco muy inconstante y móvil, que es per consiguiente dificilísimo de alcanzar; pero lo mas singular es qni- á esas inocentes aves, en vez de espantarlas, parece las atraen los tiros, y no saben determinarse ;i huir del Hombre. aun cuando les declara una guerra tan cruel y ridicula. Aun mas que ridicula, porque es contraria á los intereses del mismo que la mueve, por el solo hecho de librarnos ellas de la plaga de los Mos-quilos, Gorgojo? y otros muchos Insectos destructores de nuestras huertas, mieses y bosques; plaga que se aumenta, y nuestras pérdidas con ella, á medida

 

Índice de páginas de Zoología Aves.

 



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.