Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 204. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



drinas, á pesar deque, si fuese cierta, debería notarse con frecuencia en la estación en que mas frecuentamos los estanques por su pesca; dudase de ello, en fin, hasta en las orillas del mar Báltico. El Dr. Halmann, ruso, y Mr. Browne noruego , encontrándose en Florencia, aseguraron á los autores de la Ornitología italiana que en sus paises se dejaban ver y desaparecían las Golondrinas casi al mismo tiempo que en IIalia, siendo su entorpecimiento bajo las aguas durante el invierno una mera fábula que solo ha encontrado cabida en el vulgo.

Klein, que ha hecho tantos esfuerzos para dar crédito á su inmersión y emersión, confiesa él mismo no haber sido nunca tan afortunado que las cogiese en el acto.

Hermán, sabio profesor de Historia natural en Strasburgo, que parece inclinarse á la opinión de Klein, pero que busca en todo la verdad , me confiesa lo mismo en sus cartas: deseaba ver, y no ha visto nada.

Otros dos observadores dignos de confianza, Hebert y el vizconde de Querhoent, me aseguran no saber la supuesta inmersión mas que de oidas, sin que jamás hayan observado cosa alguna que pueda confirmarla.

Es bien sabido que en Alemania se ofreció públicamente al que presentase Golondrinas encontradas bajo el agua toda la plata que pesasen las mismas, y no se tuvo que pagar ni una.

Muchos sugetos literatos y hombres de estado, que creían tan extraño fenómeno y pensaban hacerlo creer, prometieron muchas veces enviar grupos de esas Golondrinas pescadas en invierno; pero aun se esperan.

Klein produce certificaciones firmadas casi todas por una sola persona que habla á veces de oidas , á veces de un hecho único que acaeció largo tiempo antes ó cuando él era niño: certificaciones de las cuales aparece ser esas pescas de Golondrinas unos casos rarísimos cuando deberían ser muy comunes ; certificaciones desnudas de circunstancias instructivas y caracterizadas, que ordinariamente acompañan una relación original; certificaciones en fin, que todas parecen copias de] texto de Olao; pruebas que promueven la incertidumbre y refutan el error que yo impugno, siendo el caso de decir: es incierto el hecho, luego es falso.

No basta solo haber reducido á sus límites las pruebas en que se quería apoyar la paradoja ; es aun necesario manifestar que es contrario á las conocidas leyes del mecanismo animal. En efecto, así que un cuadrúpedo ó ave empezó á respirar y se ha cerrado el agujero oval, que era en el feto el canal de comunicación entre los dos ventrículos del corazón, el ave ó cuadrúpedo no puede dejar de respirar sin morir, y cierto que le es imposible respirar dentro del agua. Pruebe, ó mejor renueve cualquiera la experiencia, pues ya se hizo; procúrese tener quince dias dentro del agua una Golondrina; tómense para ello todas las precauciones, como la de cubrirle la cabeza con las alas ó ponerle algunos tallos de yerba en el pico, etc.; á lo menos pruébese de encerrarla en una nevera, como hizo Buffon : no haya miedo que se entorpezca; morirá en la nevera, como él lo ha probado, y con mayor seguridad aun sumergiéndola en el agua. Morirá, y de muerte real, á pesar de todos los medios ue se emplean con éxito contra la muerte aparente e los animales recientemente ahogados. ¿Cómo podrá, pues, suponerse que estas mismas aves puedan vivir seis meses seguidos bajo el agua? No ignoro que se dice ser esto posible á algunos animales; pero ¿quer-ránse comparar, como ha hecho Klein, las Golondrinas á los Insectos, Ranas y Peces, cuya organización interna es tan distinta? ¿Querráse autorizar con el ejemplo de la Marmota, del Lirón, los Erizos y Murciéla-

gos, de que yahemos hablado?¿Concluiremos, porque estos animales viven entorpecidos en el invierno, que lo mismo podrá sucederle á la Golondrina en igual estado de entorpecimiento. Prescindiendo empero del alimento que encuentran estos cuadrúpedos en sí mismos por la gordura superabundante que tienen al fin del otoño, lo que falta á la Golondrina; sin hablar de las muchas veces que en sus agujeros pasan del entorpecimiento á la muerte cuando los inviernos duran demasiado; sin decir que los Erizos se entorpecen igualmente en el Senegal, donde es mas caluroso el invierno que en nuestros paises la canícula , y donde es bien sabido que no se entorpecen las Golondrinas; observaré solamente que esos cuadrúpedos permanecen en el aire y no debajo de las aguas; que no dejan de respirar no obstante su entorpecimiento; y que, por último, no deja de continuar aunque mas tarde, la circulación de su sangre y humores. Es verdad, siguiendo á Vallisnieri, que también continúa en las Ranas que pasan el invierno en lo mas hondo de las lagunas; pero la circulación en los anfibios se ejecuta por un mecanismo muy diferente del que observamos en los Cuadrúpedos ó Aves; siendo contrario á la experiencia, como queda dicho, que pueden respirar las aves sumergidas en cualquer líquido, y que pueda continuar la sangre el movimiento de circulación; y estos dos movimientos son, sin embargo, necesariosá la vida, son la vida misma. Es sabido que el doctor Hook, habiendo ahogado un perro y cortádolelas costillas, el diafragma, pericardio)' lo alto de la traquearteria , resucitó y mató al animal tantas veces cuantas soplaba ó dejaba de soplar en sus pulmones. No es, pues, posible que las Golondrinas ni las Cigüeñas, de las cuales se cuenta también lo mismo, puedan sin ninguna comunicación con el aire exterior, vivir seis me3es bajo el agua; tanto menos, cuanto esta comunicación es necesaria aun á los Peces y Ranas según el resultado por lo menos de las experiencias que acabo de hacer en muchos de ellos.

De diez Ranas que se encontraron bajo el hielo en 2 de febrero, puse las tres mas animadas en tres vasijas de vidrio llenas de agua , de tal manera que, sin estar sujetas, no pudiesen con todo elevarse á la superficie, estando parte de esta en inmediato contacto con el aire exterior; otras tres puse al mismo tiempo en otros tantos vasos con agua hasta la mitad, dejándolas con entera libertad de llegarse á respirar á la superficie ; en fin, las cuatro restantes las metí juntas en el fondo de una gran vasija abierta y vacía.

Habia ya observado su respiración en el aire y en el agua, y reconocido ser muy irregular. Cuando se las dejaba stfcltas en el agua, subian con frecuencia á su superficie, por manera que sobresalían y se encontraban en el aire las ventanas de su nariz. Observábase entonces en su garganta un movimiento de oscilación que casi respondía á otro de contracción y ensanche en la nariz. Al encontrarse esta en el agua, cerrábase, cesando de repente los dos movimientos, pero al subir al aire , empezaban otra vez. Si de golpe se las obligaba á sumergirse, daban entonces visibles muestras de incomodidad, y dejaban en el agua burbujas !de aire. Al llenar el bocal hasta los bordes y cubrirle de un peso de doce onzas, alzaban este peso y le hacian caer para gozar del aire: por lo tocante á las tres constantemente metidas bajo el agua, no cesaron de hacer todos sus esfuerzos para acercarse á la superficie, y murieron por último al cabo de dos días. Muy al contrario de las otras tres que podían gozar del aire y agua , y las cuatro que del aire solo : estas cuatro últimas con una de las primeras se escaparon al cabo de un mes, v las dos restantes las conservo aun hoy dia (22 de abril de 1779) mas vivas que nunca, habiendo desde el 6 del corriente puesto la hembra 1,300 huevos.

 

Índice de páginas de Zoología Aves.

 



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.