Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 188. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.


con la de Aldrovando y Willughby, quienes del mismo modo que l, distinguen claramente estos dos pjaros, los naturalistas los confunden todava, y dan indistintamente el nombre de Reyezuelo estas tan diferentes y tan distintas especies.

El Troglodita es, pues, este diminuto pajarillo que se presenta en los lugares cercanos las grandes poblaciones al acercarse el invierno, y hasta en lo mas fuerte de dicha estacin; expresa con voz bastante clara un pequeo canto alegre, particularmente la cada de la tarde ; mustrase algunos instantes sobre los montones de lea, sobre los haces de ramaje , donde se vuelve meter despus, bien sobre el alero de un tejado donde solo permanece un instante , y pasa luego esconderse entre las vigas 6 en algn agujero de la pared; y cuando sale de su escondite anda saltitos con su colita levantada sobre el amontonado ramaje: Su vuelo es corto y arremolinado; bate sus alas con un movimiento tan vivo, que la vista no puede percibir sus vibraciones, y por este hbito natural le llamaban los griegos trogilos, peonza, trompo, nombre que, no solo es anlogo su vuelo, sino tambin la forma de su cuerpo.recogido y abultado.

El Troglodita no tiene mas que cuatro pulgadas y cerca de cinco lneas de longitud, y seis pulgadas y cinco lneas de vuelo; su pico siete lneas, y los pies mas de nueve lneas y media de alto ; todo su plumaje est cruzado transversalmente con fajitas orladas de pardo subido y negruzco sobre el cuerpo y las alas, sobre la cabeza , y aun tambin sobre la cola ; la parte inferior del cuerpo est mezclada de gris y blanquecino. Su plumaje, por decirlo as, es el de la Becada en miniatura: apenas pesa la cuarta parte de una onza.

Este pajarillo es casi el nico que se queda en nuestras comarcas hasta en lo mas rgido del invierno , y que conserva su alegra en esta triste estacin; vsefe siempre vivo, siempre alegre. Su canto, alto y claro, se compone de notas breves y rpidas, sidi-riti sidiri, y est cortado con pausas de cinco seis segundos. Esta es la nica voz ligera y graciosa que se oye en aquella estacin, cuando el silencio de los habitantes del aire solo se ve interrumpido por el desagradable graznido del cuervo. Oyese especialmente al Troglodita despus de una nevada, lo cada de la tarde cuando va creciendo el fro con las noches. Vive tambin en nuestros corrales y en los descubiertos almacenes de lea, donde busca entre el ramaje, sobre las cortezas, debajo de los techos, en los agujeros de las paredes , y hasta en los pozos, las crislidas y los cadveres de insectos de que se alimenta. Acude tambin las orillas de los manantiales calientes y de los arroyos que no se hielan; y se cobija dentro de algunos sauces huecos , donde estos pjaros se renen en gran nmero, saliendo con frecuencia beber, y para volverse luego adomicilio comn. Aunque nada ariscos y poco desconfiados, son, sin embargo, muy difciles de coger; pues su pequenez y su ligereza los hace casi siempre perder de vista , libertndolos de las garras de sus enemigos.

El Troglodita mora por la primavera en los bosques, donde anida junto al suelo sobre algn ramaje espeso, y aun sobre los cspedes ; otras veces debajo de un tronco en una pea, bien debajo de un barranco de un arroyo , 6 debajo de la techumbre de una choza aislada en algn sitio agreste, y hasta en la barranca de los leadores y carboneros. El pjaro recoge al efecto mucho musgo, con el cual fabrica su nido, acolchando lo interior con plumas. El nido es casi enteramente redondo, muy grande y tan informe en lo exterior que no se conoce lo que es; y se libra de este modo de las pesquisas de los cazador*, pues solo aparece la vista como un montn de musgo echado all por casualidad, y no tiene mas que una pequea entrada muy estrecha por un lado. El pjaro pone en l nueve diez huevos pequeos de color blanco mate con una faja de puntos rojizos en el extremo mas grueso, y los abandona tan luego como conoce que han sido descubiertos. Los poliuelos suelen dejar el nido antes de poder volar, y se les ve correr como ratoncillos por entre los zarzales. Algunas veces los Turones se apoderan del nido , bien sea que el pjaro lo haya abandonado, que estos nuevos huspedes, presentndose hostilmente, los hayan desalojado destruyndoles la cria. No hemos observado que hagan otra por el mes de agosto en nuestras comarcas, segn supone Alberto en testimonio de Aldrovando , y como lo asegura Olina respecto de Italia, aadiendo que es crecido el nmero de estos pjaros en las cercanas de Roma. Este mismo autor explica el modo de criarlos cuando se cogen en el nido, lo que rara vez sale bien , segn observa Belon, pues es pjaro muy delicado. Hemos reparado que gusta de la compaa de los Petirojos; lo menos asilo demuestra e verlo acudir con estos pjaros al reclamo: acrcase al sitio donde est puesta la celada, despidiendo un pequeo grito, tiri, ttri, con un sonido mas grave que el de su canto natural, pero con un metal de voz tan sonoro como aquel, y es tan poco desconfiado, y al mismo tiempo tan curioso, que penetra por entre la enramada hasta la barraca del parancero. Revolotea y canta por los bosques basta muy entrada la noche, y es uno de los ltimos pjaros, con el Petirojo y el Mirlo, que se oye en el campo despus de puesto el sol; as como es tambin uno de los primeros que se dispiertan por la maana: no se crea , sin embargo, que ello le mueva el gusto de estar en sociedad, por cuanto le place estar solo , no ser en tiempo de sus amores, y los machos en verano se persiguen y se ahuyentan con la mayor vivacidad.

Esta especie es bastante comn en Europa, y dice Belon que se la conoce en todas partes. No obstante , si se resiste nuestros inviernos , los del Norte son muy rigurosos para su temperamento; y Lineo observa que es raro en Suecia. Por lo dems, los nombres que le dan en diferentes paises bastaran para darle conocer. Frisch le llama Reyezuelo de vallados de invierno; Schwenekfeld Reyezuelo de nieve; y en algunas provincias de Francia le llaman Rey de frialdad. Uno de sus nombres alemanes significa que se mete entre el ramaje; y esto es tambin lo que designa el nombre de dikesmouler que le dan en Inglaterra segn Gessner, y el de perehiachagia que lleva en Sicilia.'En el territorio de Orleans le laman ratereau ratillon , porque penetra y corre como un ratoncillo entre las matas. En fin , el nombre de buey que le dan en muchas provincias es por antfrasis , causa de su extremada pequenez.

Parece que el nuevo continente posee dos pjaros afines esta especie: el Reyezuelo Troglodita de Buenos-Aires y el Troqlodade Luisiana. El primero, con el mismo tamao y Jos mismos colores , solo que son mas cortados y mas distintos, podra considerarse como una variedad del de Europa. Commerson , que lo vio en Buenos-Aires, solo dice, hablando de sus hbitos naturales, que se le ve en ambas orillas del Rio de la Plata, y que hasta entra por s mismo dentro de las embarcaciones para cazar alli las .Moscas.

El segundo es un tercio mayor que el primero; tiene el pecho y el vientre de color leonado amarillento: una pequea raya blanca detrs del ojo , y el resto del plumaje sobre la cabeza, el dorso, las alas y la cola del mismo color , y jaspeado lo mismo que el de nuestro Troglodita. El P. Charlevoix alaba el canto del Troglodita Reyezuelo del Canad, que probablemente es el mismo que el de la Luisiana.

Índice de páginas de Zoología Aves.

 



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.