Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 186. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



NATURALEZA. ZOOLOGA.

SUBGNERO REYEZUELO.

Reguhis (Cuv.)

Separados de los Pico-finos Silvias en estos ltimos tiempos, tienen el pico cenceo , corto, recto, ligeramente rebajado en la punta, y de la forma de un

cono muy agudo. Distingese de la especie comn e'

REYEZUELO DE TRIPLE FRANJA.

Sylvia ignicapilla (Tem.)

Se encuentra en toda Europa, y su plumaje es de un color pardo sin brillo, con cejas blancas, la garganta y el pecho de un blanco azulado, y algunas listas transversales sumamente estrechas, mientras que el Reyezuelo comn tiene las mejillas de un ceniciento puro, carece de franjas blancas, y el macho presenta un moo amarillo anaranjado: esta ltima especie habita con preferencia en los bosques de rboles verdes.

REYEZUELO.

Regulas cristatus (Cris); Motacula regulas (Lin.)

El Pjaro de que aqu se va tratar es el verdadero Reyezuelo, segn lo dejamos ya bien probado. Siempre se le hubiera debido llamar as, y solo por una especie de usurpacin, muy antigua la verdad, se aplic al Troglodita este nombre; pero ya es hora de que le restituyamos sus derechos. Su ttulo es evidente ; es rey, puesto que la naturaleza le ha dado una corona, y el diminutivo no conviene ningn otro de nuestros pjaros de Europa tanto como este, puesto que es el mas pequeo. El Reyezuelo es tan pequeo, que pasa por las mallas de las redes comunes , se escapa fcilmente de todas las jaulas, y cuando lo sueltan en un aposento que se cree est bien cerrado, desaparece al cabo de cierto tiempo , y se desvanece en cierto modo, sin que se pueda encontrar el menor indicio de l: basta solo, para que pueda pasar , una salida casi invisible. Cuando viene nuestros jardines se introduce sutilmente entre el ramaje: cmo no se le perder de vista si una hoja es suficiente para ocultarle? Si uno quiere tener el gusto de tirarle, el perdign mas pequeo seria demasiado grueso para l, y tan solo puede emplearse una finsima arena. sobre todo si se quiere no echar perder su piel. Cuando se logra cogerle, bien sea con las varillas de liga, con la trampa dlos paros con alguna red muy fina, teme uno apretar demasiado entre los dedos un pjaro tan delicado; mas como no es menos vivo, se encuentra este ya muy lejos cuando uno cree tenerle todava. Su grito agudo y penetrante es parecido al de la Langosta, quien no excede mucho en el tamao. Dice Aristteles que su'canto es agradable; pero es de creer que los que le informaron confundieron nuestro Reyezuelo con el Troglodita ; tanto mas cuanto que, segn el mismo confiesa, se confundan en aquel tiempo los nombres de ambas especies. La hembra pone seis siete huevos, que no son mucho mayores que guisantes , en un pequeo nido hecho en forma de hola hueca, tejido con mucha solidez, de musgo y telaraa, acolchado en lo interior con finsima pelu-silla, y con la abertura un lado ; colcalo con mas frecuencia en las selvas, y algunas veces en los tejos y entre el ramaje de nuestros jardines, en los pinos que se encuentran la inmediacin de nuestras casas.

Los Insectos mas pequeos constituyen el alimento ordinario de estos pajarillos: en verano los cogen de un modo muy listo al vuelo, y en invierno los van buscando en sus guaridas , donde estn aletargados, medio muertos, y veces muertos del todo; y tambin se contentan con sus larvas , y con toda clase de gusanillos. Son muy diestros en agarrar la presa, y es tanto lo que les gustan, que algunas veces se hartan hasta sofocarse. Comen durante el verano algunas pequeas bayas v ciertas semillas, tales como las de hinojo. Por ltimo, se les ve escarbar el mantillo que se encuentra en los antiguos sauces, de donde segu-

menos del tamao del Pardillo , y por lo tanto supera mucho en magnitud todas las dems Currucas; pero se acerca este gnero por tantos caracteres, que no debemos separarla. Tiene la garganta de fondo blanco, manchada con dos diferentes tintas pardas; el pecho es gris-ceniciento; todo lo restante de la parte inferior del cuerpo est variado de gris mas menos blanquizco y de rojo; las coberteras inferiores de la cola estn pintadas de negruzco y blanco; la parte superior de ta cabeza y del cuello es cenicienta; el dorso es de este mismo color, pero variado de pardo; las coberteras superiores de las alas son negruzcas y manchadas de blanco por la punta ; las pennas de las alas son pardas y ribeteadas exteriormente, saber: las grandes de blanquizco y las medianas de rojizo; las coberteras superiores de la cola son de un color pardo ribeteadas de gris-verdoso y hacia la punta de rojizo ; todas las pennas de la cola terminan en su parte inferior con una mancha rojiza sobre el lado interior; el pico tiene cerca de nueve lneas y media de longitud, es negruzco por encima , amarillo por debajo de la base, y no tiene escotadura; los pies son amarillentos; el tarso tiene una pulgada y dos lneas de largo, y la ua posterior es mucho mas gruesa que las otras. La cola tiene dos pulgadas y once lneas, es un poco ahorquillada , y mas larga que las alas recogidas en una pulgada y dos lneas. La longitud entera del pjaro es de ocho pulgadas y dos lneas ; la lengua es ahorquillada ; el esfago tiene algo mas de tres pulgadas y media, y se dilata en una especie de saco glanduloso antes de su insercin en la molleja, que es muy grande, pues tiene cerca de dos pulgadas de ancho ; es musculosa y est forrada con una membrana sin adherencia. Se han encontrado en ella algunos restos de insectos, diversos granos menudos y algunas pedre-citas muy pequeas. El lbulo izquierdo del hgado, que cubre la molleja, es mas pequeo de lo que por lo comn es en los pjaros. No tiene vejiguilla de hil, sino dos ciegos de cerca de dos lneas cada uno. El tubo intestinal tiene de unas once pulgadas y ocho lneas doce pulgadas y diez lneas de longitud.

Aunque este pjaro habita en las montaas de los Alpes vecinas de Francia y de Italia, y hasta en las de Auvernia y Delfinado , ningn autor ha hablado de l hasta ahora. El marqus de Piolenc ha enviado muchos individuos Mr. Gueneau Montbeillard, que fueron muertos en su condado de Montbel el 18 de enero de 1778. Estos pjaros no se alejan de las altas montaas sino cuando se ven obligados ello por la abundancia de nieves; por lo tanto no se les conoce mucho en las llanuras; estn por lo comn enel suelo, donde corren muy aprisa uno tras otro como las Perdices y Codornices, y no saltitos como las otras Currucas; psanse tambin sobre las piedras, perorara vez sobre los rboles; van en pequeas bandadas y despiden un grito semejante al de las Lavanderas para llamarse entre s. Mientras que el fro no es muy fuerte se las encuentra en los campos; pero cuando se hace rigoroso, se juntan en las praderas hmedas donde hay yerba, y entonces se las ve correr sobre el hielo. Los ltimos recursos suyos son las fuentes calientes y los riachuelos de agua viva, donde se las encuentr: muchas veces cuando se va caza de Gallinetas ciegas Becasinas; pero aunque estas Currucas no son muy ariscas, son difciles de matar , sobre todo cuando se les tira al vuelo.

 

Índice de páginas de Zoología Aves.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.