Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 89. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



za, agilidad, energía y constancia de la que nos ocupa.

Es de admirar la destreza del Blancardu cuando persigue á 1; paloma Zorita , y hasta parece que pretiere cazar estas aves, cuyo vuelo es mas rápido y el mas variado, aunque su presa mas habitual la hace en el ave qué he descrito con el nombre de Racurú. He visto Halcones, Azores, Gavilanes, Aguiluchos etc., perseguir á nuestras Zoritas de Europa; pero pocas veces les he visto salir airosos en esta caza, aun cuando se arrojasen sobre bandadas enteras de estas aves. Sus medios de ejecución son en verdad diferentes de los que emplea el Blancardo con tan buen éxito. Las aves de alto vuelo persiguen su presa á tiro de ala, y procuran apoderarse de ella, ya sea por encima, ya por los costados. No así el ave cuya descripción nos ocupa porque mide su vuelo, se domina , y sus golpes nunca los da en vago, ni los dirige al acaso.

El Racurú, como puede verse en su descripción, se eleva sobre los mas altos árboles y parece entretenerse con una singularísima manerade volar, que solo en él se observa. Entonces es cuando el Blancardo sale del paraje donde estaba en acecho, y si puede alcanzar al Racurú antes que este tenga tiempo de precipitarse en algún bosque, para ocultarse entre la maleza, infaliblemente se apodera de él: toda su astucia , todos sus movimientos bruscos y reiterados le son de todo punto inútiles; su enemigo se halla en todas partes, y parece como que se propone cansarle mas bien que perseguirle. Con los ojos siempre lijos en él, su único cuidado es el de impedir que gane los árboles, y cuanto mas pronto el Racurú vuela á refugiarse en ellos, tanto mas pronto es víctima del Blan-cardo; porque, recorriendo este al mismo tiempo la línea mas corta, siempre le encuentra al paso y se apodera de su presa en el instante mismo en que el ave perseguida cree poderse escapar.

Solo cuando el Racurú se ve en la precisión de ganar la llanura, es cuando el Blancardo vuela en línea recta sobre él y le apresa sin demora, porque entonces ya está muy latigado; pero muy pocas veces sucede que se atreva á abandonar el bosque, por que su único recurso es llegar hasta el mas frondoso de los árboles , donde los movimientos del Blancardo se hallan embarazados, y solo así es como puede eludir la persecución sangrienta de su encarnizado enemigo.

El Blancardo despluma su presa antes de desgarrarla, y encaramado sobre las ramas mas bajas de un árbol cor|iulento ó sobre un tronco que yazca tendido, ó sobre una roca, es donde le devora; siempre sobre un paraje elevado, nunca en tierra.

El Blancardo frecuenta las selvas, y se detiene preferentemente en los parajes en que se hallan los mayores árboles, y donde hay menos número de ellos, porque,descubriendo mejor todo lo que le parece mas adecuado para hacer sus provisiones desde allí, oculto detrás de una gruesa rama , pone en fuga á las Palomas silvestres y Perdices, y abalanzándose sobro la bandada nunca yerra el golpe. Contribuye también á su alimento una pequeñísima especie de Gacela que no se halla en las selvas.

Por mucho tiempo he tenido el gusto de observar, detenidamente una pareja de Blanc.irdos que no lejos de mi campo se habían establecido en los bosques del delicioso y encantador país de Anteneguvi. Por espacio de mas de tres semanas no los perdí de vista, pues quise estudiar sus costumbres antes de matarlos. Sentado al pié de un árbol pasaba las mañanas enteras en observar todos sus movimientos y todas sus astucias. Como por entonces era la época de la incubación, nunca el njdose bailaba vacante, y seguro estaba de encontrarlos diariamente en los mismos lugares. Cuando uno de ellos se había apoderado de una presa cualquiera, todos los Cuervos de las inmediaciones acudían

en numerosas bandadas, gritando alrededor de él y procuraban alcanzar una parte del botin; pero el Águila parece despreciar á estas aves ladronas que, sin atreverso á llegar muy cerca, se contentan con recoger los despojos que caen del árbol donde el Blancardo devora pacificamente su presa.

Cuando se presentaba en aquellos términos un ave de rapiña cualquiera, el Blancardo macho la perseguía desaladamente hasta que la bacía poner en vergonzosa fuga. Las ave? mas pequeñas podían acercarse sin temor, hasta el mismo nido de esta Águila donde ningún daño experimentaban,pues, lejos de eso, hallábanse en seguridad contra los ataques de las demás aves de rapiña de un orden inferior. Las alas del Blancardo tienen una envergadura mucho menor que la que se observa en las demás águilas, porque, como solo se extienden basta la mitad do la longitud de la cola, parecen mas cortas en proporción de la susodicha cola, que es muy larga; pero, si se atiende al volumen de su cuerpo, se echa de ver que su envergadura es bastante grande.

El Blancardo tiene un cuerpo menos voluminoso que nuestros Águilas, su talla es mas esbelta y todo él mejor configurado; por último, su organización es sumamente adecuada para cazar aves, y es en una palabra, respecto á nuestras Águilas, lo mismo que los Lebreles son á nuestros Dogos.

El Blancardo se distingue por una especie de moño que nace detrás del occipucio, aunque es menos visible que en la especie precedente , y apenas perceptible en la hembra. El tamaño de esta es generalmente un tercio mayor que el del macho, y su color es mas lavado de moreno leonado sobre el manto y las coberteras de las alas. Tanto el macho como la hembra están enguantados, es decir, cpie sus plumas se extienden hasta sobre los dedos. Su cola está rayada transversalmentc de negro y blanco. Las grandes pen-nas son morenuzcas sobre sus barbas exteriores, y están rayadas en toda la parte que se halla cubierta cuando el ala se ha plegado. El iris y los dedos son de un hermoso amarillo; las uñas muy fuertes y de color aplomado del mismo modo que el pico.

Todas ias plumas del Blancardo son blancas y están manchadas de negro morenuzco sobre el manto; son suaves al tacto y no ásperas como las de todas las aves en general. Consta su canto de muchos sonidos agudos que repite precipitadamente, y se puede expresar por cri-qui-qui-qui-qui. Cuando está encaramado y repleto, durante horas enteras se le oyen repetir estos mismos acentos, que parecen bastante débiles para un ave cuya talla casi es dos terceras partes de la que tiene la Grifalda. El Blancardo construye su nido sobre la copa de los árboles mas grandes, y el macho alterna con la hembra en las funciones de incubación. Solo pude encontrar dos huevos en el único nido que tuve ocasión de ver ; eran blancos y de la magnitud de los de un pavo , pero de una forma mr.s circular.

Cuando en la necesidad de abandonar el campo me decidí á matar á l"s dos individuos macho y em-bra, ya sus hijuelos estaban totalmente cubiertos de un velo blanco leonado. Habíame propuesto criar estos dos aguiluchos, pero mis perros los mataron antes que les naciesen las plumas. Sí se ha de juzgar por los que tienen va la primera librea, la del Blancardo es muy parecida á la del Águila adulta, aunque su moreno es mas lavado, y que todas las coberteras de las alas tienen un orillo bermejizo. He observado en las aves de Rapiña de corta edad que generalmente el color leonado ó bermejo guarnece en mas ó menos parte las plumas de todo el manto. Esta ave singular solo la be llegado á ver en el país de Anteneguvi.

 

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.

 



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.