Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 84. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



, parezca tener algo de las Águilas, del Pigargo ó del Halieto, no por eso deja de ser de una especie particular y muy diferente. También participa algún tanto del Alfaneque en la disposición de los colores Je las plumas; y es digno de atención, que mirado de frente y en ciertas actitudes, se parece al Águila vista de lado, y pordetrás se asemeja al Alfaneque. Lo mismo han observado mi dibujante y varias personas, y es muy particular que esta ambigüedad de figura corresponda con la ambigüedad natural, que participa en efecto del Águila y del Alfaneque; do manera que, bajo ciertos aspectos, debe tenerse á la Atahorma por un escalón intermedio de estas dos especies de aves.

Me ha parecido que esta ave veia muy bien durante el dia, y que no temía una gran claridad, pues volvía los ojos hacia ella y aun los fijaba en el sol. Corria con velocidad cuando se la asustaba, ayudándose con sus alas; cuando se la tenia en la habitación, trataba de acercarse á la lumbre, y sin embargo, el frió no la era del todo contrario, porque se la hizo dormir muchas noches al aire libre en tiempo de hielos, sin que manifestase incomodidad.

Se la alimentaba con carne cruda y sanguinolenta; también comia carne cocida: destrozaba con su pico la que se le presentaba, y tragaba pedazos bastante grandes: nunca bebia sino cuando se creia absolutamente sola, y aun entonces tomaba mas precauciones de las que parecía exigir un acto tan sencillo; pero cuando se colocaba á su alcance un vaso lleno de agua, empezaba por mirar á todas partes fijamente durante algunos instantes, como para cerciorarse de que estaba sola, luego se acercaba al vaso y volvia á mirar en derredor de sí; y finalmente, después de titubear largo tiempo, metía diferentes veces su pico en el agua hasta los ojos. Es probable que las demás aves de rapiña se oculten paia beber, lo que sin duda proviene de que no pueden tomar líquido alguno sin hundir su cabeza hasta por encima de la abertura del pico y hasta los ojos, lo que no hacen nunca mientras tienen algo que temer. Sin embargo, la Atahorma solo en esto manifestaba recelo, pues en lo demás parecía indiferente y aun estúpida. No era mala, no se enfadaba cuando se la locaba, y manifestaba su contento con la expresión de co... co... cuando le daban de comer; pero no tenia cariño á nadie. Engorda en otoño, y en cualquier época del año toma mas carnes y medra mas que la mayor parle de las aves de rapiña (I).

(1) He aquí la nota sobre esta ave, redactada por el encargado de cuidar nuestras pajareras. «Presenté á la Ata-horma diferentes clases de alimentos, como pan, queso, uvas, manzanas, etc., y no los probó, á pesar de no haber comido en veinte y cuatro horas: la tuve tres dias mas sin darle de comer, y tampoco tocó á ellos, de manera que puede asegurarse que nada de esto come, aunque tenga mucha hambre: la presenté lombrices, que también rehusó, habiendo arrojado una que le introduje en el pico y que habia medio tragado: cogía con avidez los Turones y Ratones que yo le daba y los tragaba sin siquiera darles un picotazo; advertí que después de haber engullido dos ó tres, ó uno grande, parecía mas inquieta como si sintiese algún dolor: tenia entonces la cabeza menos libre y mas hundida que de costumbre ; permanecía en este estado cinco ó seis minutos sin ocuparse de nada, pues no miraba í todas partes segnn acostumbra, y aun creo que se habría podido acercarse á ella sin que se hubiese asustado; tanto era lo que la ocupaba la digestión de los Ratones que acababa de tragar. La he presentado Ranas y pececitos : ha rehusado estos y comida aquellas por medias docenas, y á veces mas; pero no las traga enteras como los Ratones; las coge primero con las uñas y las destroza antes de comerlas. Por espacio de tres dias no la he presentado mas alimento que Peces crudos, y no los ha tocado. He observado que arroja por el ano las pieles de los Ratones en bolitas de una pulgada de diámetro, y remojándolas en agua caliente solo he hallado en ellas el pelo y la piel del Ratón, sin hueso alguno, y en algunos, granos de hierro derretido y varias partículas de carbón.»

hallado diferencia notable; en elhígado de aquel, que es mas pequeño que el de esta; en los dos intestinos ciegos de la hembra, que también son mas chicos; en la situación del bazo, que en el Águila es á la derecha del estómago, y en el Halieto es debajo del lóbulo derecho del hígado; en el tamaño délos ríñones, pues el Halieto los tiene casi iguales á los'de las demás aves, que regularmente son en proporción mucho mayores que los demás animales, y los del Águila son mas pequeños.

El Halieto pertenece á los dos continentes.

SUB-GÉNERO CIRCCETO.

Participan estas aves de los caracteres de las Águilas pescadores, de los Busos y de los Balbusares, pues tienen las alas de las primeras, el modo de andar de los segundos y los tarsos reticulados de los últimos. El tipo de esta tribu es el ave que, bajo la denominación de Juan el blanca, ha representado Buffon en sus láminas.

ATAHORMA

Circceliis galileas (Vieil.); Falco gullkus ((iin.); Juan el blanco (Vulg).

He tenido esta ave viva, dice Bullón, y la he guardado algún tiempo. Fue cogida joven en el mes de agosto de 1768, y en el mes de enero de 1769 ya tenia al parecer todas sus dimensiones : su longitud desde la punta del pico hasta la extremidad de la cola era de dos pies, y hasta la punta de las uñas de un pié y ocho pateadas; el pico, desde la punta basta el ángulo de la abertura, tiene diez y siete lineas de largo; la cola diez pulgadas de largo, cinco pies y una pulgada de vuelo ó envergadura. Sus alas, cuando estaban recogidas, pasaban un poco de la extremidad de la cola: la cabeza, la parte inferior del cuello, el lomo y la rabadilla eran de color pardo ceniciento. Sin embargo, todas las plumas que cubrían estas partes eran blancas en la raiz, y pardas en todo su extensión; de manera que lo pardo cubría lo blanco que solo se veía levantando las plumas. La garganta, el pecho, el vientre y los costados eran blancos,alternados con manchas largas y de color pardo rojo; tenia en la cola unas bandas transversales mas pardas; la membrana que cubre la base del pico, era azul ajiagado : allí están colocadas las narices. El iris del ojo era de un hermoso color amarillo de limón, ó de topacio oriental ; los pies los tenían de carne lívida y empañado en su juventud, y se volvieron amarillos,lo mismo que la membrana del pico, cuando fue avanzando en edad. El hueco entre las escamas que cubren la piel de las piernas parecía rojizo; de manera que la apariencia del conjunto, visto de lejos, parecía amarillo aun en la primera edad. Esta ave pesaba tres libras y siete onzas después de haber comido, y tres libras y cuatro onzas cuando estaba en ayunas.

La Atahorma se aparla todavía mas de las Águilas que todas las anteriores, y la única semejanza que tiene con el Pigargo consiste en la desnudez de sus piernas y la blancura de las plumas de la rabadilla y de la cola; pero su cuerpo está conformado de otro modo, y es mucho mas grueso, respecto al tamaño, que el del Pigargo. No tiene mas que dos pies de largo desde la punta del pico hasta ei extremo de los pies, y cinco de vuelo; pero con un diámetro de cuerpo casi tan grande como el Águila común, que tiene mas de dos pies y medio de largo, y mas de siete pies de vuelo. Por estas proporciones, la Atarhorma se aproxima al Halieto, que tiene las alas cortasen proporción al cuerpo; pero sus pies no son azules como los de aquella : son mas delgados y mas largos en proporción con los de las Águilas; y así es que, aunque

 

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.

 



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.