Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Pgina 62. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



del Cndor, que asegura puede desgarrar la piel de un buey. En ninguna parte los Cndores, por lo menos los del dia, nos lian parecido tan vigorosos: y pocos son los viajeros que hayan corrido las costas del Per 6 la cumbre de las Cordilleras , que no hayan encontrado en los caminos algunos mulos y asnos muertos, y en los cuales los. Condores devoran todo lo que les es posible, y atacan solamente el vientre, el ano y la boca, mientras que el resto de la piel se seca sobre las carnes sin que los Condores la puedan despedazar.

Lo mismo que el rey de los Buitres y los Catartos, come el Cndor de todo lo que es animal, pues le hemos visto alimentarse de Moluscos, aunque no sea este su manjar favorito. Come de todos los animales muertos sin excepcin , bien sean Aves, Mamferos, Reptiles Peces, sin manifestar ninguna predileccin, no ser por la carne de los Mamferos, y hasta no se desdea de comer sus escrementos cuando se ve acosado por el hambre.

Los Condores son muy poco sociables: huyen desde muy lejos al acercarse el Hombre, y solo en Patagonia, donde vean criaturas humanas, acaso por la primera vez , nos permitieron pasar la distancia de ciento cincuenta doscientos metros de su habitacin. Nunca nos dejaban llegar tan cerca, que pudisemos tirarles sin ocultarnos la inmediacin de una presa ofrecida su avidez con el objeto de sorprenderlos; en lo cual difieren notablemente de los dems Vultridos de Amrica , y particularmente de los Urabs, que por decirlo as, viven con los habitantes de aquellas regiones.

Muy difcil seria apreciar con exactitud la verdadera duracin de la vida de un Cndor; pero si hemos de dar crdito los indgenas, lleva mucha ventaja su longevidad todas las dems aves. Los indios nos han asegurado que de cuando en cuando suelen ver algunos Condores sealados por sus padres con ciertas marcas particulares impresas cincuenta aos antes. El lector conoce como nosotros, que tanto el hecho como la veracidad de l, necesitan ser comprobados, . si es que se les ha de dar algn crdito; pero est fuera de duda que los Condores se multiplican muy poco, y que, comparados con los Catartos, siempre existen en pequeo nmero.

El Cndor hembra pone dos huevos de diez doce centmetros, y blancos segn el decir de los naturales de aquella comarca; pero un fragmento que hemos tenido ocasin de observar, nos hace creer que el blanco est semblado de manchas de color moreno rojizo, lo mismo que los huevos del Vultur Aura y el Urub. Desde el mes de noviembre al de lebrero suele tener lugar la incubacin. Entonces las parejas todava se alejan mas de los lugares habitados, para buscar el paraje que creen propsito. Los indgenas nos han asegurado que solo la hembra incuba, lo que nos parece difcil de creer, porque en regiones frias algunas veces y sin rboles, el embrin pudiera perecer dentro del huevo durante la ausencia de su madre. Como quiera que sea, tanto la hembra como el macho procuran sustentar sus hijuelos, desembuchando y dndoles con su pico los alimentos que ya habian engullido. Los pequeuelos crecen con bastante lentitud y apenas pueden volar al cabo de mes y medio. Siguen aun por mucho tiempo sus padres, que los dirigen en sus primeras caceras ; pero el trmino mas largo de su educacin nunca excede de algunos meses, y desde este momento se echa de ver que los jvenes condores se separan de sus padres, y por s mismos se proporcionan el alimento. Mas voracesen-tonces que los de edad provecta, aunque menos previsores y menos desconfiados, porque carecen de experiencia, caen mas fcilmente en los lazos de los cazadores; asi se apresan frecuentemente los Condores cuando son jvenes, y pocas veces si son adultos.

Los Condores perjudican mucho al ganado, porque

matan los animales recien nacidos, y por eso aquellos habitantes los declaran en el dia una guerra de exterminio, y ponen enjuego para concluir con su raza muchos y diferentes ardides. Casi siempre los acechan la inmediacin de un lugar donde colocan un cebo propsito para atraerlos y los matan con tiro de bala, bien los dejan devorar su satisfaccin , y cuando estn repletos los persiguen caballo los extrangulan con su terrible lazo; otras veces, por ltimo, los sorprenden hartos ya de alimento, en un estrecho cercado de palizadas construido previamente en torno de la presa excitadora, y los matan garrotazos, sin que les sea posible huir porque se les corta la retirada, y sin que puedan volar causa de su glotonera que entorpece sus alas , sobrecargando su estmago. No hemos oido hablar de la caza descrita por Molina (I): segn este autor un hombre se acuesta de bruces y se emboza en la piel de un buey acabado de desollar; seducido, alucinado el Cndor por el aspecto de esta piel, pues se figura que es un animal muerto, se aproxima para hacer sus provisiones. Viendo entonces el embozado que es la ocasin oportuna, hace presa en el ave por las patas, para cuyo electo tiene sus manos provistas de guantes: otros cazadores llegan en seguida y aturden al ave dndole golpes en la cabeza con un palo.

Como todas las rapaces, generalmente el Cndor resiste mucho ala muerte; pero los habitantes de aquellas regiones forman acerca del particular una idea muy exagerada por el estilo de la de Ulloa, pues pretende queel tejido de las plumas del Condores tan compacto que la bala no penetra en su cuerpo, y hasta aade que se le han descargado de ocho a diez tiros consecutivos sin hacerle dao alguno, pues chocando las balas en las plumas volvieron de rechazo contra el cazador. Este hecho es inverosmil y falso de todo punto, porque hemos matado algunos Condores y desde bastante distancia, no tan solo con balas comunes , sino tambin con postas y hasta con gruesos perdigones. Sin embargo, como el Cndor es mas fuerte y de mayor magnitud que cualquiera otra ave de Rapia, precisamente debe ser mas difciWe matar; as es, que aun despus de haber sido gravemente herido, vuela mucho tiempo antes de caer exnime. Sabemos por experiencia propia , que el Cndor es muy difcil de matar por cualquiera otra via, valindose por ejemplo de la extrangulacion. Confesamos francamente que despus de haber herido un cndor con tiro de bala sobre la costa de la Patagonia, quisimos acabar con l de esta manera , y solo pudimos conseguirlo rlespues de una hora en que habamos agotado los mas penosos esfuerzos. Esta observacin es aplicable y mas directamente todava las Aves de Mar.

El nombre de Cndor tal vez procede de Cuntur, con cuyo nombre le designan los autores antiguos; y Mr. de Humbolt quiere que se deribe cuntur del verbo quichuano cuntuni (2) que significa exbalar un buen olor, oler bien alguna cosa. No somos de su dictamen, porque en el lenguaje quichuano de los Incas, cuando se quiere hablar de cosas que tienen buen olor, se hace uso efectivamente del radical cuntuni cuntuy; pero cuando al contrario , se quieren designar los objetos animados inanimados que esparcen mal olor, emplase el radical aznak, aznay. Ahora bien; no pudiendo admitir en conciencia que los Quichuanos tuviesen el olfato bastante deprabado para creer que huele bien el Cndor, se nos ligura que no nos separamos mucho de la verdad haciendo que la voz cuntur se deribe de cuntury, nombre del Cndor, en el idioma de los aymars (3) anterior segn creemos,

(1) Ensayo sobre la Historia natural de Chile.

(2) Vocabulario del padre Diego Gonzlez Holguin (Lima 1608) pg. 35 y 34.

(3) Vocabulario de la lengua aymarapor Ludovico Bertc-nio Jul. 1612, p. 52.

 

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.