Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Pgina 59. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



huevos son totalmente blancos y que tienen de tres a cuatro pulgadas de longitud. Pretndese tambin uelahembra permanece con sus hijuelos durante to-o el ao. Cuando el Cndor desciende las llanuras prefiere posarse en tierra: no anida sobre las ramas de los rboles como lo hace el Zamuro Gallinazo (vultur aura); asi es que el Cndor tiene las uas muy rectas. Hago esta observacin causa de un pasaje de Aristteles, en el cual este naturalista profundo asegura ya que las aves de rapia, que tienen las garras muy ganchosas, no gustan de posarse en las piedras.

Las costumbres del Cndor son idnticas las del Lcmmer-geyer de los Alpes : si no excede este en magnitud, al menos le es superior en fuerza y en audacia. Dos Cndores acosan no solamente al Ciervo de los Andes, al pequeo len Puma, la Vicua y al Guanaco, sino tambin una Ternera : la persiguen por mucho tiempo, y de tal modo la hieren con sus garras y picotazos, que la ternera desalentada y muerta de fatiga, tiende su lengua mugiendo: entonces el Cndor se apodera de la lengua de que es muy goloso, y arranca los ojosa su victima, que echada e tierra espira lentamente.

En la provincia de Quito el destrozo que los Condores hacen en el ganado , particularmente en los reba-osde vacas yovejas, es muy considerable. Me han referido que en las sbanas de Antisana que se eleva cuatro mil y noventay tres metros (2,101 toesas) sobre nivel del mar, se encuentran muchas veces algunos toros heridos en el lomo por los Condores que no pudieron apoderarse de ellos. Esto me recuerda las misiones del alto Orinoco, donde los colosales Murcilagos causan tantas heridas al ganado vacuno, que esta es una de las razones principales que se oponen en este pas al establecimiento de las lecheras.

Saciado ya el Cndor de carne y de matanza, se po-a flemticamente sobre la cima de las rocas mas culminantes, y en esta situacin muestra un aire de gravedad sombro y siniestro. Lo mismo que el vultur aura deja aproximar al Hombre sin que se tome la molestia de alzar el vuelo. Por el contrario, atosigado por el hambre elvase el Cndor una altura prodi-iosa y se cierne en los aires para abrazar de un golpe e vista el vasto pas que debe, proporcionarle su presa. Pero especialmente en los diasmas claros, cuando el aire estaba sereno, es cuando observ que el Cndor y el Gallinazo (vultur aura) subian elevaciones extraordinarias. Diriasequela gran transparencia de las capas de aire le sirve de aliciente para recorrer con la vista un considerable espacio de terreno, que en un dia encapotado por las brumas, tal vez la vista penetrante de estos cazadores areos no pudiera abarcar.

En el Per, en Quito y en la provincia de Popayan, hay la costumbre de apresar vivo el Cndor por medio de lazo : otros viajeros lian descrito ya esta caza extraordinaria que sirve especialmente para divertir los europeos. Matan una vaca un caballo: en poco tiempo el olor del animal que acaba de morir atrae los Condores cuyo olfato es en extremo sensible; y se les ve acercar en gran nmero, juntamente en aquellos lugares donde menos seria de presumir que existiesen algunos individuos. El ave come con una voracidad inconcebible. Comienza siempre por los ojos y por la lengua que son sus bocados favoritos, despus la anatoma del cadver se hace por el ano para llegar fcilmente los intestinos. Cuando los Condores tienen el vientre demasiado repleto se encuentran muy pesados para volar, y entonces es cuando los indios los persiguen con lazos y los cogen fcilmente. Asegrase aue el Cndor hace unos esfuerzos extraordinarios para emprender su vuelo, y solo lo consigue cuando fatigado por tanta persecucin, llega a vomitar abundantemente Sin duda causa de. estos esfuerzos alarga y encoge su cuello el Cndor y acerca la garra su pico. Esta maniobra ciertamente accidental, es

causa de que dganlos moradores del pas que el Cndor para salvarse y para provocar el vmito, introduce el dedo de la pata en su pico. Pongo muy en duda que la garra del Cndor pueda hacer cosquillas con bastante suavidad en aquella parte para excitar el vmito. Los espaoles llaman esta caza correr los Buitres, y despus de las funciones de toros es la diversin predilecta de los campesinos. Fcil es adivinar con qu crueldad son tratados los mseros Condores cuando caen vivos en poder de aquellos indgenas : no sufrira mas un insecto entre las manos de un entomologista.

Me han asegurado en Rio-Bamba, que para facilitar la caza de los Condores se introducen algunas veces yerbas venenosas en el vientre del animal que debe servir de cebo. Los Condores caen en tal caso como si estuviesen ebrios. Es una imitacin de la pesca con el jacquiniaarmillaris, e\piscidia pesca a que los espaoles son muy aficionados.

Despus de preso el Cndor se muestra tmido v parece triste durante la primera hora, pero no tarda en revelar su maligno carcter. Tuve en Quito por espacio de ocho das una hembra viva en el corral de mi casa y era peligroso acercarse ella, pues el miedo la haba hecho muy arisca.

Dcese vulgarmente que el Gato tiene siete vidas, y otro tanto pudiera decirse del Cndor que tarda mas en morir que cualquiera otra ave de las Rapaces. Hallndonos en Rio-Bamba y en casa de nuestro amigo don Javier Montufar, corregidor de la provincia, asistimos los experimentos que hicieron los indios con un Cndor para matarle. Comenzaron por extrangu-larlo con un lazo, y ya colgado de un rbol tiraron con fuerza por los pies durante muchos minutos : apenas le desciieron el dogal, se puso pasear el Cndor como si tal cosa le hubiese sucedido. Le apuntaron con una pistola cuya carga era de tres balas, casi boca de jarro, y todas penetraron en su cuerpo: estaba herido en el cuello, en el pecho y en el vientre, y sin embargo se mantuvo en pi hasta que otra bala que choc contra el fmur le hizo caer en tierra. El corregidor donjun Bernardo Len, la bondad del cual debo muchas noticias del mayor inters, por loque respecta los animales del reino de Quito, asisti este curioso experimento.

Solo muri el Cndor media hora despus de las numerosas heridas que recibiera y Mr. Bompland ha conservado por mucho tiempo la bala que rechaz al ser despedida contra el fmur. Por muy extraordinaria que parezca esta observacin, salgo garante de su exactitud porque se hizo mi vista el experimento.

Cuenta el astrnomo Ulloa que en las regiones frias del Per el Cndor suele tener la piel tan copiosamente provista de plumas, que pueden dispararse de ocho diez balas contra el cuerpo del animal sin que ninguna le cause dao.

El cndor que nosotros reconocimos estaba lleno de una inmensidad de piojos morenuzcos que por olvido no llegu describir: es de una especie diferente del pediculus vulturis que Fabrcio describi, y sin embargo tambin debe vivir sobre los buitres de las Indias.

Es del mayor inters observar que el Cndor prefiere los cadveres los animales vivos , aunque se alimenta alternativamente de unos y de otros. Con todo hace una guerra mas declarada los Cuadrpedos que alas Aves.

Extractado hasta aqu lo mas interesante de la memoria de Mr. Humboldt lo mejor que podemos hacer es citar otros detalles no menos curiosos recogidos por Mr. Alcides de Orbigny, para que la historia del Cndor nada deje que desear.

El Cndor exhala como los dems buitres, un fuerte olor carne podrida, que sin duda debemo s atribuir su gnero de alimento. Ninguno de los autores que.

 

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.