Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 57. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



Anterior | Página inicial | Página siguiente

baja del cuello por plumas mas largas que las otras, collar ó cogulla á que los españoles dan el nombre de Golilla.

Por no haber fijado la atención en estos cambios que la edad ocasiona, muchos naturalistas, y hasta algunos habitantes del Perú poco interesados en estudiar los caracteres de las aves, no vacilan en afirmar que hay dos especies de Condores, los unos negros, y morenos los otros (Cóndor negro y Cóndor pardo). Hemos hablado con personas hasta de la misma ciudad de Quito que nos aseguraron, como lo hacen Gmelin y el abad Molina (1), que la hembra del Cóndor se distingue del macho, no solamente por la falta de la grasa nasal, sino también por la de collar; y sin embargo, es lo cierto que la naturaleza desmiente esta aserción.

En Rio Bamba, en las inmediaciones del Chimborazo del Autitana, los cazadores conocen á fondo las influencias de la edad sobre la forma y el color del ave que nos ocupa, y á ellos debemos las nociones mas exactas por lo que respecta á sus variedades.

El Buitre de los Andes es mucho mas notable por su audacia, por la enorme fuerza de su pico, de sus alas y de sus garras, que por la extensión de su envergadura, pues pocos años antes de que hubiese recorrido la cadena de los Andes (vivia por entonces en el país de Zalzburgo) he visto en Berchtesgadem, algunos Lemme-geyer cuya talla en nada cedia á la del Cóndor.

Este último tiene el pico recto, aunque sumamente arqueado en la extremidad, y la mandíbula inferior es mucho mas corta que la quijada superior. La parte anterior de este pico enorme es blanca, la restante de un moreno grisiento, y no negro como asegura Linneo; la cabeza y el cuello están desnudos y cubiertos de una piel dura, seca y arrugada. Esta piel suele ser hasta rojiza, y toda ella está sembrada de mechones de pelo moreno ó negruzco, corto y muy áspero. El cráneo está notablemente aplastado en su cima como en todos los animales muy feroces. Ignorando en el Perú el sistema atrevido, pero ingenioso de Gall, y habiendo perdido juntamente con otros objetos no menos curiosos, el cráneo del Cóndor, no puedo afirmar si esta ave, que se cierne sobre la cumbre del Chimborazo, es decir, á una elevación casi seis veces mayor que la de las nubes, que se sostienen encima de nuestras llanuras, posee la protuberancia longitudinal que se halla en medio de la sutura sagital de las Águilas y de las Gamuzas, y que según el sistema craneológico, es el órgano de la altura. Basta para nuestro objeto haber llamado la atención de otros naturalistas acerca de este problema interesante.

La cresta carnosa, ó mas bien cartilaginosa del Cóndor, ocupa la cumbre de su cabeza y la cuarta parte de la longitud del pico. Esta cresta falla totalmente en las hembras, aunque asegura todo lo contrario un naturalista moderno, Mr. Dandin. Es de figura oblonga, muy delgada, y parece como rizada; se apoya sobre la frente y se une á la parte posterior del fuco; pero en la base de este está suelta y casi dentelada. En el hueco que forma están situadas las narices; así es que, si la cresta no estuviese recortada, el olfato del animal seria muy débil ú obtuso.

La piel de la cabeza del macho forma, detrás del ojo, varios pliegues ó arrugas en forma de barbillones que descienden hasta el cuello, y se reúnen en una membrana floja que el animal puede hacer mas ó menos visible hinchándola á su antojo, como lo verifican todos los Pavos de nuestros corrales.

Sin embargo, cúmplenos añadir que la cresta del Cóndor dista mucho de parecerse á la del Gallo ni á los apéndices carnosos, que presentad Pavo; es muy dura, coriácea, está provista de muy pocos vasos y no es susceptible de dilatación, y bajo el concepto anatómico ninguna analogía tiene con la voluminosa carúncula del Vullur Papa.

La oreja del Cóndor presenta una abertura muy considerable; pero está oculta bajo los pliegues de la membrana temporal. El ojo es muy vivo, de color de púrpura, muy prolongado y mas distante del pico que en las Águilas. Todo el cuello está guarnecido de arrugas paralelas; pero la piel es en aquella parte menos floja que la que cubre la garganta; dichas arrugas están dispuestas longitudinalmente, y provienen de la costumbre que tiene el Buitre de encoger el cuello y ocultarlo en el collar que le sirve de capuchón.

Este collar, que no es mas estrecho ni menos blanco en la hembra adulta que en el macho, está constituido por un magnifico vello sedoso. Es una foja blanca que separa de la parte desnuda del cuello, el cuerpo del ave, provisto de verdaderas plumas.

Linneo y después de él Dandin, aseguran, aunque infundadamente, que la hembra carece de collar. En uno y otro sexo el capuchón no es entero, pues no cierra exactamente por delante, y el cuello está desnudo hasta la parte en que comienzan las plumas negras. Preciso es, no obstante, observar cuidadosamente para echar de ver que el vello del collar está interrumpido hacia el pecho, porque la faja desnuda es muy estrecha. Asegura Molina que la hembra del Cóndor tiene un mechoncillo de plumas blancas en la nuca; pero es cosa que jamás he observado entre los numerosos individuos que examiné en los Andes.

El resto del ave, el lomo, las alas y la cola son de un negro algo gris. No es verdad que el lomo del macho sea blanco, como pretenden muchos naturalistas, y hasta el mismo Molina. Parece así cuando, hallándose el observador en un punto elevado se cíerne el ave á sus pies, pues entonces el reflejo que despiden las pennas tectrices ó superiores aparece como una mancha blanca, según veremos muy luego.

Las plumas del Cóndor son algunas veces de un negro brillante, y con mas frecuencia de un negro que propende á gris. Tienen una figura triangular y se cubren mutuamente como las tejas. Las remeras ó pennas primarias de bísalas son negras. Las secundarias, tanto en el macho como en la hembra, tienen blanco el borde exterior; la diferencia del sexo es mucho mas visible en las tectrices ó coberteras. En la hembra, las plumas que cubren á las remeras son de un negro grisiento; pero en el Cóndor macho (y este carácter es muy notable), las puntas y hasta la mitad de las pennas son blancas; de suerte que el ala del macho parece que tiene una extensísima mancha de un precioso blanco y de muy buen efecto á la vista. La cola es cuneiforme, bastante corta y negruzca en uno y otro sexo.

Los píes son muy robustos y de un moreno ceniciento con varias arrugas de color blanquecino que les sirven de ornato. Las uñas tienen un color negruzo; son un poco grandiosas, pero extremadamente largas: los cuatro dedos del pié están reunidos por una membrana muy floja, pero no menos pronunciada. El cuarto dedo es muy pequeño y su uña muy encorvada.

Las dimensiones que he tomado sobre un Cóndor hembra, muerto en el volcan de Pichencba, fueron las siguientes: longitud de la hembra, desde la punta del pico á la extremidad de la cola tres pies y dos pulgadas; longitud del pico una pulgada y diez líneas; diámetro del ojo seis líneas; espesor de la cabeza, tres pulgadas y una línea; envergadura ó longitud de las alas extendidas, ocho pies y una pulgada: por cada ala tenia tres pies y ocho pulgadas, y el diámetro del cuerpo de la ave era de nueve pulgadas; la pluma mas larga de las alas tenia dos píes, dos pulgadas de longitud; longitud de la cola, un pié y una pulgada.

En la nueva ciudad de Rio Bamba, construida en el extenso valle de Tapia, tuvimos proporción de me-

1) Hist nal. de Chile lib. IV núm 1».

Anterior | Página inicial | Página siguiente

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.

 



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza. Tomo 3 Zoología. Aves. Página 57. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.