Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 56. Tomo 3. Los Tres Reinos de la Naturaleza.



Anterior | Página inicial | Página siguiente

apenas pudiera compararse su número á la mitad del de los Condores, á la décimaquinta parte del de los Auras, y á la centésima, cuando mas, del de los Urubús; asi, pues, no es de admirar que nunca se vean mas de cuatro ó cinco á la vez, y aun para eso es preciso que el cebo de una presa común los esté tentando desde algunos dias antes. También los creemos menos viajeros y mas perezosos que los individuos de las demás especies; de lo cual vamos á ofrecer un ejemplo notable. Menos cuidadosos tal vez los vecinos de Santa Cruz de la Sierra que los de los Andes; viviendo por otro lado á la inmediación de los bosques, donde la custodia de los rebaños no se puede llevar basta la mas extremada vigilancia, los colonos de las cercanías de esta ciudad se ven en mil apuros para criar su ganado, y todos los años pierden un gran número de reses, á pesar de la guerra que sin interrupción hacen al rey de los Buitres, mientras que otros colonos nunca sufren igual quebranto en lugares que apenas distan de los primeros diez ó doce leguas; y que en otras localidades de la misma provincia, no menos adecuadas para vivir cómodamente el ave devastadora, sus habitantes nunca han sido importunados con su vista.

»Este Sarcoranfo gusta de vivir á la inmediación de los bosques. Generalmente pasa la noche sobre las ramas bajas de los árboles, con bastante frecuencia en sociedad, y parece que en cada paraje elige un sitio á donde vuelve todas las noches cualquiera que sea la distancia á que durante el día se haya alejado. Madruga mas que el Cóndor, pues al despuntar la aurora, sea solo ó en compañía emprende su vuelo como el Urubú, y cerniéndose sóbre los limites dé los bosques, recorre aquellas cercanías y procura investigar, por medio de la vista ó del olfato, si hay una presa fácil para proveer á su subsistencia. Le hemos visto volar verticalmente sobre un bosque, y de súbito arrojarse sobre un cadáver, que seguramente no habia columbrado antes. Si nada descubre, continua cerniéndose con vuelo ligero, poco diferente del peculiar al Cóndor, sin que jamas se deje caer sobre su presa sin dar vueltas por el aire como el Cóndor y los Catarlos; y después de haber recorrido así el terreno del mismo modo que el Cóndor, se dirige á la cumbre de un peñasco o se posa sobre la cima de algún árbol seco que esté á las inmediaciones de los rebaños, para esperar el parto de alguna vaca ú oveja; descendiendo en seguida con rapidez, á pesar de los esfuerzos que hace la madre, consigue casi siempre asir al recien nacido por el cordón umbilical y le deja sin aliento. Hemos visto á una pobre vaca pocos momentos después de parir, coger el becerrillo entre sus patas con una solicitud verdaderamente maternal, y defenderlo contra las embestidas de dos ó tres Sarcoranfos que solo esperaban una ocasión oportuna para apoderarse de él.

«Los Urubús, que se cuentan en número considerable, son generalmente los primeros que se reúnen alrededor del cadáver de un animal riñendo unos con otros y disputándose la mayor y mejor parte de la presa. Pero llega un Sarcoranfo Papa y abate su vuelo a la inmediación de los Urubús, y en seguida se retiran estos á cierta distancia por temor á los golpes de su acerado pico, mas bien que por respeto como lo imaginan los americanos; lo que, como veremos mas adelante, le ha valido en muchos de los idiomas de la India, el nombre del rey, jefe, capitán ó cacique de los Catartos.

»Su pico es, cuando menos, tan cortante como el del Cóndor; así es que desgarra la piel de los animales con la misma facilidad. Sus pies no les sirven para agarrar su presa, como tampoco le sirven al Cóndor; por consiguiente no creemos, ni nunca hemos oído decir á los habitantes de aquellas inmediaciones, que ataque á otras aves, ni siquiera á los mamíferos.

Tal vez entre todos los Buitres el Vultur Papa es el menos familiar y el mas difícil de matar, sino es que se le sorprenda; porque, puesto en atalaya sobre las cimas de los árboles, fácilmente descubre á los cazadores y al instante se pone en fuga.

"Nunca hemos visto su nido; pero los indios nos han asegurado, como lo hicieron á don Félix de Azara, trate anida en los bosques, entre los agujeros de los árboles grandes y secos, y que sus huevos son blancos. Los naturales nos han asegurado también que la pareja cuida á sus hijos con un afán muy prolijo, acompañándolo incesantemente por espacio de algunos meses, y al analizar cierto término en que concluye su educación los abandonan; pero como con frecuencia los pequeñuelos son de diferente sexo, según hemos creido observar en todas las aves que solo ponen dos huevos, muy naturalmente se encuentran aparejados y el hermano vuela con su hermana en busca del lecho nupcial.

"Los moradores de aquellas comarcas no omiten medio alguno que conduzca á su esterminio. Frecuentemente le nacen caer en la tentación de la golosina con alguna presa colocada á la orilla de un bosque, en el cual se ocultan para derribar estos Buitres á escopetazos; pero la caza mas singular es la que se hace en los alrededores de Santa Cruz de la Sierra. Como tienen la costumbre de posarse todas las noches sobre el mismo árbol, procuran los indígenas descubrir su guarida, y á la noche suben muy despacito cubiertas las manos con un guante muy grueso, los sorprenden dormidos y los matan. De este modo es como se dice que ha llegado á disminuir en algún tanto el número de estas aves. Después de comer no experimentan la dificultad de volar que siente el Cóndor cuando come con exceso.

CÓNDOR

Sarcoramphus cuntur (Dum); Vultur gryphus (Lineo).

Lo que Buffon ha dicho del Cóndor está plagado de errores, que causan admiración, porque el ilustre naturalista parece que se complació en reunir todos los cuentos que acerca de esta ave se han forjado.

Muy notable es, por cierto, que una de las mas grandes aves de la tierra, que un animal que habita en regiones tres siglos há frecuentadas por los Europeos, sea tan imperfectamente conocida. Sin embargo, las descripciones que se hallan en las relaciones de los viajeros y en las obras dé los naturalistas, están llenas de contradicciones y de mentiras. Los unos exageran el tamaño y la ferocidad del Cóndor; otros lo confunden con las especies mas inmediatas ó toman las diferencias que presenta el ave, en las diversas épocas de su vida por diferencias diagnósticas de los dos sexos.

«Habiéndome detenido, dice el sabio baron de Humboldt, durante diez y siete meses en las montañas donde se halla esta magnífica ave, y habiendo tenido ocasión de verla en las diferentes escursiones que Mr. Bompland y yo hemos emprendido mas allá dé los límites en que existen las nieves perpetuas, creo hacer un servicio á la ciencia publicando la descripción detallada del Cóndor y los dibujos que he bosquejado en aquellos mismos lugares copiándola del natural. Con tanta mas razón me apresuro á hacerlo, cuanto que, después de mi regreso á Europa, muchos son los naturalistas que me han hecho preguntas acerca de un objeto del que puedo jactarme de poder hablar con alguna certidumbre.

El Cóndor, cuando es joven, carece de plumas. Su cuerpo por espacio de muchos meses solo se cubre de un vello muy fino ó de un pelo blanco rizado que se parece al de los Mochuelos de corta edad. De tal modo se desfigura el Cóndor con ese vello que casi parece mas grande que en la edad adulta.

Los Condores de dos años no tienen plumaje negro, sino de un moreno leonado. Hasta entonces carece Ja hembra de ese collar blanco formado en la parte

Anterior | Página inicial | Página siguiente

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.

 



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.