Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 30. Tomo 3. Los tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



mas vivos, y por consiguiente, una creacin que le es peculiar. Asi es que, tomando por ejemplo la zona trrida, y por mas que en el conjunto de los seres que alimenta haya una analoga general, muchas son las variedades que se presentarn la vista del observador, segn que examine los limites de ella, ya en el Nuevo Mundo, ya en el antiguo, sobre las costas de los grandes mares, en medio de as vastas selvas de los desiertos arenales, de las sbanas inundadas sobre las cumbres de las montaas. Qu de comarcas diferentes por sus producciones no encierra la Amrica en sus dos trpicos! Y es indudable que la creacin terrestre experimentar variaciones mucho mayores si se sigue de cerca entre ambas lineas, en medio del mar del Sur, en las islas de la Malasia, en el Norte de la Nueva Holanda, sobre el continente de la India, en frica. Ligadas entre s las zonas templadas por una continuidad de tierras, y repartidas las del antiguo mundo, en cuencas mas numerosas, donde fluyen los rios que descienden de las cadenas de montaas que se cruzan en todos sentidos, imprimen los seres que viven en ella un sello especial, aunque menos imponente y menos fecundo que el del ecuador. Intil sera, por ahora, que llevsemos mas adelante estas distinciones climatricas; y reasumamos, no obstante, cuanto pueda admitirse sin inverosimilitud, por lo que hace las influencias de la creacin sobre todos los seres.

Al salir la tierra del caos, fue originada por la composicin qumica de los elementos atmosfricos que se condensaron en un ncleo primitivo, cuyas partes integrantes se reunieron bajo la influencia de la atraccin molecular. Este planeta, por mucho tiempo debi permanecer abrasado: poco poco las materias en fusin que le componan, se enfriaron en su superficie y su corteza se consolid sucesivamente y con lentitud. La masa prodigiosa de los Huidos evaporizados en la atmsfera por el calor, tendi precipitarse sobre la superlicie exterior que ya se haba enfriado, y la corteza desecada y resquebrajada del globo, no tard en cubrirse de aguas dulces y salobres cuya superficie creci progresivamente. Una enorme capa de cido carbnico debi entonces formar los fluidos atmosfricos, y debemos suponer que el primer indicio de vida que apareci sobre la tierra, fue una vejetacion compuesta de criptgamas, de liqenes, de lprcas y de pequeos helchos. Mal circunscritas las aguas en sus prstinos depsitos, pudieron inundar y destruir este primer bosquejo de organizacin. Sin embargo, la permanencia de las aguas permiti el desarrollo de ciertos grmenes, y as es como las fucceas y las algas, especie de medio vital intermedia entre las plantas y los animales, crecieron sobre las cosas, en tanto que una vejetacion algo mas complicada, se estableca sobre las rocas, y que una descomposicin sucesiva daria origen al humor. Muy en breve debieron de aparecer, en el seno de los mares, los Alciones, las Esponjas, los Plipos, seres ambiguos, primera trama de la vida que se estableci por la irritabilidad animal.

Sin embargo, la corteza del globo, por lo menos hasta el espesor que nos es conocido, se halla compuesta de cuerpos formados de molculas semejantes, reunidas por una fuerza que se d el nombre de atraccin molecular, que obran en sentido inverso de la atraccin planetaria; y estos cuerpos, llamados minerales, se clasificaron teniendo en cuenta ciertas analogas bastante atadas, para que, por ellas, puedan establecerse las edades del globo, trazando la historia de las revoluciones que ha experimentado: pero dichos minerales han sido primitivamente combinados incorporados con ayuda del fuego, otros fueron el resultado lento y sucesivo de una cristalizacin por evaporacin y por precipitacin, y de estas dos combinaciones nacieron rocas compuestas, cuyo conjunto constituye lo que entendemos por terreno.

La superficie epidermica del globo ha debido de estar unida en los primeros tiempos : la vejetacion que la cubria, componase principalmente de plantas menos completas en su organizacin, y hasta los mismos animales, si hemos de dar fe los vestigios que de ellos aparecen, pertenecian en su totalidad las clases inferiores. Varios choques llamados por los gelogos, cataclismos rupturas, de las que resultaron hundimientos y alzamientos, por sus poderosas perturbaciones, llegaron destruir aquellos bosquejos de vida y trastornar la superficie de la tierra. Las aguas inundaron los terrenos cubriendo algunas comarcas de donde solo se retiraron algunos siglos despus, no sin dejar antes las huellas que dan testimonio de su trnsito. As es como los huesos fsiles de los animales, que perecieron despus de estos periodos llamados antidiluvianos, con sus despojos han justificado materialmente su existencia y su extincin. Adems de estos restos organizados, los granitos, los gneiss, constituyeron capas primitivas que se formaron antes que los animales, y que solificadas por la accin del fuego, anonadaron los frgiles indicios que pudieran dar testimonio de la creacin primitiva. Solo en los terrenos que se llaman intermediarios, sobre todo en los secundarios, y por ltimo, en los terciarios, es donde dichos despojos aparecen en mayor nmero. No obstante, el orden y la armona que se observan en estos vestigios de la organizacin yacen sobre la corteza del globo, hasta el punto de reconocerse fcilmente que, despus de haber pertenecido ciertos seres menos elevados en la escala animal, se ha visto que eran el resultarlo de un grado mas perfecto de organizacin. Otro tanto sucede con los vejetales fsiles : los menos profundos, as como los mas numerosos, pertenecen, desde luego, la serie de los gneros vasculares, y hasta mas tarde no aparecieron las dicotiledneas que son el resultado de una combinacin vital superior. Por ltimo, las aves, los mamferos, y mas particularmente el Hombre, no existan en estas pocas, y los primeros vestigios de osamentas fsiles de los Mamferos que fueron, solo se manifiestan en las capas movibles de los terrenos de transporte. En cuanto al Hombre, su osamenta en ninguna parte se halla en estado verdaderamente fsil, y las brechas que circuyen los huesos, son de calcreas, madrepricas aglutinadas, que entre sus intersticios, acogieron aquella armazn sea, consecuencia de accidentes puramente fortuitos, cuya fecha solo se remonta hacia algunos siglos atrs.

Los minerales no se hallan sometidos las leyes del clima, as es que se encuentran repartidos indiferentemente en la masa total del globo, y tan solo afectan algunas particularidades de posicin, que son dependientes de las formaciones. No puede decirse otro tanto de los vejetales, puesto que su existencia est subordinada al terreno en que se hallan fijos, y de aqu la divisin que se establece de regiones hiperbrea, europea, siberiana, mediterrnea, etc., divisin establecida por los botnicos para servir de guia en la explicacin de las leyes que rigen por lo que respecta su dispersin. Por lo mismo, casi est demostrado que la zona ecuatorial es la mas fecunda en plantas dotadas de formas imponentes, y ampliamente desarrolladas; que las zonas templadas afectan en el tipo de la vejetacion un aspecto robusto, seco y leoso: que por ltimo, ambas regiones polares se parecen en cierto modo, puesto que el nmero de las especies es muy limitado, y que estas no son mas que yerbas que apenas crecen causa del rigor y de la perseverancia del fro.

En estas grandes zonas encontramos mil obstculos, por lo que toca la distribucin metdica de las masas secundarias, sea por la influencia de las cuencas, de las localidades de los medios de la vida, no obstante, cuanto mas nos elevamos sobre las montaas

 

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.