Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 29. Tomo 3. Los tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



el juicio que forma un autor sistemtico y hasta metdico. As, pues, el gnero, en historia natural, es un resultado del arte, en otros trminos, la expresin de su anlisis; mientras que, conservando perpetuamente la especie, su carcter existe como tipo de organizacin, y ha sido el producto de la creacin. Pero lo muy difcil que es circunscribir la localidad mas adecuada cada serie de animales, y nuestro conocimiento todava imperfeto de todas las especies peculiares tal cual clima, hacen extremadamente difcil esta tentativa de demarcacin. Adems de eso no todos los animales estn dotados del mismo modo para vivir en el medio que los rodea, y as es de toda necesidad darnos razn de las influencias diametralmente opuestas que detienen en su vuelo un animal terrestre, bien de las que preparan una vasta mansin de arena un animal acutico. Pero estas reflexiones nadie ha de procurar hacerlas, al menos de un modo fructuoso para la ciencia, porque, si bien al-

unos autores han desechado las causas finales, o mas bien han condenado el abuso que ciertos filsofos han introducido en sus escritos, lo cierto de ello es, que un animal, provisto de alas, est destinado al vuelo, y aquel cuyos dedos constan de largas membranas que los unen, son esencialmente aptos para la natacin; hecho que es tan trivial y vulgar como exacto en su principio. Ahora bien, circunscribiendo cierto nmero de seres en las cuencas formadas por los relieves de la corteza del globo; debemos tener en cuenta los paralelos y los meridianos, la influencia de los agentes fsicos exteriores y sobre todo la naturaleza del animal? En efecto, muchas son las diferencias que existen entre los Mamferos terrestres y los acuticos, las Aves sn alas, las que vuelan con dificultad, las de vuelo rpido, las Gallinceas, las Palmpedas y las de ribera.

En las dems clases, estas desemejanzas son mucho mas variables, y para probarlo, citaremos un ejemplo tomado en un orden extrao la materia que nos ocupa: aislados los Peces en ciertos mares, confinados entre ciertos lmites de una latitud que se acomoda su existencia, encerrados en algunos estanques de poca consideracin, cuentan adems algunas especies siempre errantes en alta mar, mientras que otros no abandonan la arena de las playas, los limos de algunas riberas y las rocas que flor de agua se hallan en los archipilagos. Por ltimo, las aguas dulces de cada regin, pueden comprender gneros idnticos; pero no dudarlo, sus especies siempre son distintas y diferentes en su esencia.

La influencia mas sealada que poseen los agentes exteriores, es dar origen lo que debe llamarse variedad de localidad, que difiere de la variedad accidental , pues esta no es otra cosa que el resultado de una circunstancia fortuita, que por acaso puede producirse del mismo modo y bajo la influencia de la misma causa; pero que no obstante, mas bien es una especie de monstruosidad que desaparece se extingue sin renovarse por s misma. No sucede otro tanto con las variedades de localidad, pues el ser sometido ella, que experimenta su influjo en el organismo que le es peculiar, se reproduce con los nuevos atributos que la ha impuesto su localidad como una ley de existencia, y sin embargo, las desemejanzas, por las cuales se aleja del tipo de su especie, no son bastante marcadas ni luminosas para permitir su distincin. La talla y los colores son generalmente las dos maneras de ser, que con mas frecuencia modifica la localidad entre los animales. Por lo mismo ha dicho Pern : tomemos, por ejemplo, la Oreja de mar, conocida con el nombre de halwtis gigantea; en la extremidad del globo mecida con las ondulaciones de las olas polares es donde crece mas vigorosa; all es donde llega la longitud de quince veinte centmetros; all es donde forma esos bancos preciosos, sobre los cuales los moradores de la tierra de Diemen van buscar un alimento abundante y saludable... Apenas nos trasladamos la isla Mara, no hemos hecho otra cosa, por decirlo as, que atravesar el canal de Entrecastcaux, y ya este gran molusco ha perdido una buena parle de sus dimensiones. En la isla de Kiug todava es mas pequeo y mas raro, hacindose su degradacin cada vez mas sensible, medida que se avanza hacia la isla Decres y hacia las Josefinas. En los miserables abortos de esta especie que vejetan sobre las rocas de la tierra de Nuytz, con dificultad se reconoce el marisco mas grande que hay en la tierra de Diemen, y mas all del puerto del rey Jorge, en vano sera buscar sus vestigios. Otro tanto sucede con los phacianelles, no mucho tan raros y tan preciosos y que hemos trado abundantemente. La isla de Mara es su verdadera patria, y all es donde sera posible cargar algunos buques... lo mismo que la halwtis gigantea del cabo Sur, espiran en el puerto del rey Jorge despus de haber experimentado, como ella, una serie de degradaciones casi miserables, es cierto; pero que sin embargo, concluyen por anonadar la especie.

Pero estos dos hechos que ha observado un naturalista clebre por mil ttulos, pudiramos aadir en todas las clases otros no menos positivos y distintos. La influencia del clima sobre los seres est demostrada por ejemplos irrecusables, cuyo testimonio nada puede debilitar.

Fijando nuestro pensamiento sobre el admirable conjunto de la creacin, antes de que pasemos estudiar detalladamente los seres de la naturaleza, veamos cual debe ser nuestro punto de partida, porque un edificio que carece de cimientos, en breve cae derribado por el impulso de los agentes exteriores que agita la mano destructora del tiempo.

La tierra, que depende del sistema solar, est sometida en sus movimientos anuales la influencia mas menos directa de la luz y del calor emanados del sol. De aqu resulta para todos los seres criados que en ella habitan, una serie de acciones, cuyas reglas alteran profundamente los animales de las clases inferiores , completamente sometidos las leyes de la distribucin geogrfica. Por el contrario, los animales superiores, modificados en ciertos casos por el Hombre pueden cambiar de modo de ser por una serie de fenmenos, cuyo resultado se llama naturalizacin. Por lo mismo, cada ser ha sido creado para vivir primitivamente bajo tales cuales influencias, y por consiguiente en un crculo, cuyos grados de longitud y latitud no pueden separarse de ciertos lmites. Resulta de esta creacin, que cada comarca de la tierra, cada isla, sometidas influencias atmosfricas, idnticas casi, ha producido los mismos animales, menos que despus de la distribucin de dichas tierras, algunas especies, mal protegidas por su organizacin, hayan desaparecido bajo la influencia de causas accidentales imprevistas.

Aunque admitamos, para una divisin general, la existencia de cinco zonas, cada una de las cuales tiene su creacin privativa y claramente distinta; lo cierto es, que esas mismas zonas son susceptibles de divisiones secundarias. Dichas cinco grandes zonas, son la trrida, las dos templadas, al Sur y al Norte del ecuador, y las dos polares, una boreal y otra austral, stuadas hacia la extremidad septentrional y meridional del esferoide terrestre; pero si cada una de estas zonas se toma en particular, muchas son las influencias locales que concurren establecer barreras la progresin de ciertos seres trazar lmites que generalmente no pueden salvar. Las altas cadenas montaosas, por la disminucin de temperatura de su cumbre, convienen los animales que estn organizados para vivir en medio de los hielos del polo, mientras que en los valles inferiores en las sbanas que ocupan el declive de algunas colinas bajas, reina un calor de los

 

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.