Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 28. Tomo 3. Los tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



terciopelo negro. Los collarines de rub de algunas especies despiden multitud de rayos de luz que van degradando para dar una coloracin anaranjada; despus agamuzada, y en seguida rojo-negruzca. Pero los Voltiles mas ricamente dotados por la liberal naturaleza no se presentan constantemente con su traje de gala: cuando jvenes, su librea casi siempre es sombra y carece de elegancia. En el segundo ao de su vida, aparecen largos trechos algunas partes de su tocado, y parecen formar una disparidad contraste con la gran sencillez de su traje de adolescencia. Al cumplir el tercer ao, los andrajos de la edad primera desaparecen para siempre: entonces, el oro y la amatista deslumbran con su belleza : entonces, es la poca de los amores, del coquetismo, de la avidez de gozar. Los machos se dedican las conquistas, eligen sus esposas, y consagran el tiempo los cuidados que reclama su nueva familia. Generalmente, las hembras se adornan con los atavos mas modestos, mientras que sus esposos desplegan todo el lujo de un rico y elegante plumaje. Llmase color fijo la coloracin de las plumas, que, cualesquiera que sean las incidencias de la luz, es constantemente roja, azul, negra, etc.: en et caso contrario, se dice que es cambiante: por ltimo, es de notar, adems d lo dicho, que el brillante metalizado barnizado de las plumas, nunca ocupa mas que la extremidad de ellas.

La coloracin de las plumas es generalmente tanto mas brillante y tanto mas viva, cuanto mas clidas las regiones; y esto hasta el extremo que solo puede citarse un ilimitado nmero de Aves de las regiones polares templadas que tengan algunas partes brillantes. No acaece lo mismo bajo la zona trrida, donde los plumajes mates forman los casos raros, esceptuando siempre la numerosa familia de los Palmpedos.

La manera con que las plumas estn implantadas en la dermis, tampoco est abandonada la casualidad al capricho: asi, pues, se ha notado que las destinadas una colocacin exterior se hallan dispuestas oblicuamente una una, y en quinconce, y que las plumas cortas, cuya suavidad iguala la del terciopelo, deben esta particularidad estar fijas verticalmente sobre las partes que cubren. Se dice que estn erizadas cuando es su colocacin de atrs hacia adelante. Con bastante frecuencia las pennas caudales son horizontales; pero en algunas aves, en el Gallo por ejemplo, son verticales y oblicuas.

Relativamente la cantidad de las plumas, se ha observado que las Aves estn mas abundantemente

irovistas de ellas cuando deben vivir en los climas rios, y que las que habitan en las regiones calientes tienen plumas de barbas blandas y flojas. No puede decirse otro tanto del vello, especie de fieltro destinado interceptar el calor animal, y impedir que se desprenda: las Aves que habitan generalmente en las regiones heladas de los polos estn provistas de esta clase de abrigo como igualmente los polluelos. Algunos Palmpedos nadadores tienen plumas, cuya naturaleza es anloga la de los pelos, y un aceite que se desprende de la piel parece tener por objeto el ludrificarlas de tal modo que resulten impermeables la prolongada maceracion que en el agua experimentan.

Ciertas plumas, por ejemplo, se parecen por su forma los pelos; de modo que, implantadas sobre las narices, parecen como de seda, bien guarneciendo la periferia del palpebral, desempean el oficio de cejas en la oclrsion de los dos velos protectores del globo del ojo que presenta aquel msculo.

de las unas, espolones , etc.

Las uas faltan casi todas las aves en las falanges de las manos, s bien en algunas especies, tal como los Vencejos tienen una en el pulgar, y otra en el primero de los dedos, cuyas uas son generalmente puntiagudas y aceradas. Cada uno de los primeros dedos del Avestruz est provisto de una ua vigorosa y fuerte, encorvada; las de algunas aves-frias son agudas, y_ especialmente el Camich posee una muy robusta implantada en el carpo. Los pies casi nunca estn privados de uas, si bien de esta regla general debe exceptuarse el Rulu. La costumbre de las Aves modifica sobremanera la fuerza y magnitud de las uas; as es que las Andadoras, por ejemplo, las tienen rectas, espesas y obtusas; las Rapaces, enconvardas, ganchosas y aceradas, sirviendo mejor que para andar, para retener la presa que dichas aves desgarran. La ua del pulgar suele prolongarse en algunas gneros hasta el punto de adquirir una magnitud desproporcionada respecto los dems dedos, como sucede las Jacanas, que tambin se llaman Cirujanos, porque dicha ua se parece una lanceta segn lo puntiaguda y afilada que est. Las Alondras tienen adems, una ua posterior, cuya longitud excede en mas de un duplo las de delante. Muchas veces la correspondiente al dedo del medio est ensancharla y dentada en su borde interno, cuya particularidad resalta especialmente en las Garras y Papavientos.

Algunas aves tienen coronada la cabeza de cuernos como sucede al Faisn Npalo, bien tienen armados los tarsos de robustos espolones, como lo observamos, por ejemplo, en las Gallinceas y Francolines entre otras. Estos rganos parecen formados por la aglomeracin de varias plumas dispuestas del modo que lo estn los pelos que constituyen las astas de algunos mamferos.

La lmina crnea del pico, la cubierta slida y densa que reviste las dos mandbulas, es de la misma naturaleza que los espolones y las uas. Mr. Geoffroy Saint-Hilaire admite adems que dicha cubierta de los huesos maxilares tienen una analoga muy marcada con los dientes. Al examinar varios fetos de Loro, ha visto que el contorno de las mandbulas estaba provisto de cuerpos blandos, redondos y regularmente distribuidos, hasta el nmero de diez y siete en la parte superior, y trece en la inferior; de tal modo que los mas anteriores, que son extremadamente pequeos, se parecen los dientes incisivos, mientras los posteriores, mas gruesos y menos molestados en su desarrollo, reemplazan los molares, siendo redondeados y menos tuberculosos. Es de advertir que Mr. Geoffroy se convenci de la analoga que existe entre dichos cuerpos y los dientes, buscando debajo de aquellos en los alvolos, los cordones formados de vasos y nervios que all terminan.

distribucin geogrfica.

Cada pas produce animales que le son propios, y esta ley general, reconocida por Buffon, no sufre excepciones; si bien su autor, engaado por falsas analogas, la abandon en los ltimos tiempos de su carrera cientfica. Esta persistencia de la especie individual , en ciertos lmites, es una de las circunstancias mas admirables del Doder creador de la naturaleza : ningn animal se separa de las demarcaciones ni de las leyes impuestas su organizacin. No sucede otro tanto con los gneros: resultados de combinaciones totalmente artificales, debidas al entendimiento humano , fcil es concebir que los caracteres que se los atribuyen varan segn las circunstancias los diferentes modos de ser tomados por principal punto de analoga de desemejanza entre cierto nmero de animales.

Por consiguiente, resulta que algunos gneros pueden constar de especies peculiares pases muy diversos, s todas ellas se parecen por un conjunto de analogas, cuyo punto de partida es la comparacin y

 

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.