Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 24. Tomo 3. Los tres Reinos de la Naturaleza.



Anterior | Página inicial | Página siguiente

y conservar mucho mas tiempo las impresiones de los sonidos, el órgano de este sentido se maneja como un instrumento que el Ave se complace en hacer resonar; si bien estos sonidos comunicados y repetidos maquinalmente, no tienen ninguna relación con sus afecciones interiores; que no trasmitiéndole el sentido del tacto sino sensaciones imperfectas, solo puede adquirir nociones confusas déla forma de los cuerpos, aunque vea clara y distintamente su superficie; que es el sentido de la vista, y no el del olfato el que le indica de lejos la presencia de lo que le puede servir de alimento ; y por último que tiene mas necesidad de apetito, mas voracidad que sensualidad ó delicadeza de paladar.

Veremos también que pudiendo las aves sustraerse con facidad al poder del Hombre, y aun ponerse fuera del alcance de su vista, han debido conservar una índole salvaje y demasiado independiente para que pueda reducírselas el estado de verdadera aomesticidad; que siendo mas libres, y estando mas apartadas que los cuadrúpedos del imperio del Hombre, están menos contrariadas en el curso de sus inclinaciones naturales; que por esta razón tienen mas afición á reunirse, y que se observa en casi todas un instinto decidido por la sociedad; que obligadas á ocuparse de mancomún en las atenciones de su familia, y aun á trabajar de antemano en la construcción de su nido, conciben un cariño mutuo que se convierte en afección dominante, y se extiende después sobre sus hijuelos; que este sentimiento de ternura calma las pasiones violentas y aun modera la del amor, produciendo la castidad, la pureza de sus costumbres y la dulzura de su genio; que aunque dotadas de mayor fondo de amor que ninguno de los animales, gastan mucho menos en proporción, nunca se exceden, y saben sacrificar sus placeres á su deber; y finalmente veremos que esta clase de seres ligeros que la naturaleza produjo, al parecer en un momento de alegría, pueden sin embargo considerarse como un pueblo grave y honrado, del que con razón se sacaron fábulas morales, y ejemplos de conocida utilidad.»

Hasta aquí Buffon, y ya no nos resta para completar estas consideraciones generales, sino ofrecerlos párrafos mas importantes de los estudios que, como simple naturalista, hizo posteriormente el ilustre Les-son sobre las Aves.

del esqueleto.

La armazón o sea esqueleto de las Aves, no difiere considerablemente del de los Mamíferos, y todas las modificaciones que ha recibido se refieren á determinadas partes y tienen principalmente por objeto hacerla apta para la locomoción, así en el aire como en el agua ó sobre el terreno; y por consiguiente varía el juego de sus palancas según los medios en los cuales deben obrar.

Destinadas á ejercer la mayor parte de sus movimientos en un fluido de poca densidad, su osamenta, aunque sólida, debe ser de un volumen proporcionado y tener un peso relativo poco considerable, para exigir de los músculos un esfuerzo que no sea superior á las facultades del animal. Hasta se ha observado acerca de esto, que el aire penetra abundantemente en los pulmomes, nomenosque en el buche y la traquearteria de las Aves, y por lo que respecta á los huesos, hizo observar Camper por primera vez, que eran porosos ó llenas de intersticios, á fin de dar paso al aire, cuya masa disminuye notablemente el peso específico del cuerpo del volátil, relativamente á la cantidad del Huido aéreo que debe desalojar. Hacia lo alto del pecho se abre, según el sentir de algunos ornitologistas, un conducto destinado á dar paso al aire por una abertura practicada en la parte superior y mas gruesa del húmero. Además el esqueleto de las Aves se ve que está

porada lo emplea en la incubación ó en la cria de los hijuelos, y no vuelve á poner. Pero, si por casualidad se rompen los huevos ose destruye su nido, hace otro al instante y pone otros tres ó cuatro huevos; y si también esta obra se destruye, trabaja de nuevo y pone dos ó tres huevos mas; de consiguiente las dos últimas posturas dependen en parte de la voluntad del ave. Cuando la primera ha prosperado, no se entregan á las emociones del amor y á las afecciones internas que darían á otros huevos la vida vejetativa necesaria á su incremento y á su expulsión ; pero si la muerte arrebata su familia naciente ó próxima anacer, se entrega desde luego á sus afecciones, y acredita con un nuevo producto que sus facultades para la generación solo estaban suspensas, y de ningún modo agotadas, y que si se privaba de los placeres que preceden á aquella, era para cumplir con el deber natural del cuidado de su prole. De manera que en esto el deber supera á la pasión, y el cariño maternal al amor: el Ave al parecer se entrega mas fácilmente al sentimiento de ternura maternal que al deber; al menos siempre la obedece con preferencia, y solo á la fuerza prescinde del cariño ásus hijuelos y renuncia voluntariamente á los goces del amor apesar de hallarse en estado de disfrutarlos.

Asi como en las aves las costumbres son mas puras en amor así también los medios de satisfacerlas son mas sencillos en ellas que en los cuadrúpedos; aquellas no tienen mas que un modo de juntarse, mientras que en estos hay ejemplares de muchas y muy distintas posiciones: únicamente hay algunas especies, como la de la Gallina, en las cuales la hembra se baja doblando la pierna, y otras como la del Gorrión, en la que no varia su posición ordinaria y permanece en pié. En todas ellas la época de la cópula es sumamente corta, especialmente en las que permanecen en pié. La fuerza exterior (1) y la construcción interior de las partes de la generación se diferencian mucho de las de los cuadrúpedos, y hasta el tamaño, la colocación, el número, la acción y el movimiento de las mismas varian mucho en las distintas especies de las aves. Así es que en algunas parece que hay introducción efectiva, y que en las demás solo hay una fuerte compresión ó quizás un contacto sencillo; pero reservamos estos pormenores con otros muchos para la historia particular de cada ave.

Reuniendo bajo un solo punto de vista las ideas y los hechos que hemos expuesto, hallaremos : que el sentido interior, ó sea el sensorio del Ave está en su mayor parte lleno de imágenes producidas por el sentido de la vista ; que estas son superficiales, pero muy extensas, y la mayor parle relativas á las distancias y á los espacios: que viendo una provincia entera con la misma facilidad que nosotros vemos nuestro horizonte , lleva en su cerebro un mapa de los paises que ha visto; y que la facilidad con que puede recorrerlos otra vez es una de las causas determinantes de sus frecuentes paseos y de sus emigraciones. Observaremos que siendo el ave muy propensa á conmoverse por el sentido del oido, cualquiera ruido repentino debe agitarla con violencia, causarle miedo y obligarla á huir, y por el contrario se la puede atraer con sonidos dulces; que siendo los órganos de la voz muy fuertes y muy flexibles, el Ave no puede dejar de hacer uso de ellos para expresar sus sensaciones, trasmitir sus afectos y hacerse oir í larga distancia; pero puede también expresarse mejor que el cuadrúpedo , puesto que tiene mas signos, es decir mas inflexiones en la voz; que pudiendo recibir con facilidad,

(i) Casi todas los aves tienen dos miembros, uno ahorquillado que sale por el ano extendiéndose hacia fuera. En algunas especies esta parte es de un tamaño notable y en otras apenas se percibe. La hembra no tiene, como en los cuadrúpedos , el orificio de la vulva debajo del ano sino encima, y en vez de matriz, tiene unos simples ovarios.

Anterior | Página inicial | Página siguiente

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.

 



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.