Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 14. Tomo 3. Los tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



ilan con maternal corazn su familia, sin confiarla mercenarias nodrizas; ellas mismas desarrollan su instinto, y la instruyen. El pequeo Cisne ansia ya ensayar sus tiernos miembros en las orillas de un estanque; el padre y la madre aplauden sus esfuerzos, admirando aquella nueva generacin, digna de sucederles. Tantas maravillas nos persuaden perfectamente que existe un santo y celestial impulso que determina la conservacin y perpetuidad de las especies! Y quin no reconocera en esto la maravillosa obra de la Divinidad creadora ?

Las aves llegan su completo incremento mas pronto que los cuadrpedos, y son mas precoces, tal vez por efecto de la actividad inherente su constitucin; y no obstante viven largo tiempo. Cada especie ha sido organizada para determinado gnero de alimentos, como para un clima y lugar; para una peculiar ocupacin en el estenso imperio de la naturaleza; sin que jams pueda separarse, ni intente salirse de su condicin natal. Las aves de presa, semejantes los tiranos de la tierra, privados de amigos, anillan solitarias en la concavidad de un rbol, parodiando los antiguos varones encerrados en su castillo feudal; se arrojan sbitamente sobre su vctima, la arrebatan por los aires, la despedazan su placer, embriagndose de sangre entre gritos de espantosa alegra. Cuando los Buitres meditan una lejana expedicin se renen como una cuadrilla de bandoleros, llaman la nobleza la guerra, convocan sus vasallos, y marchan al pillaje como un ejrcito: refirese que as pasaron desde el frica y el Asia Europa, despus de la batalla de Farsalia devorar los sangrientos despojos de la ambicin de un usurpador. Asi se ve en el invierno un negro batalln de Cuervos disputarse algun cadver corrompido, publicando su alegra con estrepitosos graznidos. Volando silenciosamente las aves nocturnas, hieren su vctima entre las sombras, la asesinan como traidores; pero el guila generosa declara la faz del sol la guerra sus enemigos, los combate con audacia; como si despreciase una victoria fcil obtenida por sorpresa.

Los delicados y pequeos pajarillos, amables como la infancia, se renen para juguetear; parece que no viven sino para amarse, para celebrar y gozar la dicha, para confiarle sus dulces placeres. Los unos, como los Pitagorreos los Gimnosolistas de la India, viven de frutos; estos, imitadores mas bien modelo de los pueblos ictifagos y navegantes, se alimentan de la pesca de las riberas del Ocano; otros, diestros cazadores, cogen los Insectos en el aire, en el centro de los bosques, purgando la tierra de esa molesta gusanera, que aniquila la verdura y las flores. Rival del rabe, el Avestruz, establece su morada en los ardientes arenales del Oriente, y desafia en la carrera la ligera Gacela en presencia de los animales del desierto. Mas all el solitario Mirlo, semejante al antiguo Orfeo, canta su tristeza y sus amores, y parece demandar los ecos su Euridice; mientras que la Zumaya Pjaro de la muerte gime como el ermitao en las antiguas y ruinosas torres durante la noche.

Las Lumas, Cuervos marinos, Albalroses, Pjaro-bobos y otras aves piscvoras se distinguen por su insaciable rapacidad: no contentas con hartarse de Peces y Mariposas todas horas, los vomitan algunas veces para devorar otra nueva presa, como lo hacia el emperador Vitelo: arpas hambrientas, aves impuras, borda repugnante, se lanzan apandilladas sobre todo lo que encuentran y destrozan lo que no pueden arrebatar. Se las ve ardorosas en medio de las borrascas registrar con ansiosa mirada en el seno de las aguas, arrojarse sobre las gigantescas Ballenas, y despedazar las carnes todava palpitantes; arrancando giras grasientas del lomo de los Bueyes marinos, que encuentran barados, lanzan al cielo horribles clamores, que se confunden con el mugido de las olas y la estrepitosa detonacin del rayo. As, mientras asombrado el marinero echa la ltima ancora, las Paviotas, desplegando sus blancas alas, se arremolinan impetuosas entre las negras nubes del cielo, como las hojas d los rboles arrancadas por el huracn en los ltimos das del otoo; regocijndose, al parecer, en medio de la tempestad.

Mientras mas adelantamos en la histeria de las aves, mas inagotable serie de maravillas se presenta nuestra vista. Yo podr daros conocer una ave dedicada A pastos, que guarda los rebaos y vigila por su seguridad: este pjaro es el Jacinto d Amrica, muy semejante nuestras Gallinetas: l llama con su extensa voz las ovejas que se estravian, las conduce picotazos al aprisco hirindolas con los aguijones que tiene en sus alas. Pudiera citaros otro pjaro ventrlocuo, el Agam, que produce en su vientre sonidos roncos y profundos, y es muy propsito para domesticarlo; bien esa Grulla coronada de un bello penacho, nombrada Seorita Dama ele Numidia, que gesticula, salta y baila naturalmente como si fuera la actriz de las aves. Por qu asombroso mecanismo esa Garza real, apoyada en una sola pierna, como sobre una estaca, duerme sin caerse? Es porque la naturaleza le concedi ese resorte, del cual usa su arbitrio para impedir que se doblen sus largas zancas: y esa Ave-fragata de poderoso vuelo, y el Lab Estercorario, que, no pudiendo pescar por s, persiguen las Gaviotas y otras voraces aves, hasta hacerlas soltar la presa que recogen ellos al caer. El Cuervo marino va pescar para el chino que lo educa, y le pone al cuello un estrecho anillo de hierro para que no pueda tragarse la pesca. Cuntas Ranas, cuntos inmundos Reptiles de los que deja el Nilo entre el lodo despus de sus innundaciones no destruye el Ibis para purificar la tierra? Cuntas Serpientes destroza en frica el pjaro Secretario? El Aguija-bueyes libra las bestias de los insectos que las molestan: la Golondrina Salangaria construye con animales marinos un nido muy estimado como delicioso restaurante por los chinos. Las Palomas, semejantes los contrabandistas, siembran la nuez moscada y otras especies aromticas que han comido en las islas del archipilago Indiano, destruyendo por tal medio un monopolio de los Europeos. Diversas aves acuticas engullen la freza indigesta y purgante de algunos pescados, y van deponerla en los lagos que existen en las altas montaas, propagando as aquellos Peces en lugares inaccesibles inhabitados. Disgustados los colonos de la Carolina por los estragos que causaba una ave granvora, resolvieron destruirla; pero los Insectos nocivos que ella devoraba se multiplicaron tan asombrosamente que hubieron de emplear iguales trabajos para volver traer y propagar aquella especie de Gorrin. Tan sabiamente ha combinado la naturaleza las relaciones de los diferentes seres entre si!

Pero sin ocuparnos mas tiempo con estas referencias, vamos concluir con la historia de las emigraciones y viajes de las aves. Estos animales, mas areos que terrestres, llegan hacerse verdaderos cosmopolitas: ellos forman repblicas ambulantes, que atraviesan la atmsfera en pocas regulares, remontndose en alas del viento y ejecutando evoluciones areas: ya se estrechan en forma de falanje figurando un tringulo, ya se extienden en lnea de batalla, se dividen en ligeros escuadrones. La tierra y sus climas tienen menos influencia sobre ellos que sobre los cuadrpedos. Este flujo y reflujo de aves que circulan por la atmsfera en numerosas bandadas, que establecen una correspondencia entre las diversas regiones, forman una especie de equilibrio de vida, enviando los paises clidos sus aves durante el verano los climas templados, y en cambio las regiones fras durante el invierno las suyas. Por un instinto-admirable conoce el ave los vientos que la convienen, la

 

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.