Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 12. Tomo 3. Los tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



posada bajo el ramaje del bosque desde que raya el alba, exhalando sus quejas y amorosos suspiros. Ora conduciendo su amada lo mas impenetrable del soto, le pinta all sus deseos, su vivo ardor; ora lanzando al aire gritos de alegra y de triunfo, desafia al combate sus rivales. Mrasele ardiente perseguir su conquista prodigando solcitos cuidados su hembra, consolndola, buscndola alimento y defendindola cantando dulces romances para aliviar sus penas maternales: tal vez refiere su esposa hijos la historia de sus padres, las aventuras de su vida; el ave de paso quizs describe sus hijuelos las futuras emigraciones, instruyndolos en el paso de los mares, ensendoles los sitios destinados para descanso, los nuevos climas que deben recorrer un da juntos. Y si las aves no razonan como nosotros; quin sabe todo lo que pueden decir en esas estrepitosas asambleas, que celebran bajo las sombras florestas? Quin podr adivinar todo lo que pasa en esos misteriosos asilos, las intrigas de amor, los enlaces secretos, la polica, las leyes, las costumbres de esta repblica aerea y nmade, que puebla las vastas extensiones de la atmsfera?

Los machos de las aves Gallinceas, de las Zancudas, Palmpedas y otras especies polgamas, se asocian menos con sus hembras que los mongamos; porque mientras mas se divide el afecto, menos duradero y vivo es: por eso estos pequeos sultanes desde que sus numerosas hembras principian poner, les abandonan todo el cuidado de la incubacin y del alimento de los hijos. Tambin suelen verse algunos de estos machos muy ardientes arrojar y romper los huevos de una nidada, para obligar una tmida odalisca de su serrallo entregarse nuevos amores. Sabido es que las aves pueden hacer una postura nueva aunque menos abundante que la primera, cuando esta ha sido destruida, y no se halla muy adelantada la estacin. Estos machos polgamos son unos tiranos muy zelosos, que abusan de su fuerza para esclavizar sus hembras, cuya esclusiva posesin pretenden perteneceras: si un rival se presenta, ya est encendida la guerra: los Gallos, los machos de las Codornices, de las Perdices, los Pavos de mar, y en general los de todas las Gallinceas y del mayor nmero de las escolopceas son atrevidos, colricos, y se hallan prontos siempre para combatir. Por eso la naturaleza arm unos con espolones, con cascos otros, con aguijones en las alas, adems del pico y de las uas. El ardiente macho de las Gallinceas posee voz estrepitosa: berizando sus plumas, irguiendo la cresta y entreabrindo las alas, levanta fieramente la cabeza,y de una mirada mide su adversario: lo llama sobre la arena, lo hiere con numerosos picotazos con sus agudos espolones, hasta obligarlo a una vergonzosa fuga: insolente algunas veces en la victoria, trata al vencido como un ser afeminado, sometindole la mas cruel ignominia, y vuelve triunfante su arena satisfacer sus inmensos deseos castigar las esposas infieles sus leyes, desgracia para el vencido! Las hembras, testigos de su derrota, insultan su desdicha, y acreditan con sus desdenes que este sexo es en todo el mundo partidario del valor, de la fuerza y de la victoria, para conservar la nobleza de las especies.

Como una sola hembra basta casi siempre los machos mongamos, hallan por eso mas facilidad de apagarse y se baten rara vez: tambin se estrechan mas su compaera, concentrando su afecto en ella sola: la ayudan construir el nido, suelen alternar en la incubacin y en cebar los hijuelos, entretenindola con sus cantos; contraen finalmente mas ntima unin, forman una familia, en que las fatigas, las diversiones y las penas se comparten con igualdad: dulce alianza por la cual los esposos fieles no esperimentan sino un mismo sentimiento, no tienen mas que un solo corazn, y en la que el amor hace leves todos los males. Tales son las Trtolas, las diversas especies de Palomas, los

Por su mano los alimentos; mientras que los otros os mantiene en los establos en los patios, lejos de su habitacin, sin usar de ellos mas que para su alimento.

Pero esas especies brutas demuestran tambin sensibilidad industria en sus amores, que son la grande ocupacin de las aves, y yo reclamo atencin sobre este objeto el mas importante de su historia. Efectivamente, esa extensin y respiracin de las aves, ese ardoroso temperamento que en ellas hemos observado, las constituyen mas impetuosas en el amor que todos los dems animales, hacindolas mas capaces de multiplicar con frecuencia los testimonios de l. Estas calidades influyen en su canto, en su plumaje, en la producion de sus armas, de sus defensas; finalmente, sobre toda su organizacin, como sobre su inteligencia.

Todos los machos de las aves ostentan colores mas brillantes en sus plumas, as como tienen desarrollada la facultad de cantar, Mirad junto su hembra desconsolada y de color gris negruzco este Pavo-real con sus gargantillas de azul y zafiros, coronado de un penacho de oro y esmeraldas, y cubierta la espalda con el manto ricamente bordado: desplega al sol esa cola de cien ojos repartidos en largas, ondeantes y matizadas plumas, que resplandecen con el brillo de todas las piedras preciosas del Oriente, y aunque envanecido el animal con su esplendoroso ornato, est prendado de su modesta compaera, sin duda porque le cautiv con esa misma modestia. Los machos jvenes tienen al principio el plumaje oscuro y sin lustre, semejante al de las hembras; pero cuando llegan la pubertad y sienten el amor, ostentan el lujo de sus resplandecientes colores, vstense do las nupciales magnificas ropas, que prdiga les regal naturaleza para fascinar los ojos de su hembra. As que ha pasado la estacin de los amores, el Pavo-real pierde su bella cola, el Combatiente de mar su abigarrada gorguera, muchos Faisanes y Pintadas mudan su hermoso plumaje; las crestas, las carnculas y otros adornos de la cabeza se descoloran: parecen estas aves desgraciadas, tristes y envilecidas cuando han desaparecido aquellos dias. Ese encantador Colibr suelta con despecho el plumaje, esplendoroso de oro, de rubes y zfiros, de amatistas y esmeraldas, con el cual poco hace brillaba en el aire revoloteando entre las llores, sin posarse nunca en ellas; pero volver la primavera, y con ella los amores, la belleza y sus placeres.

La naturaleza, equitativa en sus liberalidades, no ha sido injusta bajo ese respecto con las especies quienes ha privado de tan fastuoso brillo: sin duda el Ruiseor, la Curruca y muchas otras pudieran quejarse del colorido comn gris terreo de su plumaje, del vestido no ya modestosino mezquino, comparado con el de tantos apuestos galanes del imperio voltil; pero aquellos no estn noblemente resarcidos con el don de la elocuencia? por ese talento tan maravilloso como encantador de expresar su amorosa pasin, de lamentar tiernamente sus penas, de hacer resonar los bosques con sus apasionados y sinceros acentos? Que desprecien esos brillantes ropajes, disfraz comunmente de la necedad y el orgullo: el Pavo-real, el dorado Faisn, la Cerceta de la China, todos estos fastuosos Fcares vengarn sobradamente estos Orfeos y Anfiones, no abriendo el pico sino para dar gritos insoportables y ridculos; y cuando el curso de los aos haga desaparecer todo ese opulento aparato y haya disipado esa ilusin seductora, avergonzado el Pavo-real, confusa la Cerceta, irn ocultar su ignominiosa desnudez bajo algn zarzal, mientras que el modesto msico ser cuidado esmeradamente en los aposentos de los reyes de la tierra.

Al retorno de la primavera, cuando un sol apacible hace germinar las yerbas de los rboles y aparecer las primeras flores, principia el ave cantar sus placeres

 

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.