Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 11. Tomo 3. Los tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



extensin del cuello sirve como de embocadura. Tambin tienen en algunos machos cerca de la glotis una especie de tamborcillos seos, donde retumba la voz con mas fuerza: este aparato musical aumenta prodigiosamente la extensin de la voz. El Mirlo se hace oir mas distancia que un Hombre, y cuando la Cigea despide sonoros clamores desde las altas regiones del aire, los propaga su circunferencia cerca de una legua; mientras que el espantoso rebuzno del Asno, y aun el ronco rugido del Len y del Guarino, animales mucho mas potentes, y cuyas voces, resonando en la tierra, son refractadas por el suelo y no ocupan mas que media esfera, no son tan estrepitosas como las del Pavo real, el Aade el Pato, y aun el graznido del Cuervo. Las aves de mar principalmente poseen una voz extremadamente sonora, porque la naturaleza, conociendo cuan necesaria les era para hacerse oir de sus compaeras grandes distancias y entre el mugido de las tempestades, ha dado prodigiosa fuerza sus agudos clamores, falta de los cuales tienen que usar de una bocina los marineros.

Los Papagayos,Urracas,Grajos, Cornejas, Estorninos y otras diversas especies, provistas de pico muy ancho y de lengua carnosa anloga la del Hombre, pueden articular algunas frases, expresar, digmolo as, la materialidad de las palabras; pero sin entender su valor, sin distinguir siquiera los diversos idiomas humanos. Parloteando sin cesar, rara vez y por casualidad aplican bien las voces que han aprendido; porque, no siendo las ideas de los animales mas que impresiones fsicas, que ninguna relacin tienen con los abstractos pensamientos del Hombre, no existe efectivamente relacin alguna de pura inteligencia entre ellos y nosotros, sino meramente una correspondencia de afecciones corporales. Ciertamente nosotros hablaremos un Papagayo, y l nos escuchar; pero sin comprendernos repetir machas palabras, no ser que a ellas acompaemos un gesto expresivo, un acento natural que determine su verdadero sentido. La voz articulada no es por s sola mas que un mero ruido, que hiere mecnicamente el oido del ave, del Perro del Mono; solamente el tono, la accin es lo que pueden comprender. Estudia, pues, el animal nuestros movimientos corporales, la pantomima de nuestras pasiones; y cuando con mansedumbre acude la dulce voz que le llama para degollarlo, viendo preparado el cuchillo que ha de servir para tal acto, solo del materialismo de l le penetra, mas no del pensamiento. Asi el Papagayo no comunica de modo alguno su propia especie el arte de hablar que nosotros le enseamos; ni aun sus hijos lo transmite, sino que contina entendindose con ellos por medio de gritos y seales. Nada que proceda del exterior entra en la raza peculiar del animal; cualquiera modificacin extraa se extingue con el individuo se borra en l por s misma.

Sin embargo, las aves cantoras pertenecen las familias mejor organizadas y mas inteligentes de estos animales: su aptitud para instruirse prueba cierta flexibilidad, cierta analoga de sensibilidad con nosotros. Demuestran mas afcion, se nos familiarizan mas por razn de sus amables cualidades, por su naturaleza mas delicada, que no es fcil definir; mientras que las Gallinceas, las Zancudas Escolopceas, y las Palmpedas parecen generalmente mas brutas, mas indciles y de carcter mas spero: son verdaderos parsitos interesados, mas bien groseros comensales del Hombre, que huspedes fieles sinceros amigos suyos, como el Canario, la Curruca y los dems pequeitos msicos de nuestros salones. Por eso el Hombre no ceba a la Gallina, al Ganso y otras especies de estas aves, sino como bestias que ha de inmolar cuando necesite de ellas; conserva aquellos primorosos pajaritos que le deleitan con sus melodiosos gorjeos le distraen con su chachara; partiendo con ellas su inorada y dndoles

los antiguos griegos; y por eso los europeos, entre los cuales las mujeres tienen en el comercio de la vida derechos iguales los hombres, estn mas civilizados que los asiticos, los cuales son taciturnos con ellas y las guardan en perpetuo encierro. Quiz las mujeres son la causa principal que haya contribuido perfeccionar las sociedades modernas por medio del lenguaje. Las aves mas sociales son igualmente las que por la extensin de su voz sobresalen entre las dems especies; y se asegura que los Ruiseores de algunos paises cantan de manera diversa que los de otros; como si estas naciones voltiles tuviesen cada una su idioma dialecto particular. Debemos el sabio ornitlogo M. Vieillot la observacin de que los Ruiseores, que no se han criado con sus padres, cantan peor que los instruidos por ellos. Las aves polgamas, como son las Gallinceas, no poseen esa flexibilidad de tonos en el canto, estas modulaciones interesantes que obtienen las mongamas, y son tan propsito para enamorar la hembra. El Gallo, desptico sultn en su propio serrallo, espresndose con arrogancia, obliga las hembras someterse su voluntad: su voz altanera es como la del tirano que manda; mientras que el Verdern el Gilguero, amables trovadores de nuestros bosques, cantando sus tiernos romances, cautivan el corazn de sus dulces amigas, sin aspirar otros derechos sobre ellas que los del amor. Sucede entre las aves lo que en la especie humana: cuando las hembras son muy numerosas muy fciles, los machos, dspotas y celosos, se dan importancia, prevalindose de la escasez de su sexo; y cuando las hembras son en corto nmero, se hacen reservadas y severas, obtienen su vez el imperio, constituyndose los machos en esclavos suyos.

Oh, cunto embeleso causan esas voces ya fuertes y sonoras, ya dulces y agudas, tan espresivas y melodiosas en el silencio de una bella noche, cuando el murmullo del viento y de los bosques cesa, como para escuchar los conciertos de esos msicos de la naturaleza !Ya la orquesta preludia algunos tonos y repentinamente se oye al Ruiseor, joven Orfeo de la primavera, entonando el himno celestial que le ense el Gran Ser, cuando por la vez primera hizo palpitar en su seno el fuego de la vida. Sus rivales repiten en grata cadencia el estribillo inmortal de alabanzas la naturaleza, acompaados de los quejumbrosos acentos de la Curruca, los melanclicos suspiros de la Zumaya, que se escuchan por intervalos en la elevada copa de una vieja encina. Los pajarillos ocultos entre el espeso follaje saludan en armonioso concierto al Poder Supremo, que les dio el ser; y cuando al nacer del alba brilla radiante el sol en el Oriente, cada una de esas criaturas celebra al Padre de la luz con deliciosa armona. La viuda con su plumaje de luto en las riberas del Senega!, el Bengal-escarlata bajo las floridas sombras de l India, el Mirlo de cien lenguas en los bosques americanos, elevan cada dia al cielo desde estas fecundas regiones el homenaje de su gratitud, la espresion de su amoroso delirio, y el eco repite incansable tan dulces canciones. Oh, quin nos transportara tan afortunadas riberas para escuchar esos mgicos conciertes en medio de embalsamados bosques, en aquellas soledades llenas de secretos encantos, de sublimes pensamientos! Jams, ay triste! resonaron en mi oido aquellos encantadores acentos! Yo os repitiera en lenguaje muy diferente de este vulgar idioma los sentimientos deliciosos que habran inspirado en mi alma!

En nada se ha mostrado la naturaleza mas prdiga de medios como en la construccin de la garganta de esas aves canoras: su traque artera, formada de anilltos cartilaginosos y sonoros, tiene la figura de una trompa, provista de estrangul en su extremidad inferior, hacia la bifurcacin de los bronquios y cerca de los pulmones; de modo que toda la parte superior

 

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.