Pasapues > Buffon > Los Tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 3

Zoología. Aves. Página 5. Tomo 3. Los tres Reinos de la Naturaleza. Buffon. Los Tres Reinos de la Naturaleza, Tomo 3.



prudencia y razn, deca el mismo Montaigne, se encuentra mas diferencia de tal tal hombre que de tal animal tal hombre: fcil es ver lo que aviva en nosotros el dolor el deleite, que es la agudeza de nuestro espritu. Las bestias que lo tienen mas oculto dejan su cuerpo gozar libre y sencillamente de los sentimientos. Si no altersemos las facultades que nuestros miembros poseen en ese concepto, es de creer que lo pasaramos mejor; habindoles dado la naturaleza un justo y moderado temperamento para el dolor y el deleite; y no puede dejar de ser justo lo que es uniforme y nico. Adems puede aadirse que las bestias, no teniendo idea de la muerte, se hallan libres de una de las principales causas de los males que afligen tantas personas; y en este concepto como en muchos otros la vida de bestia puramente natural no es la peor filosficamente razonando; sin que por ello se deduzca que sea preciso andar cuatro pies y acostarse en los bosques. Cuan fcil fuera acumular slidas razones en favor de esta sencillez de la vida animal, como el buen Plutarco, cuando nos representa arguyendo contra Ulises uno de sus companeros, transformado en bruto por Circe! Grillus, contento con su metamorfosis se opone al pensamiento del rey de Itaca, que quiere restituirlo la vida humana: l llama al Hombre el mas miserable, el mas infeliz, el mas injusto de los animales que existen en el mundo; el nico susceptible de locura, y que en el colmo de la desgracia osa atentar contra su existencia. Prueba que las bestias no carecen de prudencia, de templanza, de valor y equidad entre s; que los crmenes y la mentira le son desconocidos y pertenecen como esclusiva propiedad al Hombre; que ellas no se esclavizan las unas las otras, ni tienen necesidad de leyes que las obliguen vivir bien, les impongan castigos; que sindoles extraa la avaricia y la vanidad, principal origen de la ambicin y de las furiosas guerras que origina, estas no tienen efecto por tales motivos; que aun las aves, haciendo uso de sus sentidos con sencillez y naturalidad, jams se exceden de una prudente regla en la comida, la bebida y dems necesidades; ni en sus amores discretos y conformes con las leyes universales; de cuyo modo se preservan de muchas enfermedades; y como no excitan preternaturalmente su apetito con los condimentos, guisos y lquidos fermentados, nunca experimentan indigestiones, embriaguez ni otros desarreglos. Cuando el ave sufre algunos males fsicos, guiada por un instinto mas hbil que nuestras ftiles terias, hace lo que le es conveniente; sin atormentarse con penosas inquietudes; cumpliendo pacificamente cuanto le dicta tan ingenioso y augusto maestro.

Tal fue la admiracin que las buenas cualidades de los animales causaron en los pueblos mas antiguos y clebres por su sabidura que bajo su emblema adoraron los atributos divinos, que representaban. No era pues al buey Apis, ni al perro Anubis, ni al Cocodrilo y los Cercopitecos, ni Ibis en si mismos, quienes adoraban los egipcios en sus templos; sino los maravillosos atributos de la Divinidad, que hallaban en las costumbres de estos animales. Virgilio, el sabio Virgilio, examinando el orden y la laboriosidad de las abejas, est dispuesto concederles una especie de inteligencia celestial, y Salomn propona por ejemplo al perezoso la solcita hormiga. Que descienda, pues, algo el Hombre de ese alto grado de orgullo con que se clasifica s mismo! Que no crea que la sabidura es exclusivo patrimonio suyo en el universo! Que estudie la moral de las otras criaturas, de los antiguos compaeros de su estado salvaje, y hallar tiles y agradables ejemplos, defectos de que corregirse....!

Ninguna clase de animales presenta mas energa en los medios de transportarse, ningunas figuras mas brillantes, y alegremente sobre el globo; ninguna, amores mas impetuosos y costumbres mas independientes Un pico, plumas, dos alas y dos patas dan conocer facilsimamente esta clase de animales de sangre caliente, que tienen un corazn dos ventrculos igual nmero de aurculas, que respiran un considerable volumen de aire por medio de grandes pulmones, que ponen huevos de cascaron mas duro que el que tienen los de todos los dems ovparos. La facultad de volar no es atributo del ave sola, pues que existen murcilagos, dragones-volantes, especies de lagartos alados, pescados volantes y una multitud de insectos provistos de alas, mientras que el Avestruz y Casoar, las Urias y Pjaros-bobos, aunque son indudablemente aves y tienen alones rudimentos de alas, no son capaces de elevarse en el aire. Tambin carecen las aves de algunas partes que poseen los cuadrpedos: su cerebro es ya menos perfecto, pues faltan en l el cuerpo calloso, la bveda (tornix) y la membrana transparente (sclum luddum), y est compuesto de seis tubrculos principales. No tienen estos seres voltiles labios, ni dientes visibles, ni concha exterior de las orejas, ni cola carnosa, ni epiglotis; tampoco diafragma, ni vegiga urinaria. Las hembras en vez de matriz, tienen solamente un oviducto, y las partes sexuales de los machos estn colocadas mas interiormente que en los cuadrpedos: sin embargo los huesos de las alas pueden compararse perfectamente con los del brazo y antebrazo del Hombre y de los Cuadrpedos, salvas las proporciones de forma y tamao, porque todos los animales vertebrados estn interiormente como vaciados sobre un mismo modelo, segn lo demostraremos en diferentes ocasiones.

Yo me propongo delinear esa maravillosa analoga, que la naturaleza estableci entre esta y la precedente clase del reino animal, familia por familia; y como cada mamfero est representado, por decirlo as, entre las aves. La naturaleza se complace en volver caminando por sus mismas huellas, y de semejantes reminiscencias suyas se encuentran muchos agradables ejemplos entre las flores.

Como la primera familia de los cuadrpedos ha sido la de los Monos, la primera de la clase de las aves debe ser la de los Papagayos. Unos y otros son trepadores, viven reunidos en gran nmero sobre los mismos rboles, en los mismos climas clidos de entre los trpicos y se alimentan con idnticos frutos; todos son mongamos se parean con una sola hembra; tambin son mmicos, propensos imitar, remedar las acciones y aun la voz de los otros animales, y susceptibles de domesticarse en igual grado; manifiestan, en fin, una inteligencia y destreza naturalmente superiores la de otras especies de su clase. Si los Sapajes de Amrica tienen una cola flexible y prehensil, con la cual trepan las ramas de los rboles, los Guacamayos Papagayos de Amrica se sirven de igual modo de su grande y tiesa cola. Los machos comparten con su hembra los tiernos cuidados de la progenie; ellas no ponen mas que dos huevos. Son pjaros chillones, tienen el pico ancho y corvo; su vida es larga y activa; sus carnes son de mucha fibra; las tintas del plumaje fuertes y brillantes; sus pies cortos y robustos tienen dos dedos delanteros y dos traseros, proporcionados as para asirse mejor las ramas, porque, lo mismo que los Monos casi nunca andan por la tierra. Ellos gustan de los pases secos y clidos, de los bosques solitarios y de las altas palmeras cargadas de frutos azucarados. Puede, por consiguiente, decirse que los Papagayos son los Monos en la clase de las aves. Las especies de Monos de hocico agudo llamados Maquis estn representadas igualmente por las aves trepadoras de pico agudo: tales son las Urracas, Oropndolas, Abuvllas y Arvelas, que tambin devoran los Insectos, Orugas y Larvas, cuyos nidos buscan y extraen de entre las cortezas de los rboles: por eso se les ve continuamente andar como arrastrndose alrededor de

 

Índice de páginas y de contenidos,
Índice de ilustraciones.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.