Zoología. Mamiferos. Anatomía y Fisiología. Página 278. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2.. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon. > Los Tres Reinos de la Naturaleza. > Tomo 2.

Zoología. Mamiferos. Anatomía y Fisiología. Página 278. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2.


ral en los Aplacentarlos, el desarrollo considerable del oluranon, el movimiento rotatorio que pueden ejecutar los miembros posteriores, y la facilidad de los movimientos do pronacion y supinación, sobre todo en aquellos que deben ejecutar manipulaciones necesarias para la introducción del feto en la bolsa inarsu-pial. Estas condiciones del sistema óseo se encuentran en todos, aunque sus miembros sean á propósito para otras funciones; los unos son trepadores y poseen un pulgar que les ha valido el nombre de Pedimanos; otros deben cavarla tierra, como el Wombat y el Equidno; otros son digilígrados y armados de garras encorvadas; otros en fin son acuáticos, como el Queironecto y el Ornitorinco. Notaremos también que en los Monotremos, cuyo esqueleto recuerda los tipos Ovíparos en algunas di- sus disposiciones, se encuentra sin embargo el mismo número de falanges que en los otros Mamíferos , lo que no tiene efecto en ninguno de los Taurios.

Hemos tenido ya ocasión de hablar del hioides.de los Aplacéntanos cuando lo hicimos del de los Mamíferos en general.

Debemos también hacer mención de un aparato muy singular propio de los Monotremos, proporcional-mente mas pequeño en el Equidmo que en el Ornitorinco y que consiste en un espolón situado en los pies traseros cerca del talón. En la juventud se encuentra este órgano en los dos sexos; mas á medida que el desarrollo hace progresos, desaparece en la hembra y persiste al contrario en el macho, en el cual adquiere mayor extensión. Este espolón es cónico, un tanto corvo, termina en una punta aguda, y está formado de una sustancia semejante al cuerno. Le atraviesa un canal en toda su longitud y parece destinado á verter en su rededor el producto de la secreción de una glándula á la cual se aboca. Este aparato recuerda por su forma el espolón de algunas Aves; y es análogo por su composición , á los aparatos venenosos que poseen ciertos Ovíparos. Algunos han deducido di' esta relación de estructura una identidad en la función, y atribuyeron por consiguiente una acción tóxica á la secreción de la glándula crural de los Monotremos. Parece, sin embargo, que este aparato no es una arma tan formidable y que su uso está mas relacionado con la generación, ora sea que la secreción sirva para escitar los ardores de la hembra, ora deba juntarla y asegurarla para el coito, ora en fin presente una arma á los machos cuando se disputen la posesión de una hembra.

sistema de la circulación en los mamíferos aplacentarios ; glándulas sanguíneas.

La principal modificación que caracteriza el sistema vascular de los Aplacentarlos es la falta de la fosa oval en la aurícula derecha y la existencia de dos venas cavas superiores que cada una tiene embocadura separada ; este último carácter se encuentra escepcio-nalmente entre los Placentarios, en el Elefante, como lo indicamos ya, y también en algunos Roedores; el primero es propiedad de los Aplacéntanos ó á lo menos de los Marsupiales, puesto que Meckel dice haber encontrado una fosa oval en el corazón del Ornitorinco , circunstancia que podría indicar una vida intrauterina mas prolongada en los Monotremos.

Los glóbulos de la sangre son discoideos en los Aplacentarlos como en los Mamíferos ordinarios; el apéndice auricular derecho está dividido, en los Marsupiales, en dos partes de las cuales la una se halla situada delante y la otra detrás de la aorta.

El timus falta en los Marsupiales, lo cual depende quizá de la precoz formación de los pulmones, como también del pequeño volumen y del desarrollo gradual del cerebro; se sabe, en efecto, que en los Oví-

dos de desarrollo en los Marsupiales en los cuales el Koala y el Womhat conservan siempre el cuerpo del atlas eñ estado cartilaginoso.

Las vértebras sacras varian en número en los diversos animales del tipo Aplacentarlo. No existe mas que una en los l'eramelos, Kanguros, Dasiuros y Orni-torincos; tres eli el Equidno; cuatro en el Mirmeoobo. En el Wombat, considerándosele como sacro todas las vértebras que están soldadas en esta región, el número de ellas se elevaría á siete; será de tres si no se cuentan mas que las unidas á los huesos Íleos. Resulta una especie de disposición intermedia que deja mas indecisa la distinción entre las vértebras sacras y las caudales.

Parece que fáltala cola en el Choeropus; es muy corta en el Koala. Vieneá ser, al contrario, extremadamente larga en un gran número de Marsupiales, sin que por esto el número de vértebras caudales indique su proporción exactamente, pues que esta es debida al volumen del cuerpo de las mismas. El Didelf/hus canrrivorn presenta treinta y una vértebras caudales; al Ornitorinco veinte y una, y el Equidno trece. En los Marsupiales que tienen cola muy larga se encuentran los huesos en V, que se han visto en algunos Mamíferos ordinarios, y sirven para preservar los vasos de todo contacto funesto. En el Kanguro, que se sirve de la cola como de un tercer miembro posterior, todas las vértebras caudales están provistas de estos huesos, que faltan en el Ornitorinco, aunque su cola es muy desarrollada, fuerte y aplastada; están reemplazados en este animal por una cresta que forma el mismo cuerpo de la vértebra, y cuyos usos fisiológicos son iguales. Los Falangeros y los Didelfos tienen la cola prensil.

El esternón presenta en l:is Monotremos una disposición notable que, combinarla con la composición de la espalda, contribuye á dar al esqueleto de estos animales un nuevo carácter de semejanza mas intima con el esqueleto de los Ovíparos, Aves y Taurios. EI primer hueso esternal, ó el apisternal, toma la forma de una T cada unó de cuyos brazos se articula, por el borde anterior del omóplato, con una apólisis saliente que representa el acromion. A esta misma apófisis concurren las clavículas que se tocan por debajo, se unen á lo largo de cada ramo transversal y concluyen por soldarse con ellos. Un hueso que corresponde al coracoi-deo de las Aves, concurre con la cabeza del omóplato á formar la fosa glenoidal, donde la cabeza del fémur es recibida: este coracóideo se articula además con el segundo hueso del esternón y también con un hueso plano llamado epi-coracóideo, que se une con el cabo del hueso en T, extendiéndose también por debajo de las ramas transversamente. En los Lagartos y principalmente en el Ictiosauro es donde el episternon y las clavículas presentan condiciones semejantes en su forma , desarrollo y relaciones.

Esta semejanza con los Ovíparos, tan sensible en la composición del hombro de los Monotremos, se encuentra también en la composición de su pelvis. Así es que el Equidno presenta, como las Aves, la larga abertura de la cavidad cotiloidea; el Equidno y mas partii-ularmentc el Ornitorinco tiene una espina ileo-pectinea mas desarrollada, igual á la de las Tortugas y que se encuentra en el Kanguro y también en los Murciélagos; en los dos Monotremos, las tres piezas del hueso pelviano quedan por largo tiempo desunidas como se observa en los Reptiles.

Se encuentran clavículas en todos los Marsupiales, esceptuando los Páramelos, y quizá también el Chero-pus. Estos huesos presentan en su forma algunas variaciones especiales de las cuales no podemos hablar aquí. Nos reservamos dar su descripción cuando nos ocupemos de los miembros en general, así como lo hicimos de un modo análogo al hablar de los Mamíferos ordinarios. Señalaremos tan solo como carácter gene-

Índice de páginas de Mamiferos.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.