Pasapues > Buffon. > Los Tres Reinos de la Naturaleza. > Tomo 2.

Zoología. Mamiferos. Anatomía y Fisiología. Página 274. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Buffon.. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Tomo 2..



ciona, en efecto, una glándula mamaria, cuya existencia está bien caracterizada en el tipo mamológico. En cuanto á la nutrición uterina, si consideramos que las hembras de los Monotremos no tienen la bolsa abdominal rudimentaria para recibir el embrión, nos veremos obligados á suponer que este adquiere, en el seno de su madre, un grado mayor de desarrollo que en los Marsupiales, como algunas particularidades orgánicas hacen además creer, que los vasos vitelinos están quizá ayudados, para la nutrición y respiración del feto, por los vasos umbilicales mas desarrollados. Lo que parece cierto es, que el huevo del Ornitorinco adquiere un volumen muy considerable al atravesar las trompas de Ealopio, lo que indica el principio del desarrollo del nuevo ser. En efecto, si este acrecentamiento en volumen es debido á la formación de una nueva cantidad de materia vitelina, el huevo de los Monotremos difiere completamente del huevo de las Aves, como también del huevo de los Mamíferos, puesto que en ambas clases la yema es esclusivamente formada por el ovario. Las observaciones directas nos darán sin duda el verdadero valor de todos estos razonamientos , fundados tan solo sobre la analogía.

Las circunstancias que han inclinado á muchos fisiólogos á admitir como verdaderas las aserciones que se han difundido sobre la oviparidad de los Ornitorincos, son principalmente la semejanza que ofrecen con los de las Aves los órganos genitales de la hembra, cuyo avario y oviductos están desigualmente desarrollados , y la constitución de los tubos eferentes que, como los oviductos de los Reptiles y sobre todo de las Tortugas, están completamente separarlos. No obstante , examinando atentamente los órganos femeninos del Ornitorinco, se encuentra en su estructura y en la diferencia de dimensión entre la porción uterina y la que constituye el oviducto, los caracteres que recuerdan enteramente el útero y el oviducto del Kanguro , y que indican con bastante probabilidad la semejanza de las funciones para el desarrollo del embrión. El mismo ovario difiero poco del de algunos Roedores y Marsupiales, y presenta menos relación con el de las Aves que el ovario de algunos Marsupiales, el del Wombat, por ejemplo, cuyas vesículas de Graaf son muy voluminosas y mas parecidas á los cálices de las Aves.

Aunque el huevo no tome relación alguna con el útero, en los Marsupiales y los Monotremos, y que no se encuentre en estos animales señal alguna que indique una formación siquiera análoga á la membrana caduca ó alguna otra producción adventiva, la cara interna del útero parece, no obstante, que toma parte en el trabajo de la reproducción. Se la encuentra mas gruesa, mas firme, mas vascular cuando el huevo se ha desprendido del ovario.

Conforme lo habia conjeturado Tison, el embrión de los Marsupiales se desarrolla por de pronto en el útero; pero se ignoran los fenómenos primitivos que presenta, desde el momento de la fecundación hasta el vigésimo dia. Durante esta época todos los aparatos se diseñan por sus órganos mas esenciales, según lo indican las observaciones de Mr. Owi n sobre el gran Kanguro; la boca se abre; la lengua es grande y prominente; las extremidades anteriores son mas grandes y mas fuertes que las posteriores; las dedos están bien marcados en los primeros, en tanto que no son mas que rudimentarios en los segundos; se perciben las costillas; los rudimentos de los arcos vertebrales no están aun reunidos; el pene aparece sobre una pequeña prominencia, donde se abre también el ano. La marcha de la formación de los órganos parece, pues, ser aquí la misma que en los Placentarios. Pero la diferencia fundamental consiste, en que el feto de los Aplacentarlos no adquiere en el útero un grado tan avanzado de desarrollo, comparado con el de los Mamíferos del otro tipo; y es espulsado, en cierto modo, antes del término, y sufre las metamorfosis mas importan-

presenta un corion , una vesícula umbilical, un amnios, una alantóides y todas las partes tienen análogas las relaciones de situación. El cordón umbilical ofrece la misma composición que en los Mamíferos del primer tipo; los vasos omfalo-mescetéricos y umbilicales tienen las mismas conexiones generales por fuera y por dentro del embrión. El corion, bien desarrollado, recibe los numerosos vasos que la vesílula umbilical distribuye sobre su cara interna, que está marcada por redes múltiples que arrugan en algún tanto su superficie, y muchos de estos pliegues penetran en el de la capa vascular interna del útero sin adherirse no obstante á esta cavidad. Entre el eorion y el amnios se encuentra la vesícula alanloidea acompañada de las pequeñas arterias hípogástricas y de la vaina umbilical, pero no llega á la superficie del huevo de modo que pueda producir sobre el eorion la organización vascular que constituye el vínculo plaeen-lario. Es, pues, tan solo con la ayuda de los vasos vitelinos como las relaciones del útero parecen existir entre la madre y el embrión; la alantóides queda sin conexión alguna con las partes inmediatas, y su importancia parece estar reducida á servir de receptáculo á la secreción renal. El conducto del uragne no se comunica con el fondo, y sí mas bien con la parte media y anterior de la vejiga do la orina, como se le observa en muchos Edentados, en el Perezoso, en el Pangolin y en el Tatú.

EL huevo de los Monotremos tan solo se conoce imperfectamente. Los naturales de la Nueva Holanda pretenden que el Ornitorinco pone dos huevos parecidos á los de Gallina y que las hembras los incuban por largo tiempo sin abandonarlos ni un momento. Según esta aserción, aceptada y defendida por algunos autores, el huevo está protejido por una capa calcárea capaz de ofrecer una resistencia suficiente para que la madre pudiese incubarlos. Empero, á pesar de la esplicacion que Geoffroy ha dado de la disposición orgánica con cuyo auxilio el estrecho de la pelvis pudiese conciliarse con el volumen de un huevo considerable, las condiciones de estructura de los huesos del bacinete son muy distintas en los Monotremos de las que ofrecen los de las Aves, presentando de este modo uno de los caracteres que pueden ser de mas utilidad para diferenciar estos dos grupos de animales. Además, la porción del tubo eferente cuya estructura y posición relativa pudieran compararse, en los Monotremos , con la parte del útero de las Aves donde la cascara se segrega, seria la cavidad terminal en la que se encontrasen , hasta aquí, los huevos en los Ornitorincos; serian pues las paredes de esta cavidad las que después de haber segregado una sustancia blanda, cambiasen de papel y segregasen en seguida una sustancia calcárea; á menos que se admita que esta materia calcárea sea rápidamente depositada por la superficie del conducto externo, que no tiene ningún carácter de membrana secretoria; ó bien se conceda como pensaba Geoffroy, que la glándula abdominal en la cual este zoólogo no puede ver una glándula mamaria , forme la secreción calcárea después de la espulsion del huevo.

Sea lo que fuere de esta cuestión que todavía no se ha podido resolver por la observación directa, no resulta menos cierto que la constitución del huevo de los Monotremos reproduce todas las condiciones esenciales del de los Mamíferos ordinarios. Las cubiertas son las mismas, el eorion presenta tan solo mayor grado de firmeza; no se ve señal alguna de ligamentos adheridos á la membrana vitelina, el huevo está libre, sin conexión placentaria, condiciones que le aproximan además al nuevo de los Marsupiales. La yema es mucho menos considerable que en el huevo de las Aves, lo que supone que el nuevo ser deberá tomar un suplemento de nutrición ó bien en el útero ó bien por medio de la secreción láctea. Este último elemento se lo propor-

Índice de páginas de Mamiferos.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza. Tomo 2. Zoología. Mamiferos. Anatomía y Fisiología. Página 274. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.