Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 2

Zoología. Mamiferos. Anatomía y Fisiología. Página 263. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2.

Buffon Los tres Reinos de la Naturaleza Tomo 2



en el momento en que el huevo encuentra al esper-ma; es pues muy fácil de comprender que la época en la cual empieza el trabajo de reproducción no coincide necesariamente con la del coito; que aquella se efectúa mas ó menos después, según que el esperma encuentra al huevo en un punto mas ó menos lejano del ovario; y que puede suceder que el huevo no estando sazonado, no sea fecundado mientras que no caiga en el reservorio espermático depositado por el coito. Las variaciones de la gestación pueden pues ser el resultado de algunas de estas circunstancias, y la duración ser mas 6 menos fija.

Para el Elefante la gestación dura dos años; para el Camello un año ; para el Caballo, el Asno , la Zebra once meses; para el Buey nueve meses y medio; para los Cuervos ocho meses y algunos dias; para los Carneros y las Cabras cinco meses; para los Cerdos cuatro meses; para el Lobo tres meses y medio; para el Perro nueve semanas; para el Gato ocho semanas: para el Hurón seis semanas; para la Liebre, el Ratón, cuatro semanas: para el Conejo de Indias tres semanas. No se encuentra coincidencia rigorosa entre la talla que deberá tener el animal perfecto y la duración de su gestación; hay mas coincidencia entre esta duración y la mas ó menos rapidez con la cual el hijo adquiere su desarrollo.

La espulsion del feto se efectúa con la ayuda de las contracciones de las libras musculares que hemos visto se desarrollan en el útero. Estas contracciones se suceden dejando entre sí intervalos de reposo y aumentando de intensidad á medida que el parto avanza. Estas contracciones pertenecen á la categoría de los movimientos involuntarios; así es que alguna vez ha sucedido que los alumbramientos tengan efecto después de la muerte de la madre.

Las contracciones de las fibras musculares del útero traen consigo las contracciones simpáticas de los músculos del abdomen, que, oprimiendo eficazmente las visceras de esta cavidad contra las paredes del útero determinan un esfuerzo espulsivo que se comunica al huevo.

La presión que entonces soporta el huevo es considerable , y esplica la necesidad del líquido del an-nios; en efecto, la presión ejercida sobre un líquido se reparte igualmente; en tanto que ella es innegable, y determina por consiguiente resultados penosos 6i se ejerciese sobre partes sólidas. Las dificultades dependientes de condiciones diversas pueden aun aumentar la presión exigiendo esfuerzos mas considerables. Así es que en los anímales que tienen una posición vertical , sucede que el huevo está mas sólidamente insertado , pues que en razón de esta posición , su pesadez podria determinar un aborto. En los animales que tienen una posición horizontal, este peligro no es temible; los pies del feto dilatan el abdomen pero no por eso es de temer que sobrevenga el aborto. Él parto será pues mas laborioso en los primeros que en los últimos.

A estas condiciones particulares se añaden aun los obstáculos que oponen las partes que el feto debe atravesar cuando su espulsion se realice, el cuello del útero, la vagina, los huesos de la pelvis. Los líquidos del huevo contribuyen á facilitar este paso favoreciendo el roce y sirviendo de cuña cuando el feto llega á las partes mas angostas. La parte mas voluminosa del feto es la cabeza; y por esta es por la que es espulsado'. Pero , debe atravesar el estrecho de la pelvis, estrecho tan justo y alguna vez tan apretado, como lo hemos manifestado cuando hablamos de la constitución del bacinete.

La grande longitud del cordón umbilical y las diferencias en este sentido tienen parte en las dificultades

en los accidentes mas ó menos inminentes que pue-en resultar en el momento del parto. En efecto la circulación placentaria suple al trabajo de la respira-

ción que debe establecerse después del parto: pero cuando este se prolonga , luego que el feto llega al paso mas difícil, del bacinete, tirará de su cordón y estará demasiado corto, le romperá quizá, y podrá asfixiarse, privándose de la respiración placentaria y no pudiendn aun disfrutar de la aérea.

Después de la espulsion del feto, tiene lugar la de la placenta, que se determina por una serie de contracciones esperiales. Se llaman secundinas estos apéndices orgánicos que siguen al nacimiento de los hijos. Por un instintivo bien marcado, las madres devoran estas secundinas; efectivamente estos materiales deben ser separados del feto, esta separación podria ser peligrosa si se efectuase por putrefacción. La madre, pues, al devorar la placenta, desembaraza al feto de estos apéndices tan incómodos cerno inútiles y aun simula al instrumento que corta el cordón guiado por la mano del comadrón. Por una aberración de este instinto, notable sobre todo en los animales domésticos, en los que la facultad de h nutrición está en cierto modo exaltada, la madre, alguna vez no se detiene en estas partes inútiles y devora al mismo tiempo á su hijo.

El estado en el cual nace el infante difiere según loa animales y tiene correlación entre el grado de su desarrollo y la facultad que pueda tener el animal de producir calórico. En general los Herbívoros y los Rumiantes , son bastante fuertes: los Carniceros son débiles, algunos nacen ciegos. Todos tienen necesidad de recibir su nutrición de la madre, y la naturaleza la adornó con un aparato mamario cuya existencia es una consecuencia legítima del estado en que dan á luz sus hijos.

aparato urinario.

Anteriormente hemos visto que los ríñones no resultan de una metamorfosis de los cuerpos de Wolff, y que se forman por detrás de estos órganos á los cuajes se adhieren desde luego íntimamente. Al principio están enteramente cubiertos por los falsos ríñones; después se elevan poco á poco formando una prominencia por encima de estos órganos, que se hallan por último hacia su borde inferior y externo. Cuando han tomado su posición definitiva, los ríñones están situados en el abdomen, á cada lado de la columna vertebral, entre los músculos do la región lumbar, del dorso y del pecho : están ordinariamente rodeados de grasa y tienen un color rojo moreno. La forma de les ríñones es primitivamente oval, su superficie lisa; pero por consecuencia de su desarrollo interior, y probablemente en razón del volumen considerable que adquieren, están divididos por dos surcos que vienen á ser mas y mas jirofundos y que dividen la glándula en muchos lóbulos. Así es que, en el Hombre se cuentan sucesivamente de nueve á quince lóbulos que todavía se perciben en la infancia y que desaparecen en la edad adulta. En los Gatos, las señales de una división primitiva consisten en algunas abolladuras, pero en el Buey, el Elefante, los lóbulos están bien separados en número de veinte y seis á treinta en los primeros , de cuatro en los segundos; los lóbulos son muy numerosos en los Osos, las Nutrias, los Anfibios, los Cetáceos , en los cuales el riñon toma la forma de un racimo de uvas que se compondrá de una docena de granos en la Nutria; de 45 á 56 en el Oso; de 120 a 140 en la Foca; de mas de 200 en la Marsopla y el Delfín.

Del blastema primitivo que representa los ríñones, se desarrollan pequeñas elevaciones terminadas en culo de saco y que vuelven su fondo hacia la periferia del órgano; el número de estos cuerpos aumenta rápidamente ; se justaponen , y en razón de su forma, obligan al riñon á que se encorve sobre sí mismo por su borde interno que ;e alarga mas que el externo. De



Índice de páginas de Mamiferos.



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Zoología, hombres, animales, mamíferos, Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Mamíferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.