Pasapues > Buffon. > Los Tres Reinos de la Naturaleza. > Tomo 2.

Zoología. Mamiferos. Anatoma y Fisiologa. Pgina 251. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Buffon.. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Tomo 2..



cuanto los que se les puede llamar Cuadrumanos la existencia de una mano en el miembro anterior no supone mas superioridad que la que resulta de la posesin de dos rganos para el cumplimiento de una misma funcin; estos son tan solo los Trepadores mas perfectos. Sin duda el miembro anterior, terminado por una mano, puede venir ser un rgano til para la prensin de los alimentos, por la misma razn de que es un rgano especial de prensin: pero no se debe ver en esto mas que el ejercicio y cumplimiento de un acto en el cual encontramos diferencias graduadas de una perfeccin progresiva en el Perro, en la Ardilla y en los Monos. Tambin creemos que se abusa cuando se quiere ver en la existencia de las manos un carcter que aproxime los Cuadrumanos y los Bimanos; el rango elevado que deben ocupar los primeros est justificado por otros muchos caracteres mas importantes, que tienen necesidad de estar mejor analizados de lo que lo fueron hasta aqu, y entre los Mamferos que no estn situados en la cumbre de la creacin zoolgica tan solo porque poseen manos, se encuentran muchos, que segn creemos no merecen el primer rango. Tendremos ocasin de hacer esplicacion de estas ideas cuando nos ocupemos de la clasificacin.

El pi se compone, como la mano, de tres partes, que son: el tarso, el metatarso y las falanges que forman los dedos. El tarso se compone de huesos que son mas fuertes que los del carpo, y presentan menos variaciones que estos en su nmero. En el Hombre y en la mayor parte de los Unguiculados, se cuentan siete: el astrlogo, el calcneo que es el primero que se desarrolla y forma el taln en la especie humana; el escafides, el cuboides y los tres cuniformes. De estos huesos, el calcneo es el que toma mayor desarrollo; en el Tarsiero y en el Glago la grande epfisis de este hueso, y el escafides estn tan escesivamenle alargadas, que el pi toma una longitud desproporcionada y posee as una especie de can tubo, formado, no tanto por el metatarso como tiene lugar en los Dipos, cuanto por los dos huesos tarsianos que acabamos de nombrar. El metatarso, cuya variedad mas notable acabamos de reconocer en los Dipos, ofrece generalmente modificaciones semejantes las que sufre el metacarpo, sobre todo en los animales en los cuales los miembros ejecutan las mismas funciones.

sistema de la circulacin en los mamferos.

Glndulas sanguneas.

Cuando los lincamientos primitivos del sistema nervioso y del sistema seo estn indicados, los primeros por la aparicin del canal medular, los segundos por los rudimentos vertebrales, sabemos que las lminas viscerales se encorvan rpidamente por delante de la porcin ceflica del embrin, que est elevada por encima del plano de la membrana blastodrmiea. De la posicin que las dos membranas primitivas del huevo ocupan la una con relacin la otra, resulta desde luego que la hoja serosa forma la pared anterior de esta pequea cavidad, y que la hoja mucosa forma la interna. Entre estas dos membranas se elabora una capa de elementos plsticos, reunidos luego en una lmina membranosa recorrida por los vasos y que hemos dado conocer ya bajo el nombre de /io;a vascular. Se sabe que la sangre preexiste en los vasos, cuyas paredes se forman mas tarde; que la red vascular consiste , por de pronto en un sistema de lagunas que parece que es origen en el tejido del blastodermo y que comunican entre si por sinuosidades irregulares , que estas cavidades, especies de lagos de diferente extensin, reunidos entre s por boquetes tortuosos , se canalizan poco poco por la prolongacin de estos lazos primitivos y el angostamiento de los lagos mas extensos, y que en fin, estos canales se convierten en vasos cuya tnica se desarrolla y se perfecciona progresivamente, sin duda bajo la influencia de la accin irritante de la sangre. Todos estos fenmenos de la formacin de los vasos se observan con las mismas circunstancias, en los estados patolgicos de la economa, y se parecen las condiciones generales de la composicin del sistema vascular en el reino animal, como lo ha perfectamente establecido M. Milne Edwards, en su importante memoria sobre la circulacin (1). Asi, pues, tanto por el aparato de la circulacin, como por todos los aparatos en via de formacin, no hay progresin de un punto hacia otro, sino solamente , relacionamiento reunin de partes formadas sobre todos los puntos de la economa, independiente las unas de las otras. No repetimos, propsito de la circulacin, las consideraciones que impiden admitir la teora de represiones evolutivas; indicamos suficientemente cuales son los principios que preceden la formacin de los tipos en el reino animal por lo que se puede fcilmente hacer aplicacin. En cuanto los detalles interesantes que permite el estudio fisiolgico del sistema de la circulacin, se debern buscar en los artculos consagrados las diversas funciones de este gran aparato. En el artculo destinado hacer conocer la sangre, se hallar la exposicin de la naturaleza de este lquido nutricio, de su composicin y de su importancia.

La membrana vascular no se desarrolla en toda la extensin de la vescula blastodrmiea; se detiene una pequea distancia de la periferia del embrin, y se distingue por un tinte mas oscuro. El espacio circunscrito por esta lnea extrema de la hoja vascular , se llama arca vascular, y presenta luego los fenmenos generales que acabamos de describir en la constitucin de la red de vasos sanguneos. La vescula blastodrmiea presenta en esta poca tres campos concntricos que son del centro la periferia ; la arca transparente (arca jiellucida) el arca vascular (arco vascttlosa) y el arca vitelina (arca vitellina).

En el lmite extremo de la arca vascular, se encuentran las carreras que la sangre profundiza , segn el modo que indicamos ya , primero lagunas, despus senos, y por ltimo una vena llamada seno terminal, vena terminal. Este seno se interrumpe en el punto de su curso que corresponde la extremidad ceflica del embrin, mas bien la lnea diseada por el canal terminal, en lugar de formarse en este sitio, se dirige haca el embrin formando dos troncos principales que marchan hacia el corazn. Efectivamente, al mismo tiempo que se manifiesta el canal terminal de la arca vascular, al mismo poco antes, aparece por debajo de la parte esflica del embrin, entre las dos lminas serosa y mucosa, y por consiguiente en la porcin embrionaria de la hoja vascular, un cilindro oblongo, recto, que no es otra cosa que el primer indicio del corazn. La formacin del corazn tiene lugar con las mismas condiciones que la de los vasos; solamente sus paredes son las primeras aislarse de la masa que las circunda, con la cual los otros vasos, menos avanzados entonces en desarrollo, se continan y se oscurecen para hablar mas exactamente, la sangre forma desde luego las paredes que deben circunscribir acorazan, entretanto que, su accin menos enrgica sobre los otros puntos germinativos, no ha producido todava los mismos resultados.

La fuerza formatriz, cuya influencia se manifiesta claramente en el corazn con una mayor energa que en las otras porciones del sistema vascular, continua mostrndose mas activa en la constitucin de este rgano que, tomando tambin un desarrollo mas considerable que las partes inmediatas, est obligado inclinarse y plegarse sobre s mismo. En un principi, el cilindro canal cardiaco aun recto, se termina

(1) Ann. desH. nat., tercera serie, t. 3.,pp.257:1845



 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.