Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 2

Zoología. Mamiferos. Anatomía y Fisiología. Página 248. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2.

Buffon Los tres Reinos de la Naturaleza Tomo 2



el tipo, las conexiones, la forma son de todo punto diferentes.

El estudio rápido de los miembros en la clase de los Mamíferos va á manifestarnos las particularidades que presentan en su composición.

El hombro se compone generalmente de dos huesos reunidos y movibles en el punto de su unión; tales son el omóplato y la clavícula. Dejamos dicho yaque este último hueso, es uno de aquellos que aparecen y se osifican los primeros, de suerte que los Mamíferos que no lo tienen, se distinguen muy pronto de aquellos que lo poseen y acusan así sus afinidades. Pero, los Bimanos, los Cuadrumanos, los Queirópteros y la mayor parte de los Roedores, aproximados por tantos otros caracteres comunes, se enlazan también por la existencia de una clavícula, de la que no se encuentra mas que vestigios en los Carnívoros, los Paquidermos, los Solípedos, los Rumiantes y los Cetáceos. En estos Mamíferos sin clavícula, el omóplato queda sin enlazarse con las partes centrales, y el miembro anterior puede también separarse del esqueleto. La clavícula posee un punto de osificación, el omóplato mas y en número variable, que concurren á la formación de tres piezas óseas elementales: el cuerpo del omóplato, la apófisis coracoides y el acromion, están aislados por de pronto, y soldados después en una época mas órnenos avanzada. En el Hombre, la apófisis coracoides no se une al cuerpo del hueso hasta los cinco ó seis años; el acromion que queda por largo tiempo en estado cartilaginoso y se osifica hacia los quince años, no se confunde con el omóplato hasta los veinte y dos ó veinte y tres años.

Las diferencias manifestadas en la constitución de la espalda , ó mas bien la falla ó el estado rudimentario de la clavícula, dependn de las formas particulares que este Hueso recibe en razón de las funciones á cuyo cumplimiento debe concurrir; señalaremos los Queirópteros, los Topos, los Cetáceos como presentando las modificaciones mas notables, cuya esplica-cion se encuentra en las necesidades diversas de estos animales, destinados, los primeros á ejecutar los movimientos enérgicos del vuelo, los segundos á cavar la tierra, los últimos á avanzar en el agua con la ayuda de sus extremidades anteriores.

El cinturon óseo donde se ata el miembro posterior, se compone, en el embrión y durante la juventud de los animales, de tres piezas óseas que concurren á la formación de la cavidad cotiloidea, la cual recibe la cabeza del fémur. Estos tres huesos son : el Íleon que se suelda al sacro y cuya forma y sobre todo sus dimensiones varían en los Mamíferos; el pubis, especie de barra transversal que cerca por delante la cavidad pelviana y se reúne en la línea media, por un fibro-cartílago, al hueso del mismo nombre del lado opuesto; el isquion , cuya forma puede representarse por la de una V cuyo vértice estuviese vuelto hacia bajo y que se uniese por una de sus ramas al ilion y por la otra al pubis. Esta punta donde se encuentran las dos ramas del isquion, es la tuberosidad isquiática sobre la cual nos apoyamos cuando estamos sentados y que viene á ser mas gruesa en las especies que tienen callosidades en las nalgas. De la reunión del isquion y del pubis resulta una especie de anillo irregular cerrando una abertura llamada agujero ocal ú obturador. De los tres huesos que acabamos de nombrar, el íleon es el que generalmente aparece primero; se percibe en seguida el isquion, y en último lugar el pubis; la reunión constituye la pelvis. Algunos Cetáceos como los Delfines, tienen por pelvis dos pequeños huesos suspendidos en las carnes; otros, como las Ballenas, presentan además un tercero. La desaparición del miembro posterior en estos animales esplica la ausencia de la pelvis cuyo objeto es el formar un punto de apoyo sólido á la articulación de la extremidad pelviana. Pero el estado rudimentario humero, el muslo con el fémur; por último, se desarrolla el antebrazo con el radio y el cubito, la pierna con la tibia y el peroné. Un hueso particular en el miembro pelviano, la rótula, se forma á manera de cartílago, y no adquiere hasta mas tarde el término de su desarrollo.

Muchos anatómicos, desde Vicg-d'Azyr, han comparado los dos miembros el uno al otro, y han buscado las partes que se corresponden. Para los huesos principales la relación es fácil si solo se atiende á una semejanza general, á consecuencia del empleo de materiales análogos; las diferencias fundamentales se encuentran cuando se quiere llegar á una comparación rigorosa. Así Vicg-d'Azyr, embarazado por el hecho de que las extremidades se, doblan en sentido contrario, compara el miembro derecho de un par con el derecho del otro. M. Flourens, para salvar esta misma dificultad, considera el miembro superior en el estado de pronacion y relaciona así el húmero con el fémur, el radio con la tibia, el cubito con el peroné etc. Mas la naturaleza de las articulaciones, la forma y la composición de los huesos, la presencia de la rótula en el miembro inferior, á la que no será razonable buscar un análogo en la apófisis olecranon del cubito, no obstante que ella forme al principio una pieza ósea, todo nos manifiesta que la repetición de partes semejantes no es el fin de la creación, que con frecuencia la naturaleza ha apropiado un sistema general de elementos análogos á funciones diversas, y que ha introducido elementos nuevos cuando el trabajo fisiológico lo exige. La comparación del hombro con la pelvis ofrece sobre todo muchas dificultades, y los anatómicos han presentado muchas y muy diferentes soluciones para este problema. Uno de los obstáculos para una comparación científica es el número diferente de los huesos humerales y de los huesos pelvianos; no se encuentran mas que tres piezas mas en el bacinete, el íleon, el isquion y el pubis, en tanto que se cuentan cuatro en la espalda, el omóplato, el acromial, el coracoides y la clavicula. Algunos observadores creen en fin poder salvar todas las dificultades por el descubrimiento de un pequeño hueso oculto en la cavidad cotiloidea, entre los tres huesos del bacinete, considerando también á este pequeño hueso como el análogo al hueso marsupial de los Mamíferos aplacéntanos, encontrando también al mismo tiempo un medio de establecer la relación numérica de las piezas de la espalda con las del bacinete, y una prueba nueva de la unidad de composición orgánica. Empero, por una parte este pequeño hueso cotiloideo no se encuentra en todos los Mamíferos, y por otra, las observaciones posteriores han demostrado su existencia en los Marsupiales, y confirmado asi, con un hecho nuevo, lo que decimos á cada paso sobre las tendencias de la naturaleza.

Es también cierto que los miembros de los Mamíferos pasan por un estado que representa la constitución de los miembros, ó mejor, de las nadaderas de un Pez. Acabamos de ver que tan pronto como se opera el acto histológico, las extremidades de los miembros se caracterizan como mano ó como pié, y no pueden por consiguiente asemejarse en nada á la nadadera de un Pez. Si se quiere establecer la comparación en una época en que la formación orgánica no se empezó todavía, no es mas probable aquella analogía, porque en este momento, no se puede decir que la masa blastemática sea ya una nadadera; se puede solamente afirmar que no es todavía una mano. Las diferencias van siempre en aumento cuanto mas se adelanta, y en este, todavía mas que en los otros órganos, el tipo de la clase se imprime perfectamente en la organización. Del mismo modo sería siempre vago y dudoso el comparar la nadadera pectoral de los Peces con un miembro pectoral de los Mamíferos. Todo cuanto se puede decir de unas y otros es que son los órganos de locomoción;



Índice de páginas de Mamiferos.



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Zoología, hombres, animales, mamíferos, Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Mamíferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.