Zoología. Mamiferos. Anatomía y Fisiología. Página 241. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2.. Buffon. Aragón
Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 2

Zoología. Mamiferos. Anatomía y Fisiología. Página 241. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Aragón

Buffon Los tres Reinos de la Naturaleza Tomo 2



MAMÍFEROS. ANATOMIA Y FISIOLOGÍA. 241

piezas, la representación típica de la composición de ta cara en todas las clases de Vertebrados.

Las láminas ventrales, convergiendo la una hacia la otra y reuniéndose en la parte cefálica del embrión, determinan por debajo del cráneo una especie de hundimiento en forma de culo de saco, cuyo fondo está formado por la base del cráneo. Esta cavidad, diferentemente dividida por las piezas de la cara y por otros órganos que la estrechan y modifican en su extensión, forman las fosas nasales, el canal de la trompa de Eustaquio con la caja del tímpano, la boca y la faringe. Las piezas que deben limitar estas diversas cavidades toman origen del blastema de las láminas ventrales, y se presentan primitivamente bajo la forma de líneas ó lengüetas que parten de la cápsula cerebral y se encorvan, siguiendo el mismo movimiento de las láminas ventrales, para marchar la una delante déla otra y encontrarse sobre la línea media inferior. El espesor de estas lengüetas se extiende luego mas allá que el de las láminas ventrales; las cuales desaparecen, y la cavidad que circunscribían precedentemente no se cierra mas que por las lengüetas arqueadas que no se tocan en toda su longitud, dejando, emjiero, dos hendiduras entre sí. De suerte que mirando al embrión por su cara anterior, se ve por debajo del encéfalo, en la región que impropiamente se ha llamado cuello, dos bandas angostas de sustancia formatriz, que desciende del cráneo hacia la línea media y se termina á derecha é izquierda por dos extremidades redondeadas, antes que las dos mitades se encuentren y se suelden. Estas bandas se observan en todos los Vertebrados, y su número varía en las grandes divisiones de este grupo. En los Mamíferos, se cuentan cuatro que no se desarrollan simultáneamente, y sí mas bien de adelante atrás y se completan siguiendo el mismo orden.

Guiados por la opinión de que los embriones presentan sucesivamente las formas que caracterizan las vértebras inferiores en el estado adulto, ciertos observadores vieron en los arcos que acabamos de describir una analogía con los arcos que sostienen las branqueas en los Peces; asimilaron asimismo estos dos órdenes de órganos, los unos transitorios, los otros permanentes, y dieron á los primeros así como á los segundos el nombre de arcos branquiales. Otros observadores creen asimismo, que no seria imposible que estos arcos sirviesen también en el embrión de los Mamíferos para una respiración acuática en el liquido del amnios, y que la función como el órgano hiciese del embrión una especie de Pez. Por no emplear un nombre que representa una idea tan errónea, Reichertle sustituyó con la denominación de arcos viscerales; las hendiduras que separan estos arcos fueron llamadas según los autores, hendiduras branquiales ó hendiduras viscerales. Inútil es manifestar aquí que ningun observador ha visto jamás franjas branquiales que se desarrollasen sobre estos arcos, y que fue tan solo cediendo á una idea aventurada sistemática, cómo se llegó á formular una opinión tan extraña. Sucede con estas lengüetas primitivas lo que con muchas otras partes de formación; que no son otra cosa mas que el indicio de un tipo general común, del tipo vertebrado, no pasando por eso jamás los límites de una vaga semejanza histogenica y diferenciándose tan pronto como comienza su evolución. Todavía hay que notar que la analogía remota que observamos primitivamente entre muchos de los aparatos de los vertebrados, no existe realmente entre los arcos que están destinados á producirlas branquias en los Peces y aquellos que sirven para el desarrollo dé los Mamíferos. Esto es lo que resultará de la comparación que establezcamos para las clases, entre los diferentes arcos, después de haberlos desde luego estudiado en los Mamíferos.

De los cuatro arcos branquiales de los Mamíferos, el primero, por sus evoluciones sucesivas, produce los huesos palatinos, las apófisis terigoides, el maxilar superior, el pómulo, la mandíbula inferior, el martillo, el yunque y la lengua.

El segundo arco da origen al estribo y su músculo, á la apófisis estiloide, a la eminencia papilar del tímpano, al ligamento estilo—hioides ó á los huesos que lo representan, y á la pequeña asta del hioides. El tercer arco forma el cuerpo del hioides y sus cornetes posteriores; está en relación con el desarrollo de la epiglotis, de la laringe y de la tráquea. De la masa que constituye el cuarto arco provienen las partes blandas del cuello. La primera hendidura branquial, la que separa el primer arco del segundo sufre metamorfosis importantes de donde resulta el conducto auditivo, la oreja, la caja del tímpano, la trompa de Eustaquio, la membrana del tímpano y el marco timpánico. Las tres hendiduras branquiales siguientes se obliteran desde muy temprano por el depósito de masasplásticas, cuyo desarrollo produce las partes blandas, músculos, nervios etc. que aparecen en las regiones correspondientes y en cuyos detalles vamos á entrar.

De la enumeración que acabamos de hacer resulta que el primer arco branquial, es el mas importante por el número de piezas Oseas á que da origen; su desarrollo es pues el mas complexo. En atención a los huesos que resultan de su desenvolvimiento le designaremos bajo el nombre de arco facial. En el punto donde sus dos mitades presentan su origen sobre la cápsula cerebral para encorvarse por delante dé la cavidad visceral superior, se le ve emitir de cada lado, una prolongación que se extiende en un plano paralelo á la base del cráneo, y se suelda con ella, esto es, con las partes cuyo desarrollo producirá el esfenóides anterior, el etmóides, el vómer y los intermaxilares. La región anterior donde esta prolongación alcanza á la del costado opuesto, lleva el nombre de capuchón frontal. Los huesos que resultan de la metamorfosis de esta primera parte del primer arco branquial son los huesos palatinos y las apófisis eriyoides. Los primeros se originan por un solo núcleo oseo y se presentan como una lamina encorvada, cuya parte horizontal completa la bóveda palatina, formando su borde posterior, y cuya pequeña lamina vertical sube a lo largo de la pared interna de la fosa nasal; penetran mas o menos profundamente en la boca, y aparecen masó menos completamente en la órbita. En los Carniceros con especialidad, los palatinos son muy alargados y constituyen una parte considerable de la pared interna de la órbita, reemplazan también al etmóides, en los que no se maniliesta. En los Hormigueros, los palatinos se juntan el uno con el otro por debajo en toda su longitud. Estos huesos crecen de los lados hacia el medio, y se sueldan con mucha facilidad: no obstante, en las Sirenas, una sutura indica todavía su división primitiva en dos piezas. Las apófisis terigoides que, en nuestros Mamíferos adultos, se adhieren al esfenóides, en el punto donde la grande ala se separa del cuerpo de este hueso, constituyen en el embrión, y lo mismo en ciertos Mamíferos desarrollados ya, los huesos separados que no se sueldan con el esfenóides. Cada una de estas apófisis se alarga mas ó menos por cada lado, y se divide generalmente en dos laminas llamadas alas internas y externas. La lámina interna se termina por un gancho de lorma redondeada y este es el que principalmente la embriología y la anatomía comparada nos obligan á considerar como un hueso diferente. En efecto, las alas internas no faltan en ningún Mamífero, en tanto que las alas externas pueden dejar de existir, como en los Tatos y en los Pangelines, ó bien desaparecen reduciéndose á un tubérculo, como en los Carnívoros. Además, las alas internas son las que quedan por mas largo tiempo distintas, como se observa generalmente en los Queirópteros, en el Daman, en el Tapiro, en el Oristeropo; y en lin, estas mismas pueden no soldarse jamas con el cuerpo del esfenóides, como sucede en la Morsa, en los Cerdos, en los Rino -16

Índice de páginas de Mamiferos.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Zoología, hombres, animales, mamíferos, Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Mamíferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.