Pasapues > Buffon. > Los Tres Reinos de la Naturaleza. > Tomo 2.

Zoología. Mamiferos. Anatoma y Fisiologa. Pgina 240. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Buffon.. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Tomo 2..



de la cara.

La cara presenta muchas mas variaciones que el crneo en la composicin y proporciones de sus partes, y de estas variaciones, combinadas con las diferencias en la situacin relativa de la cara y del crneo, nacen todas las formas tan caractersticas que observaremos en las cabezas de los Mamferos. Asiento de rganos, de sentidos tan importantes como lo son los de la vista, los de olfacion y los del gusto, la cara ha sufrido variaciones en razn de la energa de los apetitos imperiosos de la vida vejetativa, as como en razn del modo segn el cual cada animal debe satisfacer sus necesidades. Por eso se encuentran en la observacin del fuego de la cara, en la fisonoma, el indicio de las facultades y de los instintos del individuo, y en el estudio de la organizacin que est en relacin con estos instintos, los caracteres zoolgicos de una gran importancia.

El desarrollo de la cara ofrece, pues, fenmenos particulares cuya esposicion nos permitir apreciar el valor de las opiniones que quisieren encontrar en las diferentes piezas faciales las anlogas las costillas y de los miembros, y, en el nmero primitivo de sus

no est perfectamente demostrado; parece probable que la masa blastodrmica formada por la prolongacin nasal, se ajuste otra masa de sustancia formatriz que provenga del primer arco visceral.

Los huesos que acabamos de describir se encuentran en el crneo de todos los Mamferos, conservan las mismas conexiones, presentan despus las mismas disposiciones en su colocacin. Nos es imposible citar las particularidades que resultan de las diferencias en sus proporciones relativas, y adems, las formas caractersticas que toma la cabeza, segn los rdenes, y

3ue provienen mas bien de los huesos de la cara que e los del crneo. Ya encontraremos la ocasin de apreciar estos diversos caracteres. Otro de los huesos, en algn tanta fundamentales y comunes que constituyen el crneo de todos los Mamferos, se encuentra en particular en algunos de estos animales, y que su situacin le ha hecho llamar nter-parietal; est en efecto, intercalado entre el occipital y los dos parietales. No existe ni en el Hombre ni en los Monos, dos rdenes que hemos visto siempre y hasta aqu seguir la misma marcha en el desarrollo de sus aparatos; pero se reconoce en los Queirpteros, los Roedores, los Rumiantes , los Cetceos, los Solpedos y en la mayor parte de los Paquidermos; falta en los Insectvoros, los Anfibios y en los Carnvoros escepcion del gnero Gato. Diremos, sis embargo, que es necesario hacer todavia observaciones sobre este hueso, cuyas suturas desaparecen generalmente muy pronto, y cuya existencia pudiera muy bien negarse estudiando el animal en una poca bastante remota de su desarrollo.

Entre los huesos propios de la nariz se encuentra, en el U un pequeo hueso de la igura de un rombo, que se presenta por bastante tiempo sefigrado y se une mas tarde con los de la nariz. Podremos citar todava como hueso especial, el del hocico en los Jabales. En los artculos consagrados los Rumiantes espondremos los detalles sobre las producciones seas que el mayor nmero de estos animales presentan en la regin frontal y que constituyen los cuernos.

Para resumir los hechos que presenta el estudio del crneo de los Mamferos en su formacin y desarrollo, se pueden distinguir primitivamente dos partes: la una basilar, comprende la porcin craniana de la cuerda dorsal, las potras y las diversas placas crana-nas; la otra superior, constituida por la cpsula cerebral y apoyada en la primera. De la evolucin de las piezas basilares nace el occipital, menos su parte escamosa, el esfenides y el etmides: del desarrollo de la cpsula superior, se forman la porcin escamosa del occipital y de los temporales, los parietales, el frontal, los nasales, los inter-maxi lares en todo en parte y el vmer. La porcin ptrea del temporal debe su origen la osicacion de la cpsula que contiene la vescula auditiva. Todos estos huesos nacen por un nmero mas menos considerables de ncleos elementos seos, y quedan aislados se sueldan entre s con mas menos rapidez, segn los diferentes rdenes. Estas variaciones que se hacen frecuentemente muy sensibles en el adulto, tienden tanto mas oscurecerse , cuanto se remontan mas lejos en el examen del crneo del feto. No es fcil que se halle en todo6 los rdenes de Mamferos el mismo nmero de elementos seos; todava menos puede establecerse un nmero normal invariable de estos elementos para todas las clases de Vertebrados. La sola relacin que permite el estudio comparativo del crneo es la existencia de un cierto nmero de sistemas de piezas seas en cada uno de los que la cantidad de elementos puede variar, ora por la disposicin de alguno de ellos, ora por la introduccin de un elemento especial para una nueva funcin; pero cuyo conjunto presenta el mismo grupo general y las mismas conexiones principales. En estos lmites comprendemos la comparacin que puede hacerse entre el crneo de las diferentes clases de Ver-

tebrados, sea en el estado embrionario, sea en el estado adulto. No es este el lugar de desarrollar esta idea en apoyo deia cual podramos citar algunos ejemplos.

En cuanto la compresin vertebral del crneo, hemos espuesto bien las condiciones que median para la formacin de una vrtebra, la vez que los fenmenos que presentan los huesos cranianos en su desarrollo, se ha podido observar que tan solo el occipital puede considerarse como una vrtebra que llamaramos voluntariamente vertebra occipital; pero que toda la analoga desaparece luego, no siendo por tanto justo comparar las vrtebras, ni el esfenides, ni el etmides con los huesos anejos, puesto que nada hemos observado en ellos que se parezca los fenmenos caracterscos que nos presentan las vrtebras en su formacin. A pesar de la seduccin de la doctrina filosfica que ha querido encontrar en la composicin del crneo, la unidad de plan y de materiales, conviene reconocer que la naturaleza no est encerrada en los estrechos limites de una creacin que se repetir y copiar sin cesar, y que fuese siempre dirigida por el rgano y nunca por la funcin. Lo hemos dicho ya en ocasin de reflexionar propsito de otras partes del esqueleto, no lo repitiremos al ocuparnos de otros aparatos; pero nos parece que es un resultado natural de la observacin simple y genuina de los hechos. Cuando mas se podria mirando desde cierta altura y de una manera general, encontrar en la asociacin de las piezas del crneo separadas diversamente combinadas, los rasgos de una composicin vertebral; cuando mas se podria inferir, de las funciones de los huesos del crneo, que remedan las de las vrtebras; mas la cuestin reducida estos trminos no nos deja ver mas que una composicin vertebral vaga y virtual, en algn modo, que no tiene nada de rigurosa por aparecer cientfica.

Comparado el crneo de los Vertebrados de las tres ltimas clases, el de los Mamferos se distingue, en su conjunto, por un nmero mas pequeo de piezas en el estado adulto; comparado con el de las Aves, cuyo nmero de piezas elementales es poco despus el mismo, se distingue aquel porque sus piezas se sueldan mucho menos pronto. En efecto, en las Aves, como hicimos notar cuando hablamos de las costillas, el trabajo de la osilicacion y de la fusin de los huesos se extiende mas all, se concluye mucho mas pronto y mas rpidamente que el de los Mamferos y, bajo este punto de vista, su desarrollo presenta un carcter de superioridad sobre el cual no podemos insistir mas.



 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.