Pasapues > Buffon. > Los Tres Reinos de la Naturaleza. > Tomo 2.

Zoología. Mamiferos. Anatomía y Fisiología. Página 236. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2.


Anterior | Página inicial | Página siguiente

al esternón ó que no llegan á este último hueso. En general el número de las costillas es de doce á catorce en los Cuadrumanos, si se esceptua el llamado Bonnet-Chinois (gorro chino), que tiene once y el Loris perezoso que tiene diez y seis. Estos son los números que se encuentran en los Roedores, á excepción del Puerco-Espin de cola prensil, y del Hutia que tienen cada uno diez y seis, estas son también las que nos presentan los Rumiantes en los cuales el número trece es el mas común. En el orden de los Queirópteros se encuentran generalmente de once á trece vértebras dor-sabs; se encuentran de doce á quince en el de los Insectívoros, entre los cuales la Chryseilora del Cabo presenta, no obstante diez y nueve. En los Carnívoros el número de las costillas varía de trece á quince; pero es de doce en el Gato ordinario y de diez y seis en la Hiena rayada. Los Paquidermos son , en general, los que tienen mayor número de costillas; no baja de trece en el Facócero, de catorce en los Jabalíes y en los Cerdos, de quince en el Hipopótamo y se eleva á diez y nueve en el género Equus, al mismo número en el Tapiro de las Indias y en los Rinocerontes de Indias y de Java, á veinte en los Rinocerontes de África, en el Elefante y en el Tapiro de América; á veinte y uno en el Taman del Cabo. Hay todavía un Mamífero que presenta un número mayor, este es el Uñó que tiene veinte y cuatro, y esta particularidad es tanto mas singular cuanto que en el mismo orden de los Edenta-dos se encuentra también un Mamífero cuyo número de costillas no pasa de diez; tal es el Tatú negro de Agara. Estos dos animales que se distinguen así en la clase de los Mamíferos, forman también escepcion en el orden de los Edentados, que, como algunos de los Paquidermos, presenta una gran variedad respecto á esto , sin que el número de las costillas se eleve no obstante mas que al de diez y siete.

No puede, entrar en nuestro plan el examinar aquí las diferencias que ofrecen las costillas en la constitución de la cavidad torácica, según que ellas son mas ó menos angostas, que ensanchan mas ó menos los costados; en cada artículo destinado á cada uno de los géneros de Mamíferos se hallarán estos detalles.

Las vértebras lumbares están lejos de presentarse en número constante en la clase de los Mamíferos; el mayor ó menor número de ellas determina el largo de los lomos de los que dependen la delgadez ó anchura de la talla. A la presencia de nueve vértebras lumbares es á la que debe el Loris delgado el carácter distintivo que le ha valido su nombre específico : y este número es el mas elevado que hemos reconocido en la clase de los Mamíferos, porque la ausencia del sacro, en los Cetáceos ó á lo menos las consideraciones teóricas á las cuales está uno obligado á recurrir para determinar su existencia, nos hacen considerar mas tarde como arbitraria la distinción de los huesos de la espina en lumbares, sacros y coliseos en los Mamíferos ¡deiformes , y miran, por consiguiente como dudosos los números de trece ó de diez y ocho vértebras lumbares asignadas á los Delfines. El Hombre tiene cinco vértebras de esta especie; los Cuadrumanos, cuatro, cinco, seis y mas comunmente siete. Este último número es también el mas general en el orden de los Carnívoros , en tanto que el de seis se fija en la mayor parte de los Rumiantes y en muchos Roedores. En los Edentados es en donde las vértebras lumbares son menos numerosas; no se encuentran mas que cuatro y lo mismo tres en un pequeño número de Queirópteros ó de Insectívoros, siendo solamente el Tatú encuvado y el Tamandoa ú Oso hormiguero del Perú, los cuales presentan dos.

Las vértebras post-dorsales de los Cetáceos no presentan rasgo alguno de soldadura semejante á la que caracteriza el sacro de los demás Mamíferos; acabamos de decir que es imposible distinguirlas en lumbares, sacras y coxigeas. Estas vértebras, son en general,

razón de las diferencias que ellos ofrecen en su número. Así no sabremos, tan sola por estas partes, trazar los caracteres propios de los diversos grupos que hemos definido anteriormente, la talla del animal y sus hábitos biológicos no ofrecen hec'ios generales que puedan de alguna manera indicar las afinidades.

Uno de los hechos por los cuales entrevemos alguna esplicacion, es la presencia constante de siete vértebras cervicales en todos los Mamíferos á escepcion del Ay, que tiene nueve y del Lamentin, que tiene seis. No obstante la constancia del número de estas vértebras no aparece como consecuencia la uniformidad del largo del cuello pudíendo cada uno citar animales cuya aproximación es bastante para hacer sentir los extremos de esta variación.

Las diferentes dimensiones de las vértebras cervicales son la sola causa de la cual depende la longitud del cuello. En la Girafa y en los Camellos, son mas largas; en los Cetáceos, al contrario, se hacen extremadamente delgadas hasta el punto que presentan poco después el espesor de una hoja de papel, como en algunos Delfines. De aquí se sigue , en el orden de los Cetáceos, que las vértebras cervicales pierden en mayor parto la movilidad tan marcada en los otros Mamíferos. En las Ballenas propiamente dichas, están todas soldadas, y la primera dorsal se une asimismo alguna vez, á la séptima cervical; en los Cachalotes , el atlas suele quedar libre , y las seis vértebras restantes se sueldan; en los Delfines las cinco últimas cervicales muy delgadas, como acabamos de decir, están separadas las unas de las otras en tanto que el atlas se suelda con el axis.

En los Mamíferos de cuello largo , las apófisis espinosas de las vértebras cervicales están poco desarrolladas, á fin de no impedir el movimiento de flexión hacia atrás; esto es lo que se observa en los Camellos y en la Girafa. Desaparecen aquellas apófisis en los Queirópteros y en muchas de las especies de Insectívoros; aparecen, al contrarío mas largas en los Carnívoros, en los Solípedos, los Proboscídeos, y en algunas otras especies de Insectívoros, como también en el Orang-Utang, y dan inserción al ligamento cervical destinado á soportar el peso de las cabezas. Este ligamento es pues tanto mas considerable cuanto que la cabeza es mas pesada y la posición del agujero occipital es mas posterior en el cráneo. El Hombre lo posee en un estado mas rudimentario, puesto que su estado habitual de estación vertical y la posición anterior del agujero occipital, dan á la cabeza una estabilidad que aumenta todavía su propio peso y que harta inútil la existencia del ligamento cervical.

Es principalmente sobre las apófisis espinosas de las vértebras dorsales donde el ligamento cervical encuentra un apoyo sólido; así vemos, la longitud de estas apófisis, crecer con el largo del cuello y el grosor de la cabeza. Ellas contienen un desarrollo considerable en los Camellos, las Girafas, los Rumiantes, los Paquidermos ; faltan en los Queirópteros , y están reemplazadas en algunas especies por pequeños tubérculos. En el Hombre, las apófisis están dirigidas hacia abajo, y lo mismo en algunos Monos, en los cuales se alargan, no obstante, mas y se enderezan. En los Cetáceos , las primeras apófisis espinosas de las vértebras dorsales son las mas cortas; lo contrario sucede en los demás órdenes de Mamíferos.

No está reducida tan solo al número la importancia que las variaciones de las vértebras cervicales ofrecen; estas diferencias tienen otra mucho mayor puesto que aquellas coinciden con modificaciones correspondientes en el número de las costillas y por consiguiente, en la capacidad relativa de la cavidad torácica y en la extensión del aparato respiratorio. En el Hombre se cuentan doce costillas que se distinguen en costillas verdaderas y costillas falsas ó en costillas esternales ó costillas vertebrales, según se extienden del raquis

Anterior | Página inicial | Página siguiente

Índice de páginas de Mamiferos.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.