Zoología. Mamiferos. Anatomía y Fisiología. Página 235. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2.. Tomo 2.. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon. > Los Tres Reinos de la Naturaleza. > Tomo 2.

Zoología. Mamiferos. Anatomía y Fisiología. Página 235. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Buffon.. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Tomo 2..



dos puntos de osificación que se confunden uno con otro á la derecha, donde los dos elementos del cuerpo de la vértebra están unidos inferiormente; cada mitad del arco vertebral, cada apófisis transversa y la espinosa poseen también un punto particular de osificación.

En la primera vertebra cervical, en el atlas, que consiste tan solo en un anillo sin cuerpo de vértebra desarrollado, cada mitad de este anillo vertebral ofrece, según el mayor número de anatómicos, dos puntos distintos de osificación. La segunda cervical, el oasis ó epístrofe, presenta un punto de osificación especial en la apófisis odontóides, que se eleva por delante del cuerpo de esta vértebra. Las otras vértebras cervicales tienen generalmente en la apófisis transversa un punto de osificación de mas, el cual se considera como un rudimento abortivo de una costilla; la de la cervical inferior se desarrolla mas que en las otras , de modo que viene á formar una pieza ósea que permanece por bastante tiempo en la infancia y en la juventud de los Mamíferos. Las vértebras lumbares, no parece, en general, que posean puntos de osificación en un apófisis transversal; no obstante , se pueden observar con facilidad en el feto del Conejo.

En las vértebras del sacro , que todas son desde luego aisladas, se encuentra también, menos en las superiores, dos puntos de osificación análogos, que unen el sacro con los huesos del ileon; estas vértebras pelvianas superiores tienen generalmente cinco puntos de osificación; las inferiores no tienen mas que tres. Las vértebras coxigeas presentan casi el mismo número de núcleos óseos en todas partes, como las vértebras que ellas representan ; este número disminuye necesariamente en aquellas que no tienen agujero vertebral.

Según Cuvier, M. J. Weher y otros observadores, los puntos de osificación serian mucho mas numerosos, pudiendo contarse en los Mamíferos hasta veinte en una vértebra dorsal. Dijimos ya que las diferencias respecto á esto dependen muchas veces de los individuos , varían sobre todo según las vértebras y según las especies. Imposible es, pues, dar una enumeración exacta de todos los puntos de osificación que se pueden observar sucesivamente en el desarrollo de los huesos; nosotros hemos indicado solamente la que se puede considerar como una disposición general y fundamental alrededor de la cual se multiplican las modificaciones de número y de colocación. Así, á menos de escoger arbitrariamente tal ó cual época de la vida embrionaria , no nos parece que sea posible llevar la composición de los huesos á un tipo definitivo, según el cual los núcleos óseos del embrión del vertebrado superior, representasen igual número de piezas aisladas, como el que se puede contar de huesos distintos en el adulto del vertebrado inferior.

La osificación de la columna vertebral no está compuesta cuando nace el animal; el coxis es enteramente cartilaginoso , y las demás vértebras no tienen todavía terminada su transformación. Las vértebras cervicales, menos el atlas, son las que primero se osifican ; las vértebras dorsales empiezan en seguida , y las lumbares forman en tercera línea; el atlas no se osifica hasta el fin de la vida embrionaria. En cuanto á la parte de la vértebra en la cual se manifiesta desde luego un punto de osificación, parece, siguiendo á Baer, que este trabajo se concluye en el cuerpo mas pronto que en los arcos.

Hemos dicho mas arriba que las prolongaciones laterales primitivas de las vértebras Se separan á alguna distancia de la columna vertebral en apófisis transversas y en costillas. Los rudimentos de estos últimos huesos se aislan del cuerpo de las vértebras por una separación histológica, se encorvan de mas en mas en cada lado en las láminas ventrales, siguiendo el movimiento de convergencia de estas, reuniéndose por último sobre la línea media. Antes de encontrarse de este modo en la parte inferior del cuerpo las costillas verdaderas de un mismo lado, están unidas unas con otras por una lengüeta delgada que se extiende desde la primera hasta la última; y por consecuencia de la marcha de las partes izquierda y derecha por delante la una de la otra, estas dos lengüetas al principio muy distantes, se acercan, se tocan, se sueldan y forman de este modo el esternón. Las dos mitades del esternón se encuentran desde luego por su parte mas superior, y esta circunstancia explica la ausencia del apéndice sifóides en los primeros periodos de la vida fetal. Esta formación y desarrollo de las costillas y del esternón observado por Ratbke en dos embriones de Conejo, presenta la idea de una progresión enteramente mecánica que no puede ser otra que la expresión de una interpretación teórica de los hechos; muchos observadores , y nosotros estamos dispuestos á adoptar esta opinien, consideran las costillas, el esternón , y todas las partes de las paredes torácicas, como resultado de una metamorfosis de los elementos blas-temáticos nacidos de las láminas ventrales.

Cualquiera que sea, en fin , el modo de producirse el esternón, lo que si es cierto es, que se forma después de las costillas. El número de puntos de osificación que presenta, varía mucho de individuo á individuo y de especie á especie; y la disposición de sus piezas, que ciertos anatómicos consideran siempre como pares, ofrece también grandes irregularidades. El esternón del feto humano en su término, contiene generalmente seis piezas óseas: una superior, otra inferior y cuatro intermedias. El esternón es uno de los elementos del esqueleto que se osifica mas tarde; las costillas, al contrario, son después del peñasco, las que se osifican las primeras.

Desde el esternón á la columna de las vértebras, los arcos de las costillas forman las paredes de una caja ósea, cuya capacidad puede ligeramente aumentarse y disminuirse por consecuencia de los movimientos de elevación ó de abatimiento que las costillas ejecutan en su punto de inserción en el raquis. Las vértebras, aunque sólidamente unidas entre sí, realizan pequeños movimientos, sea apoyándose sobre la parte anterior del cuerpo de cada una de ellas, sea doblándose sobre sus apófisis espinosas, sea deslizándose sobre sus apófisis articulares. Unidos unos á otros estos movimientos, aunque poco marcados, dan sin embargo á la columna una flexibilidad total muy considerable, y cuya extensión depende de la separación de las apófisis espinosas, asi como de la solidez de la capa fibro-cartilaginosa interpuesta, y de los ligamentos que se prestan á estos movimientos. El ligamento inter-vertebral no es otra cosa mas que la porción de la cuerda dorsal que está situada entre la unión de cada uno de los anillos destinados á formar el cuerpo de las vértebras; y, luego que estos cuerpos están convertidos en cartílagos, los ligamentos intervertebrales están tapizados por la masa intermedia convertida en membrana, y que parece continuar el periostio de la columna raquidiana.

Las partes cuyas fases generales de evolución en todos los Mamíferos acabamos de seguir, presentan diferencias importantes, cuando se las examina después de llegar al término de su desarrollo en el adulto. Estas diferencias se apoyan en el número, la forma y las relaciones de estas partes entre si. El número y ia forma influyen principalmente sobre la talla y figura del animal; las diversas relaciones de estas partes modifican sobre todo los movimientos. Nosotros podríamos frecuentemente esplicar las variedades de forma y de relaciones mutuas de estas partes por la diversidad de su papel fisiológico apropiado á ciertas condiciones de la vida de un animal de los cuales dependen las proporciones relativas de sus miembros; empero no nos es igualmente posible encontrar una

Índice de páginas de Mamiferos.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza. Tomo 2. Zoología. Mamiferos. Anatomía y Fisiología. Página 235. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.