Pasapues > Buffon. > Los Tres Reinos de la Naturaleza. > Tomo 2.

Zoología. Mamiferos. Anatomía y Fisiología. Página 231. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Buffon.. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Tomo 2..



por abajo dos rodetes que se desarrollan en repliegues cutáneos y separa los párpados; estos repliegues invaden progresivamente toda la superficie anterior del ojo, se reconcentran y se unen uno con otro. Esta adherencia de los párpados es mas completa en los animales que en el Hombre; y se encuentra una especie de Rata, (mus typhlus), en la cual este estado primordial persiste, aunque sus ojos, extremadamente pequeńos están ocultos casi todos por la piel qne se cubre de pelos tanto en este sitio como en otros. En el ángulo interno de los párpados se ve, en el Hombre y en los Cuadrumanos, un pequeńo repliegue en forma de media luna, indicio de un tercer párpado que se desarrolla mas adelante en otros Mamíferos sobre todo en los Rumiantes, en los Paquidermos, en los Edenta-dos, sin poder, no obstante jugar con independencia del ojo. Los Cetáceos no presentan vestigio alguno de este tercer voló parpebral; y sus dos párpados están de tal suerte engrosados por la grasa que permanecen casi innióbiles. La unión primitiva de los párpados desaparece mas ó menos pronto, según las especies; así es, que ciertos animales nacen con los ojos abiertos, en tanto que otros nacen con ellos cerrados. Las pestańas se forman en épocas diferentes.

El globo del ojo, sostenido en la órbita por una capa de grasa que le sirve de almohadilla , se pone en movimiento por los músculos oblicuos y los músculos rectos. Los primeros son en número de dos en todos los Mamíferos; los segundos son cuatro en el Hombre y en los Monos. En los otros órdenes se ve un quinto músculo recto, el suspensor ó loanvideo, del que algunos anatómicos encuentran rasgos en los Cuadrumanos y que se divide en dos en los Rinocerontes y en cuatro en los Carniceros y en los Cetáceos. En el embrión los músculos rectos aparecen visibles antes que los oblicuos. Estos músculos reciben sus filetes motores, del nervio motor ocular común, del patético y del motor ocular externo.

No se conoce bien la formación de la glándula lacrimal. Esta glándula adquiere un gran volumen en las Liebres; se subdivide en dos ó tres porciones en los Rumiantes ; en los Cetáceos está reemplazada por dos lagunas donde se segrega un humor mucilaginoso. Muchos Mamíferos, los Rumiantes, los Carniceros, los Paquidermos, las Liebres, los Perezosos etc. tienen una glándula particular' que falta en el Hombre y que fue llamado glándula de Zlarderus, está situada en el ángulo nasal y vierte sobre el tercer párpado un humor espeso y blancuzco.

Del oido.—El oido de los Mamíferos está compuesto de dos porciones distintas : la una fundamental, en la que se distribuyen los nervios de la audición ; la otra complementaria, destinada á recibir y reforzarlos sonidos. La primera es el oido interno ó laberinto, la segunda se compone del oído medio ó caja y déla oreja propiamente dicha. La primera se desarrolla independientemente de la segunda, según el tipo primitivo de los órganos de la sensación especial como vamos á ver. La formación de la segunda se enlaza con las evoluciones de las partes que dejamos indicadas bajo el nombre de arcos brancbiales ó viscerales; hablaremos de ella mas tarde cuando nos ocupemos del desarrollo de la cara y del cráneo.

Sigue el mismo modo de formación que el ojo, mas después de este último órgano, el laberinto se manifiesta desde luego como una elevación vesiculosa de las células cerebrales, entre la célula del cerebelo y la célula encefálica posterior. Esta vesícula; comunicando primitivamente con la cavidad medular por una larga abertura, se alarga poco ó poco y se deslila después por su porción posterior en un pedículo por de pronto hueco v mas tarde sólido. Este pedículo produce el nervio auditivo; la porción vesiculosa separa el laberinto.

Por debajo de esta vesícula, y después alrededor de

ella, se manifiesta una cápsula que se forma progresivamente y que se extiende poco á poco basta el punto donde la vesícula se continúa con el encéfalo. Las paredes de esta cubierta se engruesan , y son las partes del sistema óseo que se cartilaginizan ó osifican las primeras; constituyen entonces el peńasco que por consecuencia está desde luego independiente del temporal. Ellas dan asimismo origen al laberinto óseo enrollándose sucesivamente alredor de todas las partes nacidas de la vesícula, que no es mas que el laberinto membranoso.

Esta vesícula laberíntica, desde luego esferoidal, toma en seguida la forma de. un triángulo, cuyos lados se doblan en pliegues convexos; las paredes de estos pliegues se acercan por los bordes, se sueldan, y constituyen así el canal que, en su parte media, se separa parcialmente del cuerpo ded triángulo, quedando todo en comunicación con él por sus extremidades. El cuerpo vesiculoso del triángulo forma luego el vestíbulo; los canales que se abocan son los canales semicirculares, que por de pronto cortos, anchos y aplicados sobre las paredes del vestíbulo, se alargan poco á poco, y se angostan en el medio, al mismo tiempo que se hinchan por su orificio de modo que forman las ampollas. Los canales semi-circulares son tres en los Mamíferos, como en los demás Vertebrados, á escepcion de los últimos cartilaginosos; se les distingue por su situación relativa , en vertical superior, vertical interior y horizontal; los dos primeros se aproximan por una de sus extremidades y se confunden en una abertura común ; de suerte que no se encuentran mas que cinco orificios en vestíbulo en lugar de seis. En la pulpa del vestíbulo se encuentran pequeńas concreciones calcáreas, cristalinas, análogas á los otolitos y á los otoconios que se encuentran en los Peces. Este primer período del desarrolle del oido interno se observa en todos los Vertebrados, y es, en cierto modo, el punto de partida común para la formación del órgano auditivo en todos los embriones de este tipo. Mas no se puede decir que sea en los Mamíferos, la imagen transitoria de un estado permanente en los Peces ; pero sí el laberinto del primero presenta originariamente una semejanza con el laberinto del segundo , y en general con los de los Alantoideos, esta semejanza no pasa mas allá de una analogía de tipo y no impide que los caracteres distintivos no se pronuncien al mismo tiempo de una manera capaz de indicar la diferencia de las clases. Tales son la osificación rápida del peńasco, la formación de una abertura, la ventana oval, por la cual el vestíbulo comunica con el oido interno; tales son también los fenónionns que presenta simultáneamente el desarrollo de otras partes del órgano auditivo, y que examinaremos mas tarde ; tal es sobre todo la formación de una vesícula cocleana, contemporánea de la aparición de los canales semicirculares, y que no puede reconocerse en los Peces, puesto que estos animales no tienen caracol. Además, aunque el|laberinto de los Peces sea en su fondo y de una manera muy general, análogo al laberinto primitivo de los Mamíferos, tiene asimismo caracteres propios que no presenta este último. La soja consecuencia que la fisiología comparada puede deducir del desarrollo del laberinto de los Peces y del de los Mamíferos, es que la existencia de un vestíbulo v di' un canal iiia^ ,•, meno- desarrollado es la condición de la audición en los Vertebrados; esta condición se simplifica en los animales de otros tipos llegando el caso de no consistir en otra cosa mas que en la existencia de una pulpa movible y oscilante.

Hemos dicho que en la época en que los canales semicirculares empiezan á formarse , se manifiesta también la vesícula cocleana de donde nace el caracol. En efecto, esta parte del laberinto es producida por una dilatación de la vesícula vestibular; las paredes de esta dilatación vesiculiforiue se separan mas ade-



Índice de páginas de Mamiferos.



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.