Pasapues > Buffon. > Los Tres Reinos de la Naturaleza. > Tomo 2.

Zoología. Mamiferos. Anatoma y Fisiologa. Pgina 221. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Buffon.. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Tomo 2..



mamferos. anatoma y fisiologa. 221

las vrtebras, alargndose en el sacro y en el tubrculo coxiqueo; que por tanto no exis" entonces la cola de caballo; despus, en una poca de su desarrollo mas menos avanzada y variable, segn los diversos animales, un intervalo se pronuncia entre la extremidad del canal raquidiano y la extremidad de la mdula; de modo que la cola de caballo aparece cada vez mas distinta, medida que estos dos rganos se alargan el uno hacia el otra para tomar la posicin que deben conservar en el estado adulto. Pero no todos los observadores espliean del mismo modo esta diferencia de altura de la mdula espinal en el canal vertebral. Algunos admiten que la mdula se atrofia en su parte inferior, y suponen que la pia-mater, se aplasta sobre s misma, y que por consecuencia de esta desaparicin de la mdula, se transforma en ligamento coxiqueo. Esta atrofia de la mdula, en un perodo de formacin bastante activo, debe tener lugar necesariamente cuando la mdula espinal no se encuentra en el fondo del canal de las vrtebras; pero nos parece que esto es debido, como todas las dems formaciones, un desarrollo histognico particular, el cual confundir los elementos con la vaina formada por la pia-madre. Entre otros autores, los unos adoptan la opinin de Mr. Forres, afirmando que es la mdula la que abandona la extremidad del canal vertebral por un movimiento propio de ascensin; los otros piensan, con Tiedemann , que es la extremidad del canal vertebral que se alarga mas que la de la mdula, causa del crecimiento de las vrtebras. Esta ltima opinin, la cual se adhieren un gran nmero de embriologistas, nos parece mas conforme con todo lo que obervamos en la marcha general del desarrollo; ella espliea bastante bien como puede aparecer que la mdula se repliegue retire sobre ella misma en el canal del raquis.

Sobre la cara anterior de la mdula espinal se nota un surco medio longitudinal, que debe su formacin una prolongacin que envia la pa-madre y que se interna en un tercio del espesor del rgano. Otro surco medio semejante se encuentra tambin sobre la cara posterior, tomando origen de la hendidura longitudinal que reina en toda la extensin del tubo medular , antes que aquella se transforme en tubo, la primera no se prolonga mas que formando un delgado repliegue. La mayor parte de los anatmicos tales como Bartholin, Huber, Keuffel, Arnold, niegan la existencia de este ltimo surco : otros como Haller y Chaus-sier; le creen mas profundo que el anterior; y otros en fin, Blaes-Rug-d'Azyr, Gall, por ejemplo, le consideran como mas profundo aunque sus bordes estn mas aproximados.

Por el surco medio anterior y por el superior, la mdula queda dividida en dos cordones laterales. Es-las dos mitades longitudinales no estn inmediatamente unidas la una la otra por su cara interna , estn reunidas en toda su longitud, por delante por una lmina delgada que ha recibido el nombre de comisura blanca anterior; por detrs por una lmina mas delgada que la precedente llamada comisura gris posterior. Los dos nombres distintivos de estas comisuras vienen de que se considere la primera como reuniendo las fibras de materia blanca, y la segunda como reuniendo las de la materia gris de la mdula. Entretanto Mr. Natalis Guillot ha encontrado en el fondo del surco posterior como en el del anterior, una lmina de materia blanca; la una ha llamado eje medio de las estratificaciones anteriores y la otra eje medio de las estratificaciones posteriores.

El desarrollo de la mdula espinal no ofrece algn otro fenmeno que nos conduzca admitir subdivisiones en las dos grandes mitades que hacen distinguir los dos surcos medios. La anatoma no ha sabido encontrar, por el examen de la mdula espinal fresca de un Mamfero del Hombre una demostracin de

la presencia de otros cordones longitudinales. Por eso muchos autores rechazan los haces que otros han multiplicado numerosamente porque consideran que no existen en la naturaleza, y como resultado de la accin del alcohol de la habilidad de un observador prevenido. La facilidad que pueda resultar de tan aparente divisin para esplicar los fenmenos diversos de la accin del centro nervioso, no es un motivo suficiente para admitir un hecho que, la observacin escrupulosa, puede disputar la habilidad. Se han contado frecuentemente tres surcos sobre cada mitad de la mdula. Partiendo del surco medio posterior, el primer surco derecha izquierda ha sido llamado surco posterior intermediario; el segundo, surco co-lateral posterior y el tercero surco colateral anterior. Barthulin, Jaunmerring, Mukel, admiten una fisura lateral entre los dos colaterales. Otros anatmicos admiten asimismo un nmero muy variable de cordones medulares. Segn los unos, existen dos, uno poste-rior, comprendido entre el surco medio posterior y el colateral posterior; y uno antera-lateral comprendido entre este ltimo y el medio anterior. Segn otros se pueden reconocer tres: uno posterior, uno lateral medio entre los dos surcos colaterales y uno anterior.

Es imposible aducir pruebas anatmicas en apoyo de una distincin evidente de los surcos y cordones medulares, nos parece sin embargo mas fcil que pueda considerarse en la superficie de la mdula dos lneas diseadas la una por la insercin de las raices anteriores de los nervios raquidianos, la otra , por la de los filetes posteriores de los mismos nervios; la una colateral anterior, la otra colateral posterior. En cuanto los haces se puede admitir con Mr. Natales Guillot, dos categoras de estratificaciones las que pone en evidencia un corte transversal de la mdula. La una anterior comprende las dos porciones que separa el surco medio hacia delante y que rene el eje anterior de las estratificaciones; las otras posteriores comprenden las dos porciones que separan el surco medio por detrs y que rene al eje posterior; todos presentan una materia gris en su parte central; las unas separadas de las otras por una prolongacin de esta materia gris y por las inserciones de las raices posteriores de los nervios raquidianos. Esta distincin parece aun mas fundada cuando se tiene en consideracin las diferentes esperimentaeienes de un gran nmero de fisiologistas y ltimamente las de Mr. Longet. En efecto, los haces anteriores, lo mismo que los filetes tambin anteriores de los nervios raquidianos, son insensibles y tienen esclusivamente relacin con el movimiento, en tanto que las fases posteriores, as como los filetes correspondientes, son mas sensibles y no tienen relacin alguna con el movimiento. Esta" manera de estudiar la mdula espinal tiene la ventaja de no afirmar nada que la observacin no pueda demostrar, puesto que se apoya sobre los resultados mas interesantes que han producido los trabajos emprendidos recientemente en Francia sobre el sistema nervioso, tanto bajo el punto de vista anatmico , como bajo el fisiolgico.

Las mismas propiedades no pueden existir en los distintos cordones de la porcin intracraniana de la mdula espinal, esto es en el vulvo raquidiano. Desde el momento que los elementos nerviosos constitutivos toman la forma definitiva caracterstica, se disponen en haces las que se atan las fibras de las mdulas. Estos haces son aquellos cuya situacin relativa la inferior del vulvo, hemos indicado ya mas arriba.

cubiertas del eje cerebro-espinal.

El eje cerebro-espinal, que acabamos de observar en su desarrollo, est cubierto por tres membranas designadas solutivamente con el nombre de menin-



 

Índice de páginas de Mamiferos.

 

 

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.