Zoología. Cetaceos. Página 178. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2.. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon. > Los Tres Reinos de la Naturaleza. > Tomo 2.

Zoología. Cetaceos. Página 178. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2.



Anterior | Página inicial | Página siguiente

lozmente como el sonido. Suponiendo que doce horas de reposo le bastan cada día, solo necesitaría cuarenta y siete poco mas ó menos para dar la vuelta al mundo siguiendo el ecuador, y veinte y cuatro para atravesar de un polo á otro, a lo largo de un meridiano.

Son sus músculos muy ágiles y poderosos, por cuya razón sus movimientos son fáciles y repentinos. El relámpago no es mas pronto que un golpe de su cola. Esta aleta, cuya superficie es á veces de nueve á diez metros cuadrados y que es horizontal, azota el agua con violencia de arriba abajo, ó de abajo arriba, cuando el animal tiene necesidad para elevarse, de esperimentar resistencia en el fluido sobre que su cola se halla, ó que deseando hundirse en el Océano busca un obstáculo en la capa acuosa que cubre su cola. Sin embargo, cuando la Ballena parte de la profundidad del Océano para ascender hasta la superficie del mar, y que su aleta caudal obra muchas veces de arriba abajo, es evidente que se ve precisada en cada golpe á levantarla para bajarla inmediatamente. Sin embargo, la eleva con lentitud, pero al bajarla lo efectúa con rapidez hasta la línea horizontal, y aun algo mas.

Con motivo de esta diferencia, la acción que el Cetáceo puede ejercer de abajo hacia arriba, y que le impediría elevarse, es casi nula en relación a la que ejerce de arriba -abajo, y no perdiendo casi ninguna parte de la gran fuerza que emplea para su ascensión, sube con una velocidad extraordinaria.

Pero cuando en vez de subir ó de bajar la Ballena quiere caminar horizontalmente, sacude hacia arriba y hacia abajo con igual velocidad, obra en ambos sentidos con igual fuerza, halla igual resistencia y esperimenta igual reacción. La aleta caudal, sin embargo, al dirigirse hacia arriba y hacia abajo, levantándose y bajándose en seguida como un poderoso resorte, está fuera de la línea horizontal y plegada sobre la extremidad de la cola á que está unida, formando con esta un ángulo de mas ó menos grados, cuyo vértice se dirijo alternativamente hacia el fondo del Océano y hacia la atmósfera; presenta, pues, á las capas de aguas superiores é inferiores una superficie inclinada, recibiendo por decirlo así, su reacción sobre un plano inclinado.

En los casos en que después de haberse elevado, desciende hacia la línea horizontal y toca la capa de agua inferior, es evidente que se ve rechazada en una línea dirigida desde abajo hacia arriba, pero inclinada hacia adelante. Cuando por el contrario, después de haberse bajado se levanta hacia la linea horizontal para obrar contra la capa de agua superior, la reacción que ella sufre es en el sentido de una línea dirigida de arriba hacia abajo, y sin embargo, inclinada hacia adelante. Una vez que la impulsión superior y la inferior se suceden con tanta rapidez, que sus efectos deben considerarse como simultáneos, la caudal es por consiguiente impelida á un mismo tiempo en dos direcciones que tiende una hacia arriba y otro hacia abajo. Mas estas dos direcciones son oblicuas, parten en cierto modo del mismo punto, forman un ángulo, y pueden considerarse como los dos lados contiguos ue un paralelógramo. La caudal, y por consiguiente la Ballena, cuyo cuerpo sigue el movimiento de dicha aleta, deben, pues, seguir la diagonal de este paralelógramo, y por consecuencia moverse hacia adelante. La Ballena recorre una línea horizontal; si la repulsión superior y la inferior son iguales, se adelanta levantándose; si la reacción que procede de abajo es superior á la opuesta, avanza al paso que desciende; si la repulsión producida por las capas superiores es la mas fuerte, y la diagonal que traza es tanto mas larga en un tiempo dado, ó lo que es lo mismo, su velocidad es tanto mayor, cuanto que las capas de aguas han sido heridas con mas vigor, cuanto mas poderosas son ambas reacciones, y cuanto mas agudo es el ángulo formado por las direcciones de estas dos fuerzas.

Todo cuanto acabamos de exponer explica la razón por qué en los momentos en que la Ballena quiere ascender verticalmente, se ve obligada, después de haber levantado su aleta caudal, y al instante que quiere herir el agua, no solo á bajar esta aleta hasta la línea horizontal, como cuando intenta moverse horizontalmente, sino que además se ve reducida á inclinarla hacia abajo. En efecto, sin esta precaución, al moverse la caudal sobre su articulación, y girando sobre la extremidad de la cola como sobre un gozne, y no cayendo sin embargo sino hasta la línea horizontal, seria rechazada sin duda de abajo arriba; pero en una línea inclinada hacia adelante, porque hubiera obrado ella misma por un plano inclinado sobre la capa de agua inferior. En el caso de haber traspasado la línea horizontal es cuando recibe de la capa inferior un impulso que tiende á llevarla desde abajo hacia arriba, y al mismo tiempo hacia atrás, y que combinándose con la primera repulsión, la cual se dirige hacia arriba y oblicuamente hacia adelante, puede conseguir que la caudal recorra una diagonal que se halla en la línea vertical, y por consecuencia forzar la Ballena á ascender verticalmente.

Podría demostrarse con un raciocinio análogo, porqué la Ballena que quiere descender en una línea vertical, está obligada después de haber bajado su caudal á levantarla de nuevo contra las capas superiores, no solo hasta la línea horizontal, sino hasta encima de esta línea.

Últimamente se entenderán mejor todavía los efectos que acabamos de esponer cuando se sepa de qué modo la Ballena franca se sumerge en el agua, aun cuando nada en la superficie. Nada difícil es comenzar á formarse una idea clara, tendiendo la vista sobre los dibujos que sir José Bancks, mi ilustre compañero, ha tenido la bondad de remitirme, que yo he hecho grabar, y que representan la Ballena Woordcaper. Véase en seguida el diseño que representa la Ballena franca, y sépase que cuando nada en lo mas alto de las aguas, está bastante sumergida en el fluido que la sostiene, de modo que solo se distingue la parte superior de su cabeza y la de su dorso. Solo estas dos partes se descubren sobre la superficie del mar, y parecen como dos porciones de esfera separadas, porque la porción comprendida entre el dorso y la cabeza está cubierta por el agua; y desde lo alto dé la prominencia anterior, pero muy cerca de la superficie de las olas, brotan las dos columnas acuosas que la Ballena franca lanza por sus espiráculos.

La aleta caudal está situada á una distancia de la superficie del Océano, igual á la sexta parte con corta diferencia, de la longitud total del Cetáceo; y por consiguiente, hay Ballenas en que esta aleta tiene por encima una capa de agua de seis á siete metros de espesor.

No obstante, la aleta caudal no es para la Ballena el mas poderoso instrumento de natación. La cola de este Cetáceo ejecuta á derecha y á izquierda, á voluntad del animal, movimientos semejantes á los que imprime á su aleta caudal, y desde luego esta cola debe servirle no solo para Variar de rumbo y girar á derecha é izquierda, sino también para avanzar horizontalmente. Hay diferencia, no obstante, muy notable entre los efectos que la aleta caudal puede producir, y la velocidad que la Ballena puede recibir de su cola, que movida con agilidad como la aleta caudal, presenta dimensiones tan superiores á las de esta aleta. En esta cola es donde reside el verdadero poder de la Ballena franca; ella es el gran resorte de su velocidad; la gran palanca con que conmueve, quebranta, y aniquila, ó por mejor decir, toda la fuerza del Cetáceo reside en al conjunto formado por su cola y por la aleta en que termina. Sus brazos, mejor dicho sus aletas pectorales, pueden también aumentar la facilidad con que muda la intensidad ó la dirección de sus movimientos:

Anterior | Página inicial | Página siguiente



Índice de páginas de Mamiferos.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.