Zoología. Cetaceos. Página 168. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2.. Museo pintoresco de Historia Natural.
Pasapues > Buffon. > Los Tres Reinos de la Naturaleza. > Tomo 2.

Zoología. Cetaceos. Página 168. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2.



Anterior | Página inicial | Página siguiente

GENERO BALLENA

Balcena (Xinn.)

Todos los Cetáceos descritos hasta ahora nos han manifestado por atributos dientes en una ó en ambas mandíbulas : los comprendidos en este género tienen las mandíbula superior cubierta de una sustancia cornea , dispuesta en porciones largas y complanadas y llamadas barbas de Ballena.

Semejante modificación ha debido necesariamente imprimirá su economía, propiedades y hábitos notables: de modo que las Ballenas son habitantes pacíficos é inofensivos de los mares, sin que su enorme corpulencia pueda defenderlas eficazmente contra los ataques de un gran número de enemigos.

Estas masas animales, groseramente pulimentadas que se llaman Ballenas, tienen caracteres precisos para distinguirse de los ágiles Delfines ó de los gigantes Cachalotes. Estos caracteres son : ninguna señal de dientes, (sin embargo de que Mr. Geoífroy Saint-Hilaire descubrió en un feto de la Ballena gérmenes de dientes en la mandíbula inferior, que parece se le caen muy temprano): la mandíbula superior dispuesta como en forma de techo vuelto hacia arriba ó de quilla, y con láminas córneas transversales ó barbas dispuestas de cada lado en forma de hojuelas delgadas, muy compactas y delgadas en su punta; un tubo colocado en medio de la parte superior de la cabeza, donde se abre por dos orificios separados por una membrana.

Desde Linneo, todos los zoólogos habian aumentado el número de las Ballenas conocidas, elevando sucesivamente muchas variedades al rango de especies, las cuales no eran ignoradas de Linneo, que solo las había considerado como simples variedades, y que no las había apreciado, porque Klein su principal autor, solo las había establecido con caracteres confusos é imposibles de apreciar. Brisson, que era apasionado á las divisiones cualesquiera que fuesen, no dejó de adoptarlas, y su ejemplo fue imitado por tollos los naturalistas que le siguieron.

Nadie se había resuelto basta el dia á lanzar una mirada investigadora sobre esta multitud de especies, la mayor parte de las cuales solo se apoyan en pasajes oscuros de autores antiguos señalados con nombres de pescadores, que deben diferenciarse según cada nación. Solo Mr. Cuvier emprendió aclarar este caos, remontarse á las autoridades primitivas, y someter al de la discusión el valor de los pretendidos caracteres asignados á cada una de estas Ballenas. Resultaron distinciones precisas y constantes para dos especies de ellas; pero las otras formadas, según el capricho de los nomenclátores, debieron desvanecerse ante un examen profundo y concienzudo.

Con arreglo, pues, á los datos mas recientes, describiremos las especies interesantes de este género, comenzando por la Ballena franca, y acabando por las Ballenas del Océano pacifico, que por ahora al menos .parecen deber ser consideradas como verdaderas especies.

ballena franca.

Balcena mijstkeíus (Linn., Bonn., Cuv.); Waffisck de los alemanes; Whaílvisck de los holandeses; Slicnle— backy Sandhual de los dinamarqueses; Hvalfiskát los suecos; Hvaflsk y Sielliack de los noruegos; Velushalr de los irlandeses; Arbek de los groenlandeses, llamada también Arbavirksoak por los mismos; WhaU de los ingleses; Ballena de los españoles ; Trake de los holenloles; Serbio de los japoneses; Ballena franca (Ronnatirre) ; Id. (R R. Castelí; Baicena naribus flemosis, etc.(Ardeli); Balcena !».-j'0r(Sibbald); ídem reí Balcena vulgárit (Kai); Ball na común (Rondelet); Balcena vulgo dicta sive mt/slicelus Aris.tolelis , Másenlas l'linii (Gessner); Balcena vulgi (Aldroband); Id. (Sohnston); Balcena vulgriris (Chartelon): Balcena Bond (Willugiiby): Balcena spilzhergensis (MarleDS); Balcena groenlandica fMu-s. ad Frider); Batana dorso impinni fatula in medio capite , etc. (Gionov); Balcena vufgans groenlandka (Brisson); Bala'na vera Zorgdrngeri (Klein); Balcena vulgi (Mus.—Wormi); Ilvalfísk (Eggedo); üer rechte groenlandhche walp.sk (Andcrsonj; Ballena franca (Valmont. — Bureare).

Aunque solo querríamos hablar á la razón al tratar de la Ballena, deberá afectarse nuestra imaginación con la inmensidad del objeto, pues que vamos á tener á la vista el mayor de todos los animales. La masa y la velocidad concurren á su fuerza : extiende á todo el Océano su dominio, y parece que la naturaleza al criarlo, ha agotado su maravilloso poder.

Creemos desde luego fabulosa la existencia de aquel monstruo llamado Kraken por los atemorizados pescadores, que según decían, tenia de largo muchos miles de metros; era tan extenso como un banco de arena, parecido á una montaña de rocas; tenia el agua salada, atraía su presa por el líquido abundante de sus poros; se agitaba como un Pólipo gigantesco , levantaba numerosos brazos como otros tantos mástiles de colosal magnitud, y al modo de un volcan submarino sepultaba en una especie de abismo legiones de Peces y de Moluscos.

Pero en lugar de esta quimera, la Ballena franca ostenta sobre la superficie de los mares su enorme volumen , pues cuando tiene tiempo para desarrollarse, sus dimensiones llegas á ser admirables. Casi no se puede dudar que se la haya visto en ciertas épocas y en ciertos mares de cien metros de largo; y desde luego, para formar una idea exacta de su tamaño, es preciso saber que excede á los mas notables colosos entre los animales terrestres, pues ni aun el Hipopótamo, el Rinoceronte y el Elefante, pueden servir de término de comparación: tampoco ?o es posible compararla con la altura de los mas gigantescos vejetales, cuya cima contemplamos con elevada admiración, porque esta escala es todavía pequeña. Preciso se hace recurrir á las altísimas agujas que se conservan sobre algunos templos góticos; ó mas bien es indispensable comparar la longitud de la Ballena enteramente desarrollada á la altura de aquellos montes que determinan el curso de tantos rios, cuando se hallan á pequeña distancia del Océano. En vano, por ejemplo, situaríamos en nuestra imaginación una gran Pallena al lado de una de las torres del mayor templo de París; en vano la colocaríamos verticalmente á la par de este morumento, pues que un tercio del animal sobresaldría por encima de lo encopetado de la torre. Por largo tiempo este gigante entre gigantes, ha ejercido sobre su vasto imperio una dominación que nadie se atrevia á disputar, bin competidores temibles, sin necesidades difíciles de satisfacer, sin apetitos sangrientos, reinaba pacíficamente sobre la superficie de los mares, cuyas olas no agitaban los vientos fácilmente; en bahías rodeadas de costas escarpadas,, que parecían ser un abrigo seguro contra el furor de las tempestades.

Pero el genio del Hombre le ha mudado todo con

cualidades, y diseminada del mismo modo en todas las especies conocidas del género de los Cachalotes.

Se ha dicho que cuando el Cachalote mular quería sumergirse en el agua, comenzaba por tenderse sobre el lado derecho, y los mismos autores han añadido, que este Cetáceo podía permanecer debajo del agua durante mucho mas tiempo que la Ballena franca.

Se ha encontrado al Cachalote mular en el occéano Atlántico septentrional, así como en el océano Glacial Ártico, y particularmente en el mar de Groenlandia y en las cercanías del Cabo Norte y de las islas Oreadas.

Anterior | Página inicial | Página siguiente



Índice de páginas de Mamiferos.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.