Pasapues > Buffon. > Los Tres Reinos de la Naturaleza. > Tomo 2.

Zoología. Cetaceos. Página 162. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2.



Anterior | Página inicial | Página siguiente

des del Gibar, del Rorcual y del Cachalote macrocéfalo, y compusieron su phisalus con los rasgos de este mismo Macrocéfalo mezclados con los del Gibar. En fin, para conocer las opiniones de los antiguos con respecto á los Cetáceos, nada mas conveniente que consultar la escelente obra del sabio profesor Schneider acerca de los sinónimos de los Cetáceos y de los Peces, recogidos por Artedi.

Pero el Mediterráneo no es el único mar interior en que penetra el Cachalote macrocéfalo, pues pertenece a casi todos, y se le ha visto en las costas de Spitzberg, cerca del caio Norte, y dé las costas de Finmarck, en las mares de Groenlandia, en el estrecho de Davis, en la mayor parte del Océano atlántico septentrional, en el Golfo británico, cerca de la desembocadura del Elba á donde uno de ellos fue impelido por una violenta tempestad, encalló y pereció, en diciembre de 1720; cerca de Terra nova, en las inmediaciones de Bayona, no lejos del cabo de Buena-Esperanza, cerca del canal de Mozambique, de Madagascar y de la isla de Francia; en el mar que baña las costas occidentales de la Nueva-Holanda, (donde debe haber figurado entre aquellas manadas de innumerables y grandes Cetáceos, sobre que acudían bandadas de Petrelos, según el naturalista Levilain, que vio á los primeros luchar contra las olas enfurecidas, persiguir á los Peces, y apiñarse cerca de la costa de Lewin, del rio de los Cisnes, y de la hahia de los Perros-marinos hasta el extremo de embarazar la navegación); hacia las costas de la Nueva-Zelanda, cerca del cabo de Corrientes del golfo de la California, á poca distancia de Guatemala, donde el capitán Colnett halló multitud de individuos de cita especie; al rededor de las islas de Galápagos, á la vista de la isla Mocha y de Chile, donde según el mismo viajero el mar parecía cubierto de Cachalotes; en el mar del Brasil, y por último cerca de Finisterre.

En 1784 encallaron treinta y dos Cachalotes macrocéfalos en la costa occidental de Andierne, en la playa llamada Tres-Conaren: el profesor Bonnaterre publicó en la Enciclopedia metódica, pormenores interesantes con respeto á estos Cetáceos. El 13 de marzo se vio con sorpresa que una multitud de Peces se arrojaban á la costa, y que un gran número de Marsuinos entraban en el puerto de Andierne. El 14 á las seis de la mañana el mar estaba muy alterado, y los vientos soplaban con violencia de la parte del Sudeste. Se oyeron hacia el cabo Estain bramidos estraordinarios que resonaban tierra adentro hasta la distancia de cuatro kilómetros. Dos hombres que entonces estaban en la playa se llenaron de terror, sobre todo cuando percibieron, aunque á larga distancia, animales enormes que se agitaban con violencia, y se esforzaban en resistir á las olas enfurecidas que los impelían y precipitaban hacia la costa; azotaban las olas con redoblados golpes de su ancha cola, y salia sin cesar por sus tubos una agua espumosa que era impelida con gran zumbido. El terror de los espectadores se aumentó cuando los primeros de estos Cetáceos, que ya no oponían al mar sino una lucha ineficaz é inútil, fueron lanzados sobre la arena; espanto que se redobló cuando vieron que sucedía al anterior un gran número de colosos vivos. Los Cachalotes sin embargo, eran todavía jóvenes, los menores no tenían mas que doce metros de longitud, y los mayores solo tenian quince ó diez y seis. Vivieron sobre la arena como unas veinte y cuatro horas.

No hay que estrañarse de que millares de Peces turbados y aterrados, precediesen á la llegada de los Cetáceos, y que huyesen rápidamente delante de ellos. Efectivamente el Cachalote macrocéfalo no solo se alimenta de Jivias que algunos marinos ingleses llaman Squild ó Sequil, que son muy comunes en lugares que frecuenta, están muy esparcidos, particularmente hacia las costas del África y las del Perú, y llegan á una magnitud tan considerable, que su diámetro es á veces mas de un tercio de metro. No solo se alimenta de otros Moluscos además de estos, sino que es muy aficionado á Peces de otras clases, particularmente á Ciclópteros. Puede verse en Duhamel que se han hallado pues de dos metros de longitud en el estómago del Cachalote macrocéfalo. Pero tiene enemigos mucho mas temibles que aquellos de que hace sus víctimas. Persigue á las Focas, los Ballenópteros de pico y los Delfines vulgares: caza á los Tiburones con encarnizamiento, y estos Escualos tan peligrosos para otros muchos animales, llegan á sobrecogerse de tal terror, según Othon Fabricio, á la vista del terrible Macrocéfalo, que se apresuran á ocultarse debajo de la arena ó entre el lodo, se precipitan al través de los escollos, se lanzan contra las rocas con bastante violencia para matarse, y ni aun se atreven á acercarse á su cadáver, á pesar de la avidez con que devoran los restos de otros Cetáceos. Según la relación del viaje á Islandia de MM. Olafsen y lovelsen, no se debe dudar que el Macrocéfalo es bastante voraz para apoderarse de un bote pescador, estrujarlo contra sus fauces, y tragarse, los hombres que le tripulen, de modo que los pescadores irlandeses temen dar con él. Sus ideas supersticiosas aumentan su temor hasta el extremo de no serles lícito pronunciar en alta mar el verdadero nombre del Macrocéfalo; por lo que nada omiten para alejarle: cuando descubren este feroz Cetáceo arrojan en el mar azufre, ramos de enebro, nueces moscadas, estiércol reciente de buey, ó tratan de ahuyentarle haciendo un gran ruido y dando grandes y agudos gritos.

Encuentra el Cachalote macrocéfalo, sin embargo, en otros grandes individuos ó en grandes habitantes de los mares, muy distantes de aquellos en que se propone hacer su presa, rivales contra quienes su poder es ineficaz. Una numerosa manada de Macrocéfalos, puede verse obligada á batirse con otra de Cetáceos distintos, temibles por su vigor ó por sus armas. Entonces corre la sangre á torrentes sobre la superficie del Océano, como cuando millares de harponeros atacan á muchas Ballenas y el mar se tiñe de encarnado en un espacio de muchos kilogramos. El P. Feuillée dice en la colección de observaciones que habia hecho en America, que cerca de la costa del Perú vio el agua del mar mezclada con una sangre fétida; que según los indios, se verificaba este fenómeno todos los meses, y que provenia según ellos, de una evacuación á que las Ballenas hembras estaban sujetas mensualmente, y cuando entraban en zelo. Los combates que se dan entre sí los Cetáceos y el número de los que perecen con los harpones de los pescadores, baste para esplicar el hecho observado por el P. Feuillée, sin que naya necesidad de recurrir á las ideas de los indios.

Por fin, no pasaremos por alto los bramidos que hicieron oir los Cachalotes encallados en la bahia de Andierne, y recordamos también lo que diremos de los sonidos producidos por los Cetáceos, en el artículo de la Ballena franca y del Ballenóptero jubate.

La situación violenta, el dolor, al peligro, la desesperación, no son quizá las únicas causas que arrancan sonidos mas ó menos fuertes y mas ó menos espresivos á los Cetáceos y especialmente al Cachalote macrocéfalo. Acaso también el mas vivo de los sentimientos que pueden esperimentar los animales, les inspira igualmente sonidos particulares que los anuncian á lo lejos. Los Cachalotes deben buscar sin duda su hembra con una especie de furor, tienen su cópula del mismo modo que la Ballena franca; y para entregarse á sus amores con menos inquietud y sobresalto, se reúnen en el tiempo de su unión mas íntima con las hembras, cerca de las costas menos frecuentadas. Dice el capitán Colnett en la relación de su viaje, que las cercanías de las islas de los Galápagos son en la primavera el punto de reunion de todos los Cachalotes macrocéfalos de las costas de Méjico, de las del Perú y del golfo de Panamá; que se aparean allí, y que se ven Cacha-

Anterior | Página inicial | Página siguiente



Índice de páginas de Mamiferos.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Museo pintoresco de Historia Natural. Los tres reinos de la naturaleza.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.