Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 2

Zoología. Cetaceos. Página 151. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Aragón

Buffon Los tres Reinos de la Naturaleza Tomo 2



GÉNERO NARVAL.

Monodon (Linn.)

Los Cetáceos conocidos con el nombre de Narvales, son célebres hace mucho tiempo por la semejanza que se ha creido hallar en el largo colmillo que arma su cabeza, con el cuerno de la frente del Unicornio de la fábula. De aquí proviene el nombre de Unicornio de mar que la mayor parte de los viajeros le han dado; pero la historia de los Narvales no está aun completamente ilustrada, y solo con la mayor dificultad se han disipado de tiempo en tiempo los errores que la oscurecían , y que los marinos del Norte se han divertido en propagar á porfía.

Los Narvales se diferencian fácilmente bajo el punto de vista zoológico de los géneros qae se les aproximan por una organización del sistema dentario que les es propia. En efecto, no se les puede confundir ni con los Delfines, ni con los Anarnakes, y aun menos con los Hyperodones. Sin embargo, las formas materiales del cuerpo no se diferencian en nada de las de los Cetáceos de la familia de los Delfines; y tienen por caracteres comunes, el orificio de los tubos situado en la parte superior y posterior de la cabeza; laaletadorsalcasinula ó se reduceáuna simple eminencia longitudinal; las pectorales son de forma oval, y la caudal es horizontal. Pero lo que los caracteriza de un modo muy claro, son dos largas defensas rectas y puntiagudas, que colocadas en el hueso intermaxilar, se dirigen hacia adelante en el sentido del largo del cuerpo. Estos dos dientes de forma tan singular, son los únicos que están situados en los huesos incisivos; los molares, que casi todos subsisten cuando los dientes incisivos y caninos faltan, no presentan aquí vestigio alguno de su existencia.

La cabeza huesosa del Narval se parece mucho á la del DelfinápteroBeluga, y cuyas relaciones aprecia así Mr. Cuvíer, comparándolas entre sí: «la cabeza del Narval se parece mas á la del Beluga que á ninguna otra por la uniformidad de su parte convexa por la dirección casi rectilínea de los bordes de su hocico, por surcos profundos que describen una semi-elípse y una larga punta sobre los intermaxilares, por debajo de las narices, y por las puntas que forman sus tere-goideos en la orilla posterior de sus fosas nasales. La parte del hocico, y sobre lodo de los intermaxilares, suben hasta muy cerca de los huesos de la nariz. Los agujeros reemplazan los suborbitarios, y son grandes y numerosos. La escotadura que separa esta parte anclia del hocico es pequeña, y la parte superior de la órbita poco saliente. Los huesos de la nariz son muy pequeños , y la ventanilla izquierda es menor que la otra.»

En la juventud tienen los Narvales en cada alvéolo el germen de un diente, cuya prolongación sucesiva debe formar la defensa acerada de los adultos. Algunas veces se desarrollan estos dos gérmenes á un tiempo, y dan margen, así como se observa en muchos cráneos, á dos defensas horizontales y divergentes ; Anderson, Bonnaterre y otros muchos naturalistas han citado ejemplos de esto. Pero lo que mas comunmente sucede, es que uno de estos gérmenes

recibe toda la materia secreta del marfil, y que el otro rechazado ú oprimido, se atrofia y está completamente envuelto en si alvéolo, como un núcleo huesoso inerte. De esta circunstancia, que se produce ordinariamente han procedido muchos de los nombres que se han dado á los Narvales en los libros de historia natural, nombres la mayor parte equivocados y capaces de inducir en error, tales como los de Monodon, Monoceros, Unicornio, Licornio de mar. No debe creerse sin embargo, que los autores antiguos, anteriores áLinneo, hayan ignorado que las defensas de los Narvales eran dos, y que lo mas común era el no desarrollarse mas que una sola. Mucho antes de Anderson se halla en una relación de la Groenlandia, un volumen en 12.°, París, 1663, publicado en Lapeirere, según las crónicas dinamarquesas, así como en el museo de Wormius, en Angrimus y Joñas (Specimen Islan-dicum) que las defensas del Narval eran verdaderos dientes, que uno de ellos, con frecuencia en el es-

tailn rudi.....ntariii. quedaba encerrado en lo interior

del alvéolo. Pero Anderson en su historia natural de Groenlandia , ha dado sobre este asunto muy buenos pormenores que serían supérfiuos después de lo ya dicho.

Si examinamos la forma, las dimensiones, y aun la utilidad de las defensas del Narval, tendremos la mayor dificultad en esplicar con qué objeto tienen la hechura que se nota. Nada nos recuerda sus dimensiones en ningún otro animal, ni el modo con que están dispuestas y la dirección que tienen. Una sola defensa está mas ordinariamente colocada en la quijada derecha ; su circunferencia está profundamente surcada en toda longitud de seis á diez pies. Su base es huesosa , su dirección y el modo con que está colocada sobre la parte anterior de la cabeza, hace que parezca una larga lanza. Sin razón se ha creido durante mucho tiempo que estaba fijada por justa posición sobre la línea media de los huesos frontales. Sus usos deben limitarse á los que el animal hace de ella para atacar su presa ó delenderse de sus enemigos. No puede serle de la menor utilidad para la masticación, ni para dividir los alimentos, y su posición solo en un alvéolo de la quijada superior, ha podido merecerle el nombre de diente. Tampoco pensamos que la puedan comparar con los caninos de los Babirusas que están encorbados delante de la cara , ni con los de la Morsa, que se inclinan hacia abajo.

Cuando las defensas del Narval fueron conocidas, adquirieron una extraordinaria reputación; y como eran bastante raras, su valor, puesto á precio por el charlatanismo, subió en proporción de las propiedades sobrenaturales que les suponian. Dos conventos de frailes compraron á gran precio el verdadero cuerpo del Unicornio, que debia, á los ojos de la superstición , curar las enfermedades mas inveteradas. Cada cual, como sucede siempre, pretendía poseer el verdadero, la única maravilla dotada de tantas virtudes ; pero siendo bastante común en las costas del Norte, habiendo circulado la defensa del Narval perdió su alta reputación en el vulgo, cuyo interés dejó de atraer.

El marfil de las defensas del Narval es superior al del Elefante, que se compone de fibras compactas extraordinariamente unidas, cuya reunión es de una densidad y dureza singulares. Este marfil de una blancura sin igual, tiene sobre todo la ventaja de no ponerse amarillo y de tomar un bellísimo pulimento cuando está trabajado. Aunque los Narvales no son raros, no son sus defensas sin embargo, bastantes comunes para permitir que su uso sea ordinario en las artes; y Bonnaterre refiere en su Cetalogia, que los reyes de Dinamarca tienen un magnífico trono construido de este marfil, y esta obra maestra, conservada precisameute en el palacio de Rosemberg, dice él, que es de, un valor muy grande.

ya descripción hemos trasladado en nuestras generalidades acerca de los Hiperodones. Fue cogido en el Támesis en el año de 1783 por encima del puente de Londres. Hunter poseia además en su gabinete un cráneo de la misma especie, cuyas dimensiones tres veces mayores que los del individuo precedente, indicaban que el animal entero debia haber tenido á lo menos de treinta á cuarenta pies de largo. Se ignoran completamente las costumbres de los Hiperodones, y solamente se les ha visto en la Mancha.



Índice de páginas de Mamiferos.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Zoología, hombres, animales, mamíferos, Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Mamíferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.