Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 2

Zoología. Cetaceos. Página 149. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2.

Buffon Los tres Reinos de la Naturaleza Tomo 2



les aplica muy inoportunamente, según lo ha probarlo Mr. Cuvier, el nombre de butskopf, que significa en las leguas del Norte pescado dispuesto en forma de quilla , y que pertenece á muchas especies de Delfines. Otros autores piensan que esta palabra butskopf es la traducción del epíteto de slounders head, ó cabeza de pleuronecto, que Dale reunia á la especie de Cetáceo que él llamaba también bottle-head ó cabeza de botella; mas veremos que esta última especie aunque es casi imposible reconocerla con fijeza, tiene la mayor analogía con el Audon.

Mr. de Lacepede creó para los Cetáceos descritos por Baussard un género que él llamó hyperodon y cuyo nombre procedente del griego, se compone dehy-peron, paladar, y odons dientes. Conservó como de-nomidacion específica la de butskopf que Bonnaterre le había aplicado por error; en fin, en 1811, Uliger en su Pródromo de losgéncros de los Mamíferos y de las Aves, mudó sin gran necesidad, la palabra hyperoodon en la de uradonon, también sacada del griego y que viene de urane paladar, y odons dientes, y que significa, como el anterior animal con paladar cubierto de dientes.

El Hyperodon es notable, especialmente por tener dientes ó por lo menos un cuerpo de naturaleza córnea, colocados en el paladar y en el reborde de la quijada superior. La existencia de estas puntas córneas que forman falsos dientes no se ha visto en ningún Cetáceo, y jamás ha sido observada después del teniente de fragata Baussard; de modo que ha sido puesta en duda por sabios anatómicos. Pero que estos falsos dientes palatinos existan ó falten en realidad, poco importa, ahora que se tienen motivos mas fundados para separar el Hyperodon de todos los otros Cetáceos conocidos; porque la forma del cráneo entre otras, es de tal modo distinta, que debe ser suficiente para que no se confunda jamás el Hyperodon con el único Cetáceo que se le acerca, que es al Aodon. Por otra parte este último tiene una cara mas cilindrica, al paso que el primero la tiene aplastada y un poco parecida á la de los Delfines; y tampoco es la misma la dirección de los es-piráculos.

Los Hyperodones se pueden caracterizar por las tres enormes crestas occipital y maxilares que coronan el cráneo y que están separadas por grandes surcos. El cuerpo es oblongo, y tiene una aleta pequeña dorsal. Las dos tetas son visibles é inguinales: el hocico es estrecho y deprimido. Los espiráculos están reunidos en una sola abertura lunulada, en que las extremidades de la media luna miran hacia la cola. El paladar está erizado de dientes falsos y mas bien córneos. Estos dientes no pueden ser, dice Mr. Cuvier, juzgando por analogía, mas que unas prominencias córneas de la membrana del paladar, como se vé en el Equidno, ó acaso vestigio de aquellas barbas que se hacen tan grandes en las Ballenas. Según Hunter, dos dientes agudos ocupan la extremidad de la mandíbula inferior.

El Hiperodon es muy raro. Nada se sabe de sus costumbres; y si la estructura de su esqueleto ha sido bien estudiada, se debe cuanto se sabe á la laboriosidad y á los trabajos que Mr. Cuvier ha consignado en el tomo V, parte 1.', pl. 524, de sus investigaciones sobre los huesos fósiles; este profundo naturalista tuvo proporción de dibujar en el museo de los cirujanos de Londres, el esqueleto del Delfín con dos dientes, ó Hyperodon, que se hizo en tiempo de Hunter, y una cabeza huesosa en casa de Adriano Campos, y se aseguró de su perfecta semejanza con las figuras de Baussard.

He aquí el resultado de sus observaciones; la cabeza del Hyperodon se distingue completamente de las formas propias del género de los Delfines, y merecería ella sola que se clasificase al animal en un género aparte. Las mandíbulas puntiagudas por delante, se ensanchan hacia la base del hocico, tienen á cada uno de sus hor

. des laterales una gran cresta vertical, redonda por ar-[ riba, que desciende oblicuamente hacia adelante y mas rápidamente hacia atrás, donde vuelve á caer poco mas ó menos encima de la apófisis postorbitaria. Mas atrás todavía, continuando esta quijada en cubrir el frontal, sube verticalmente con el occipital para formar en la parte posterior de la cabeza una cresta occipital transversa, muy elevada y muy gruesa; de modo que sobre la cabeza de este animal hay tres de estas grandes crestas; la cresta occipital hacía atrás y las dos crestas maxilares á los lados, que están separadas de la primera por una ancha y profunda escotadura; y lo están entre sí por toda la anchura de cabeza, porque no se acercan nada por encima, y no forman bóveda como en el Susu platanista, sino simplemente una especie de elevaciones laterales.

Los intermaxílares, colocados como de ordinario entre los maxilares, suben con ellos hasta las narices , y hasta por encima de ellas , de modo que toman parts también en la fnrmaeion de la cresta posterior levantada sobre el occipucio. Los dos huesos de la nariz muy desiguales, así como las ventanas de la nariz, están colocados en la cara interior de esta cresta occipital, y se elevan hasta su parte superior. Por lo demás, las conexiones de los huesos son con cortas diferencias las mismas que en los Delfines. La apófisis cigo-mática del temporal es gruesa, sin ser tan larga como en el Delfín del Ganges. La órbita es tan ancha como en los Delfines comunes, y se limita del mismo modo por debajo por un tallo delgado que da el pómulo. Los parietales aparecen muy poco en la fosa temporal, la cual es poco extensa en altura : por debajo, el paladar está un poco en forma de orquilla, lo que podría indicar una inmediación con las Rallonas. No tiene los surcos laterales del Delfín vulgar. Los terigoídeos ocupan una grande extensión en la parte interior de las ventanas de la nariz y disminuyen mucho la parte que allí toman delante de ellos los palatinos. El occipucio es mas alto que ancho. La quijada inferior no tiene susínfisís mas larga que las especies ordinarias de Delfines.

El esqueleto que Mr. Cuvier examinó, tenia todos sus huesos epifisiados aunque tenia de largo veinte y un pié. Se contaba en él siete vértebras cervicales soldadas todas juntas; otras treinta y ocho vértebras, de las cuales nueve tenian costillas. Los seis huesos furca-les empezaban en la vigésima segunda, de modo que se podían contar diez y siete vértebras caudales: las apófisis espinosas de las vértebras superiores cesaban en la novena caudal. Las primeras costillas se articulaban con el esternón, y había cuatro de estas últimas libres á cada lado. El esternón se componía de tres huesos, el omóplato tiene el borde espinal mas extendido y mas rectilíneo á proporción que los Delfines. El ángulo anterior mas agudo, el acromion un poco dirigido há cia abajo, y la apófisis coracoides un poco en sentido contrario. Los'hueses del brazo y del antebrazo eran algo menos cortos que los de los Delfines. La mano era casi redonda, pero es posible que no se hubiera articulado bien las falanges.

HIPERODON DE HONFLEUR.

Delphinus bidentatus (Hunter); Delphinus butskopf (Bon-naterre—Desmarest); Hiperodon butskopf (Lacepede.)

El Hyperodon que el abate Bonnaterre describió con el nombre de Delfín butskopf, sacando de la memoria de Baussard todos los pormenores de su historia, ha sido hasta hace poco tiempo el único tipo del género establecido por Mr. de Lacepede, quien creía que el Dellin de dos dientes de Hunter era muy distinto de él. Se parecen perfectamente en todos los rasgos de su organización general como es fácil conocerlo, y si hay alguna diferencia no es mas que por un punto en litigio, resultado natural de alguna observación incomple-



Índice de páginas de Mamiferos.



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Zoología, hombres, animales, mamíferos, Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Mamíferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.