Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 2

Zoología. Cetaceos. Página 132. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Aragón

Buffon Los tres Reinos de la Naturaleza Tomo 2


delfín gladiador.

Delphinus gladiator (Lina., Bonn., Lacep.)

Este Cetáteose parece mucho á la Orea, pero sus armas reales son mas poderosas y mayores que las aparentes. Su aleta dorsal que se ha comparado á un cable, es mucho mas alto que la de la Orea y está situada muy cerca de la cabeza y casi en la nuca. Su altura excede á un quinto de la longitud total del Cetáceo, de

mórfosis hasta el fin de los tiempos á que dio la Grecia el epíteto de heroicos. Adoptamos en esta parte la opinión de Visconti, miembro del Instituto de Francia, y be aquí lo que piensa respecto á esto este sabio intérprete de la antigüedad.

Apolo era adorado en Delfos no solo bajo el nombre de Delphico y de Pythio, sino también bajo el de Delphinio. Para dar razón de este epíteto, se referia que el dios se había mostrado en forma de Delfín á los cretenses, á quienes había obligado á abordar sobre la costa de Delfos, donde fundaron el oráculo mas famoso y venerable del mundo conocido por los griegos; lábula que tal vez no ha tenido otro origen que la semejanza del nombre de Delfos con el de Delfín; pero vienedesde la mas remota antigüedad, y se leen sus detallesen el himno compuesto en honor de Apolo que se atribuye á Homero. Mr. Visconti mira como cierto que Apolo deifico, adorado en Delfos, estaba simbolizado por Delfines. Figuras de Delfines debian adornar su templo, y como las decoraciones del santuario ascendían á los mas remotos siglos, en ellas debia notarse la infancia del arte. Estas figuras inexactas, imperfectas, toscas y tan poco semejantes á la naturaleza, fueron sin embargo consagradas por el tiempo y por la santidad del oráculo. Los diestros artistas que han florecido en época en que la escultura había hecho ya progresos, no se han atrevido á corregirlas conforme á los modelos vivos; se han contentado con hermosear el carácter, dilatar los rasgos, suavizar los contornos. La forma singular de los Delfines deíficos pasó á los monumentos de los antiguos, y se perpetuó en las producciones artísticas de los pueblos modernos, y si ninguno de los autores que describieron el templo de Delfos habló de los Delfines debidos á la escultura y al cincel de los mas antiguos artistas griegos, es porque el templo de Apolo fue saqueado varias veces, y porque en tiempo de Pausanias ya no existia ningún resto de aquel monumental.

También los pintores y los escultores modernos representaron al Delfín como los artistas griegos del tiempo de Homero, con la cola levantada, la cabeza muy gruesa, la boca muy grande, etc. Pero bajo cualesquiera rasgos que se los naya figurado, los historiadores los celebraron, los poetas los cantaron, los pueblos los consagran á la divinidad que adoraban. Se le ha respetado como amigo no solo de Apolo y de Baco, sino también de Neptuno, á quien ayudó, según una tradición religiosa que menciona Oppiano, al descubrimiento de Anfitrite cuando por conservar su virginidad huyó hasta la Atlántida. El mismo Oppiano le llama ministro de Júpiter marino, y los griegos le dieron la denominación de Hieros ichlhys (pez sagrado).

Se ha repetido con sensibilidad y ternura la historia de Phalanto salvado por un Delfín, después de haber naufragado cerca de las costas de Italia. Se han dado honores al Delfín como á bienhechor de la humanidad. Se ha conservado como una tierna alegoría, como un recuerdo consolador para el genio que lucha con el infortunio, la aventura de Arion, que, amenazado de muerte por los feroces marineros del buque en que navegaba, se precipitó en el mar, donde fue acogido por un Delfín atraído por el suave sonido de su lira, y conducido salvo hasta el puerto por aquel animal sensible , atento y agradecido.

No es, pues, estraño que hayan sido llamados bárbaros los tracios y otros pueblos, porque daban muerte al Delfin.

Siempre su movimiento, ha parecido ser entre los habitantes del Océano, no solo el mas rápido, sino también el mas enemigo del reposo; se le ha creído emblema del genio que crea, desarrolla y conserva, porque su actividad somete el tiempo como su inmensidad domina el espacio : y he aquí la razón de haberlo proclamado rey del mar.

AI compás que se ha ido dirigiendo mas y mas la

atención hacia él, ha compartido con el Cisne el honor de haber sugerido la forma de las primeras naves, por las delgadas proporciones de su cuerpo tan propias para hendir el agua, y por la posición, as! como por la figura de sus remos, tanligeros como poderosos.

Llegando á ser de dia en dia su sensibilidad y su inteligencia el objeto de la mayor admiración, se ha querido atribuir al Delfín un "origen maravilloso : se quiso suponer que los Delfines babian sido hombres castigados por la venganza celeste, decaídos de su estado primitivo, pero que conservaban algunos caracteres de su primera esencia. Luego se llegó á suponer también que Apolo había tomado la figura de un Delfín para conducir hacia las costas de Delfos su mas pre-dilecta colonia. Neptuno mismo se había trasformado en Delfín para arrebatar á Melantho, como Júpiter en Toro para el rapto de Europa, y la poética imaginación de nuestros antiguos se complacía en representar la virginal timidez de la bella, acariciada y animada por el amor sobre la espalda de la deidad raptora, convertida en Delfín y subyugada al imperio de Venus , recorriendo la superficie tranquila de los mares, dóciles y obedientes á la voluntad de sus númenes. Neptuno fue adorado en Sunio bajo la forma de Delfin tan grata á su amada. No solo el Delfin fue consagrado, sino que hasta se le divinizó; se le adjudicó un lugar en el congreso de los dioses, y el Delfín brilló en medio de las constelaciones celestes.

Habiendo dominado estas opiniones puras ó alteradas con mas ó menos eficacia en los diversos países, cuyos rios llevan sus aguas al gran deposito del Mediterráneo, ¿por qué hemos de admirarnos de que el Delfin haya sido por mucho tiempo el símbolo del mar? Así es, que se ha presentado al amor con un Delfin en una mano y flores en la otra, para manifestar que su imperio se extiende sobre la tierra y sobre el mar : un Delfín rodeado á un tridente, era el geroglífico de la libertad de comercio; colocado alrededor de un trípode, indicaba el colegio de los quince sacerdotes que servían en Roma el templo de Apolo; acariciado por Neptuno, era el símbolo de la tranquilidad de las aguas, y de la salvación de los navegantes; dispuesto en forma de una áncora ó puesto encima de un Buey con rostro humano, era el signo de aquella mezcla de velocidad y de lentitud en que se hace consistir la prudencia, loque ha espresado bien esta máxima favorita de Augusto : Apresúrate con lentitud, de que este emperador usaba á cada paso como de lema, aun en sus mismas cartas familiares. Los jefes de los galos tuvieron el Delfin por emblema, su nombre se dio á un extenso país y á dignidades eminentes : se le ve en las antiguas medallas de Tarentoy de Poesto, muchas de las cuales le representan con un niño alado ó sin alas sobre su espalda; en las de Corínto, que dan á su cabeza sus verdaderos caracteres, en las de Agio, en Acaya; en las de Eubea, Nysiros, Bizancio, Brindis, Laririo, Li-pari, Siracusa, Thera, Velin, y Carteya en España; en las de Alejandro, Nerón, Vitelio, Vespasiano y Tito. El escudo de Úlises, su anillo y espada presentaban la imagen del animal que nos ocupa; su figura se erigió sobre los circos; y por fin, fue consagrado á la hermosura celestial, poniéndole á los pies de aquella perfectísima Venus que se admira como acabado modelo de escultura.



Índice de páginas de Mamiferos.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Zoología, hombres, animales, mamíferos, Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Mamíferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.