Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 2

Zoología. Cetaceos. Página 131. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Aragón

Buffon Los tres Reinos de la Naturaleza Tomo 2


soledad y por la triste monotonía de los mares, cuanto que el color del Delfín común es de un aspecto agradable : ordinariamente es azulado ó negruzco, mientras el animal está vivo y en el agua, realzado además por la blancura del vientre y del pecho.

Acabemos, pues, manifestando todos los matices que se ha creido observar en las afecciones de estos animales. Pretendieron los antiguos que la familiaridad de estos Cetáceos era mayor con los niños que con los hombres entrados en edad. Mecenas-Fabio y flavio-ArSo escribieron en sus crónicas, según Plinio, que un Delfín que había penetrado en el lago Lucrinio, recibía todos los días pan de mano de un niño; que corría á su voz, que le llevaba sobre su espalda, y que habiendo muerto el niño, el Delfin, que no volvió á ver mas á su tierno amigo, murió luego de pena. El naturalista romano añade hechos semejantes que sucedieron en tiempo de Alejandro de Macedonia, ó los que refirieron Egesidemo y Teofrasto. Finalmente los antiguos no han dudado en atribuir á los Delfínes con respecto á los jóvenes con quienes podían solazarse mas fácilmente que con los hombres de edad provecta, una sensibilidad , una afición y una constancia casi parecidas á las de que el Perro nos da ejemplos tan señalados.

Sin embargo, estos Cetáceos, á los cuales se ha tratado de representar como susceptibles de una adhesión tan viva y tan durable, son animales carniceros. Pero no olvidemos que el Perro, este compañero del hombre, tan tierno, tan leal y tan adicto, es también un animai carnívoro, y que entre el feroz Lobo y el pacífico falderillo, no hay otra diferencia que los efectos del arte y de la domestíeidad.

Los Delfines se alimentan de sustancias animales, buscan particularmente los Peces, prefieren los Bacalaos, los Egleíises, los Persecuas, los Pleuronectos; persiguen las numerosas manadas de Mugues hasta cerca de las redes de los pescadores, y á causa de esta osada familiaridad, se les ha considerado como los auxiliares de aquellos marineros, de quienes ellos pretenden únicamente arrebatar ó compartir la presa.

Algunos autores antiguos, y entre ellos Plinio, han creido que los Delfines nada podían coger con su boca, sino volviéndose y casi encorvándose sobre su espalda; pero tuvieron semejante idea, porque confundían estos Cetáceos con los Escualos y otros pescados grandes. Los Delfines pueden buscar el alimento que necesitan con mas facilidad que otros muchos habitantes de los mares, pues que ningún clima les es contrario.

No solo en el Océano atlántíco septentrional, sino también en el grande Océano equinoccial, cerca de las costas de la China, de las costas de la América meridional, en los mares que bañan el África, en todos los grandes mediterráneos, y particularmente en el que baña á la vez parte de África, Asia y Europa, se han visto individuos de este género.

En ciertas épocas prefieren la alta mar á la proximidad de las costas. Se ha observado que ordinariamente bogaban contra el viento, y si se comprobase esta costumbre ¿no podría decirse que procede de la necesidad y del deseo que tienen estos animales de percibir mas fácilmente la presencia de los objetos que temen ó que buscan por medio de las emanaciones odoríferas que el viento trae al órgano de su olfato?

Asegúrase que saltan sobre la superficie del mar con mas fuerza, frecuencia y agilidad cuando la tempestad amenaza ó cuando el viento debe suceder á la calma. Cuanto mayores sean los progresos que se hagan en la física, tanto mas se conocerá que la electricidad del aire es una de las principales causas de todas las mudanzas que esperimenta la atmósfera, y cuanto hemos dicho de la organización y de las costumbres de los Deliines, puede sin duda hacernos presumir que deben ser muy sensibles á las variaciones de la electricidad atmosférica. Se sabe por Oppiano y Elisno que los antiguos hahitantes de Rizando y de la Tracia perseguían á los Delfines con tridentes asegurados por medio de largas cuerdas, á semejanza de los harpones que se usan al presente para la pesca de las Ballenas francas y de los mismos Delfines. Puntos hay donde abundan tanto estos Cetáceos, que su pesca produce una gran cantidad de aceite; y se dice, que entre los citados parajes, deben contarse las inmediaciones de las costas de la Con-chinchína.

No teniendo necesidad de agua los Delfines para respirar, lo que no pueden verificar sino al aire, no es de admirar que se les conserve mucho tiempo fuera del agua, sin que pierdan la vida. Habiendo podido ser fácilmente observados estos Cetáceos, y habiendo escitado siempre la curiosidad del vulgo, el interés de los marinos, la atención del observador, se han llegado á notar sus propiedades, sus atributos y sus rasgos distintivos, y por esta razón muchos naturalistas han creido deber contar en la especie que describimos , variedades mas ó menos constantes, distinguiendo los Delfines de un pardo lívido, los que tienen la espalda negruzca, con los lados y el vientre de un gris de perla manchados de negro; aquellos cuyo color es de un gris mas ó menos intenso, y en fin, aquellos en los que toda la superficie es de un blanco brillante como la nieve.

Acabamos de ver el Delfín de la naturaleza, veamos ahora el de los poetas. Suspendamos un momento la historia del poder creador, y tornemos la vista á las artes que le embellecen.

Entramos en el imperio de la imaginación; la razón ilustrada, á la cual deleita pero sin cegarla ni seducirla , sabrá distinguir en el cuadro que nos proponemos presentar, la verdad adornada con los esplendentes coloridos de la fábula.

Los antiguos habitantes délas afortunadas costas de la Grecia conocían bien al Delfin, pero la viveza de su genio poético no les permitió pintarle tal cual es : su moral religiosa tuvo necesidad de trasformarle y de convertirle en uno de sus tipos,y porotra parte la concepción de obj etos quiméricos les era tan necesaria como el cuerpo usa de todas sus fuerzas cuando ningún obstáculo le detiene, y las imaginaciones ardientes no necesitan de los sentimientos profundos ni de las ideas lúgubresque suele producir un clima incómodo para inventar causas fantásticas, para producir seres sobrenaturales, para crear dioses. El mas hermoso cielo tiene sus tempestades, la costa mas risueña tiene su melancolía. Los campos tesábanos, los de la Ática y del Peloponeso, no han inspirado ese terror sagrado: esos negros presentimientos, esos tristes recuerdos que han elevado el trono de una oscura mitología en medio de palacios de nubes y de fantasmas vaporosas, por encima de los promontorios amenazadores, de los lagos brumosos y de las frias selvas de la valerosa Caledonia ó de la heroica Hibernia; pero el valle del Tempe, las pendientes floridas del Himeto, las márgenes del Eurotas, los bosques misteriosos de Delfos y las venturosas Cicladas, han comovido la sensibidad de los griegos con los mas pintorescos contrastes que la naturaleza puede ofrecer, con paisajes románticos, cuadros magestuo-sos, escenas graciosas, montañas cubiertas de verdor, retiros afortunados, imágenes tiernas, objetos agra-dahles, tristes y aun fúnebres, pero llenos de encanto y de apacibilidad. Los bosques de la Arcadia extendían su sombra sobre las tumbas, pero estaban estas sembradas de rosas.

La mitología griega variada é inmensa como la hermosa naturaleza, á quien debe su origen, ha debido someter todos los seres al influjo de su poderosa acción. ¿Cómo no podría extender su mágica influencia hasta sobre el Delfin? Mas si ha mudado sus cualidades no ha alterado sus formas, ni es la mitología solo la que ha desfigurado sus rasgos : la escultura, todavía en tu infancia, también contribuyóásu meta-



Índice de páginas de Mamiferos.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Zoología, hombres, animales, mamíferos, Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Mamíferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.