Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 2

Zoología. Cetaceos. Página 126. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Aragón

Buffon Los tres Reinos de la Naturaleza Tomo 2


descubren á los Delfines, les silban para atraerlos. Con ¡ mucha frecuencia les hemos visto emplear este medio sin haber observado que produjese efecto alguno en ellos.

Los Delfines sí alimentan de Peces; hemos cogido Múgiles que habiéndose escapado de sus voraces dientes , sobrevivian á pesar de las grandes heridas que habían recibido con pérdida de sustancia : parecían muy aficionados á varios Moluscos, de los que no se comían mas que la cabeza y los tentáculos.

Hemos dicho que hay terribles combates entre los Delfines. Como los denlas animales, sienten el odio y sus furores, y se disputan con acaloramiento sus presas, ó tal vez sus hembras. Las heridas que se causan son profundas; pero se curan rápidamente, porque muchas veces hemos visto individuos viejos, cuya piel estaba cubierta de cicatrices que atestiguaban su carácter pendenciero, y muy frecuentemente sus aletas dorsales, sobretodo, están truncadas ó mutiladas á consecuencia de los mordiscos que habían recibido.

No diremos mas sobre las costumbres de los Delfines ; cuanto nosotros sabemos es muy vago para que inténtenles formar un catálogo susceptible de agradar por el interés de sus detalles. El escaso número de datos que han sido publicados sobre muchas especies, estará mejor colocado á continuación de las descripciones de cada una de ellas.

Poco digna de mención es la utílídadd que la especie humana reporta de los Delfines. Su carne compacta, negra é indigesta no debe parecer sabrosa mas que a los miserables pueblos polares, ó tal vez á los marinos cuyo paladar está fatigado por las salazones del buque ó á los navegantes que las tempestades han arrojado á algunas tierras abandonadas ó sobre los hielos flotantes del Labrador ó del Spitzberg. La cantidad de aceite que se puede sacar de ellos no es muy considerable para emoeñar á los europeos á dedicarse á su pesca. A mas de esto los Delfines, por su agilidad, el poco volumen de su cuerpo y fuerza muscular, no serian fáciles de arponar y menos de cogerlos en lastedes. Es, pues, muy extraño que Mr. Noel no haya visto en las antiguas cartas que arreglaban la asociación de los Walmans, mas que un testimonio relativo á la pesca de los Marsuinos : establecida esta idea harto ligeramente por un hombre, por otra parte muy instruido en la historia de las pesquerías de los pueblos antiguos ha sido combatida por Mr. Cuvier con tanta mayor fuerza, cuanto que Mr. Noel, versado en las lenguas del Norte, no podia ignorar que todos los pueblos que las hablan llamaban wat, ó se servían de los derivados de esta palabra para designar los que los antiguos y nosotros, hablando de las Ballenas y de los Delfines en general, llamamos Cetáceos: Entonces como ahora las Ballenas, según Rondelet afirma, no eran raras en nuestras costas, y si se buscaban los Delfines como alimento, era mas bien en una época en que la delicadeza de la mesa no bahía hecho grandes progresos, y sobre todo porque podían comer de vigilia comiendo su carne. No creemos, sin embargo, que jamás se haya hecho de ella un gran consumo.

Lo que ofrecen de mas notable los Delfines, y cuyo descubrimiento hecho en I817 y 1818, pertenece á Mr. Chevreul, que tanto ha ilustrado la composición de los cuerpos grasos, es el aceite animal á que este sabio químico ha dado el nombre de Focenina porque lo lia sacado del Marsuino ó Phocena de los naturalistas. Esta sustancia es liquida á la temperatura ordinaria, y por su aspecto no se diferencia de la oleína; sin embargo se distingue de ella por la propiedad que tiene de producir ácidos volátiles olorosos, cuando la saponifican ó la tratan pir el ácido sulfúrico, cuando se la espone á la acción deloxígenoó se la destila. Mr. Chevreul lia hallado que la focenina que él ha sacado diferentes veces, tratando el aceite de Marsuino por el alcohol

en términos de separar de él la porción mas soluble en el liquido alcohólico, contenia sobre cien partes de focecina saponificada, cincuenta y seis de ácido oleico mezclado con ácido margárico, doce de glicerina y unas treinta y dos de ácido focenino.

Según el mismo químico, el ácido focenino es un ácido orgánico que se halla no solamente en el aceite de Marsuino, sino también en las bayas del viburnum opvlus, y que unido á las bases salíficables produce las sales llamadas focenatos.

El ácido focenino se halla en dos estados, hidratado y seco. Tiene por caracteres el ser incoloro. líquido á nueve grados, no entraren ebullición sino á una temperatura superior á la de cien grados. Su olor es muy fuerte, su sabor, al principio picante, se vuelve azucarado; moja el vidrio y el papel del mismo modo que los aceites volátiles y los impregna con un olor que trae á la memoria el de los aceites añejos de los Marsuinos. Es soluble en todas proporciones en el alcohol, su solución tiene un olor etéreo.

Los focenatos de barita no cristalizan hasta que la solución no llega á la consistencia de jarabe ; y solo por medio de una alta temperatura pueden lograrse cristales aislados, cuya forma es difícil de caracterizar, pero que Mr. Chevreul considera como próximos á un octaedro.

Los focenatos de estronciana y de cal cristalizan en prismas eflorescentes; el de potasa no puede cristalizar á causa de su extremada delicuescencia, y lo mismo sucede con el de cal.

delfín común.

Delphinus delphis (Linn., Cuv., Bonn.); Huyser, Hofrun. Leipler, en Islandia, Delphis, Tuynebaar, en Holanda; Üelphin, Grampus, Porpeisse, en Inglaterra.

¿Ha habido objeto mas capaz que el Dellin de afectar la imaginación ? Cuando el Hombre recorre el dominio que su vasto genio ha conquistado, halla al Dellin en la superficie de todos los mares, lo encuentra en los dichosos climas de las zonas templadas, bajo el cielo abrasador de los mares ecuatoriales, y en los valles horrorosos que separan aquellas enormes montañas de hielo acumuladas por el tiempo sobre la superficie del Océano polar, como otros tantos monumentos fúnebres de la naturaleza que allí acaba. En todas partes se le ve, ágil en sus movimientos, rápido en su natación y admirable en sus grandes saltos, complacerse alrededor de los buques , mitigar con sus evoluciones vivas y traviesas el tedio de las prolongadas calmas, animar las inmensas soledades del Océano, desaparecer como el relámpago, escaparse como el pájaro que hiende los aires , volverá aparecer, huir, mostrarse de nuevo, solazarse cutre las olas agitadas, despreciar las tempestades y no temer ni á los elementos, ni á la distancia liiá lostiranosde Insulares.

Después que vuelve el Hombre á los pacíficos retiros que su genio se ha complacido en exornar, goza todavía con la imagen del Dellin, que la mano de las artes ha trazado sobre las obras insignes de su creación; recorre la interesante historia délas producciones inmortales que la poesía presenta á su espíritu y á su corazón; y cuando siente en medio del silencio de una noche tranquila y serena, aquellos momentos de calma y de melancolía en que la meditación y los tiernos recuerdos dan tanta fuerza á todas las emociones de su alma, entonces deja vagar su pensamiento desde la tierra al cielo, alza sus ojos hacia la bóveda azulada y etérea, y ve también la imagen del Dellin brillar entre los astros.

Sin embargo, este objeto tan á propósito para seducir la imaginación humana, es en parte obra suya, que lo ha creado para las artes y para el firmamento. No es el terror el que le ha dado el ser, como ha producido el hórrido Dragón, la espantosa Qui-



Índice de páginas de Mamiferos.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Zoología, hombres, animales, mamíferos, Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Mamíferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.