Pasapues > Buffon. > Los Tres Reinos de la Naturaleza. > Tomo 2.

Zoología. Cetaceos. Pgina 112. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Buffon.. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Tomo 2..



las fugitivas corrientes ile las aguas, ni cabanas para defenderse de los rigores del fro, rf necesitan aglomerar en mansiones destinadas para el invierno un alimento que no podran proporcionarse fcilmente sino en la primavera. El Ocano les suministra cada instante, en sus profundos senos los asilos que pueden desear contra la intemperie y contra el rigor de las estaciones; en los Peces y Moluscos de que est poblado, un pasto tan abundante como anlogo su naturaleza.

La sensibilidad esquisita de las hembias ha debido dar origen particularmente esa costumbre, esa necesidad mas bien de reunirse en tropas numerosas. El afecto sus hijos no les permite perderlos de vista, mientras necesitan de sus socorros, de sus cuidados y de su proteccin: tampoco los Cetceos jvenes aciertan despus abandonar una compaa que les ha sido tan til y tan grata : no se alejan ni de su madre ni de su padre, los cuales tampoco los abandonan nunca. Cuando forman uniones mas ntimas para dar la existencia nuevos individuos, no por eso dejan de conservar la asociacin general, y las generaciones sucesivas , juntas y enlazadas por el sentimiento, no menos que por un hbito constante, forman luego esas numerosas legiones que los navegantes encuentran en los mares, particularmente en los que todava no son muy frecuentados. Estas tropas, dignas de atencin, presentan muchas veces el aspecto de un solaz pacfico del tumulto de la guerra. Unas veces se les ve entregarse como los Belugas, los Delfines comunes y las Marsopas movimientos rpidos, arranques sbitos, evoluciones variadas, y no interrumpidas; otras veces , reunidos en bandadas de combatientes como los Cachalotes y los Delfines gladiadores, conciertan sus ataques, se precipitan contra sus mas temibles enemigos , se baten con encarnizamiento, y ensangrientan la superficie de los mares.

Es fcil calcular, segn la longitud de los mayores Cetceos, que dos Ballenas francas, por ejemplo, un macho y una hembra, pueden ver alrededor de s setenta y dos mil millones de Ballenas, las cuales habrn dado origen, y de las que sern el tronco principal.

Prolongndose la duracin de la vida de los Cetceos hasta un trmino que sorprende, la reunin del gran nmero de individuos, que forman la misma tropa , y por decirlo as, la misma asociacin , debe aumentar tambin las que concurren al desarrollo de la sensibilidad, del instinto y de la inteligencia.

La fuerza del olfato de los Cetceos prueba por otra parte la viveza de esta sensibilidad y de esta inteligencia ; porque debemos recordar que los Cuadrpedos que muestran mas instinto y una adhesin mas viva y durable, son efectivamente los que tienen un olfato mas esquisito, como el Perro y el Elefante. Los Cetceos reconocen desde muy lejos, y distinguen con claridad las diversas sustancias odorferas; y si no se notan en estos animales narices enteramente anlogas las de la mayor parte de los Cuadrpedos, anatmicos hbiles, y con particularidad Hunter y Albert, han reconocido en las Ballenas un laberinto de hojas seas en donde termina el nervio olfatorio, muy parecido al que se halla en las narices de los Cuadrpedos.

En los diferentes artculos consagrados la descripcin de los Cetceos, y particularmente al tratar de la Ballena franca, manifestaremos cmo los Cetceos han recibido el rgano de la vista mas conforme al fluido acuoso y salado, la atmsfera hmeda , nebulosa , y espesa al travs de cuyos medios deben percibir los objetos; y pueden ejecutarla con la mayor seguridad, y por consiguiente hacerla sensible hasta un grado muy notable, porque levantando la cabeza sobre el agua pueden colocarla de modo, que su vista se extienda sobre una inmensa planicie formada por la tranquila superficie del mar, sin que la detenga ninguna desigualdad parecida las de la superficie rida del globo y sin otros lmites que la pequenez de los objetos o la curvatura de la tierra.

Es cierto que no tienen un rgano particular conformado de modo, que les proporcione un tacto muy seguro y fino: sus dedos, aunque divididos en muchos huesecillos, y aunque presentan, por ejemplo, hasta siete articulaciones en la especie del Fisetero orlhodon, estn de tal modo aproximadas, reunidas y cubiertas por una especie de guante formado de una piel dura y gruesa, que no pueden moverse independientemente unas de otras para tocar y coger un objeto, viniendo solo ser la extremidad de un remo slido, mas bien que de una verdadera mano. Pero este mismo remo es tambin un brazo por cuyo medio pueden retener y comprimir contra su cuerpo los diversos objetos; y hay muy pocas partes de la superficie donde la piel, por gruesa que sea, no pueda deprimirse y doblegarse bastante, para proporcionarles por medio del tacto sensaciones claras de los objetos exteriores. Podemos, pues, creer que en cuanto al tacto no le tienen peor que varios Mamferos; por ejemplo, que muchas Focas, las cuales parecen gozar de una inteligencia poco comn y de mucha sensibilidad.

E1 rgano del oido con que les ha dotado la naturaleza , est encerrado en un hueso, que en vez de hacer parte de la caja sea que envuelve el cerebro, est unido dicha caja por ligamentos, y como suspendido en una cavidad. Esta especie de aislamiento de la oreja en medio de sustancias blandas que atenan los sonidos trasmitidos, contribuye la pureza de las impresiones sonoras, que sin estos intermedios llegaran demasiado multiplicadas, demasiado fuertes y escesi-vamente confusas un rgano colocado casi siempre bajo la superficie del Ocano, y por consecuencia en medio de un inmenso fluido frecuentemente agitado, y mucho mas denso que el de la atmsfera. Observamos tambin que el conducto auditivo termina exterior-mente en un orificio casi imperceptible, y que por la pequea dimensin angostura de este pasaje , la membrana del tmpano est defendida de los efectos atronadores que producira sobre ella el contacto y el movimiento del agua del mar.

Pero como la historia de los animales es tambin la de sus facultades, al modo que la del Hombre es la de su genio, procuremos juzgar con mas acierto de las facultades de los Cetceos; tratemos de conocer mejor el carcter particular de su sensibilidad, la naturaleza de su instinto, y el grado de su inteligencia, averigemos las conexiones que en ellos renen un sentido con otro, aumentando, por consecuencia, la fuerza de estos rganos y multiplicando sus resultados. Comparemos estas conexiones con las relaciones anlogas observadas en otros Mamferos, y hallaremos que el olfato y el gusto se aproximan mucho, y que, en cierto modo, estn reunidos en todos estos seres; que el olfato, el gusto y el tacto son desempeados hasta cierto punto por el mismo rgano en el Elefante, y que el olfato y el oido se aproximan mucho en los Cetceos. Espondremos esta ltima relacin al trazar la historia del Delfn comn. Pero ya debemos observar que existe una conexin anloga entre el oido y el olfato de los Peces, los cuales viven en el agua como los Cetceos; y tambin debemos considerar que los dos sentidos, que en cierto modo se advierten reunidos en los Cetceos, son ambos adecuados para recibir las impresiones de objetos muy distantes, al paso que en la reunin del olfato, el gusto y el tacto .hallamos que el tacto y el gusto no pueden ser afectados sino por los objetos con que sus rganos estn en contacto. La aproximacin del oido y del olfato da al animal que presenta esta relacin , sensaciones menos precisas y comparaciones menos seguras que la conexin del olfato con el gusto y con el tacto; pero produce otras mas frecuentes , numerosas y vanadas. La propensin que tienen



 

Índice de páginas de Mamiferos.  

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta cuentanoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.