Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 2

Zoología. Cetaceos. Página 109. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Aragón

Buffon Los tres Reinos de la Naturaleza Tomo 2


cuentan nuestros mares, así como las Oreas, sus enemigos capitales. Luego todos los naturalistas han pensado que la Orea era un Delfin. Sin embargo, Plinio da á la cabeza de su Orea feroz la forma de la proa de un barco libúrnico; esta forma, que aun se conserva en la construcción de los buques pequeños de Genova y de Liorna, es enteramente la de un espadón; así es que se encontrarán en la Orea una reunión de caracteres pertenecientes á muchos animales, y á la forma de la cabeza de un espadón se agregan "pormenores relativos á las costumbres propias de los Escualos y Tiburones", y las dimensiones de un Cachalote. Debia ser de gran tamaño aquella Orea, que el emperador Claudio hizo atacar por las cohortes pretorianas, y que echó á pique á la vista de Plinio, un buque con su tripulación, sumergiéndole debajo de un diluvio de agua que hizo salir de sus tubos.

Plinio, sin embargo, conocía las funciones y el destino de los tubos, sin explicar, sin embargo, su mecanismo. No dice gran cosa de los Marsuinos, que él distingue de los Delfines: en cuanto á estos se complace en trazar su historia, y recuerda no solamente los cuentos de Aristóteles, sino que agrega otros nuevos y mas circunstanciados. Imbuido en las ideas populares de su tiempo, agrega á las costumbres del Delfin, al cual supone una rara inteligencia en su cuento de Simón, muchas de las del Marrajo, como las de tener precisión de volverse de espaldas para coger su presa, tener la boca debajo de la cabeza, etc., y hablando de su aleta dorsal, se ve evidentemente que él tenia á la vista un Pescado grande del género Escaro, pero no se sabe, por ejemplo, en que fundamento puede apoyarse lo que cuenta del Delfin que subia el Nilo y atacaba al Cocodrilo. Dice, en efecto, que conociendo este Cetáceo el punto vulnerable de su enemigo, se sumerge velozmente en el momento en que ve á este dirigirse hacia él para atacarle, y que con la espina cortante de su aleta dorsal le abre diestramente la barriga.

Estas citas deben ser suficientes para mostrar que seria inútil el tratar de buscar de un modo positivo los animales de que los antiguos han hablado. Aun mayor oscuridad reina todavía en los autores de los últimos siglos ¿habremos de sorprendernos? Si los romanos y los griegos en el tiempo de su esplendor, adoptaron las historias de Aristóteles, de Plinio, de Eliano, los escritores del renacimiento de las letras, después de muchos años de tinieblas y de envilecimiento, obligados á crearlo todo nuevamente, acogieron con codicia lo que les contaron sus contemporáneos; y cuanto mas maravillas les contaban en las historias sin gusto ni elección que les referían, tanto mas aprecio y opinión tenían. Sus obras, sin embargo, contienen numerosas é importantes observaciones; pero como la cizaña está abundantemente mezclada con el grano bueno, resulta que no se puede sacar todo el fruto que se desea; por lo tanto no presentaremos mas que un sucinto resumen de las opiones admitidas en aquella época.

Se encuentra en el Museo Wormiano (1655) un extracto bastante detallado de una obra antigua intitulada Espejo real, cuyo autor, según se dice, era rey y presenta una clasificación de los Cetáceos por géneros según su tamaño. Esta división, que no ha exigido un grande esfuerzo de sagacidad, está por decontado mezclada con todos los absurdos con que nuestros padres se complacían, y de que presentamos una ligera muestra.

Géneros : 1.º Nyding, veinte anas de largo, sin dientes, sin barba (es decir, sin bigotes.) 2.° Nisscn, cinco anas. Los Delfines.

mil doscientos hombres de tripulación, que Montfort, de embustera memoria, ha descrito y figurado en el Buffon de Soonini!!!

el arte ríelos cosméticos hace tan grande uso: el aceite y la esperan de Ballena son artículos de un comercio muy extenso.

Los Cetáceos, ó á lo menos muchos de ellos, han sido conocidos de la mas remota antigüedad; los escritos de los antiguos autores, de Aristóteles, de Plinio, de Eliano, hacen mención de ellos con el nombre de ceíus ó de "i"-! (cele) que aplicaban también á los Peces grandes del género Escualo. De aquí se deriva el nombre de Cetáceos que los modernos les han dado generalmente. Observados desde la época mas remota en las costas de las naciones celtas, han recibido de ellas el nombre de ivhall, y esta palabra ligeramente modificada por la ortografía, se ha generalizado en todos los pueblos de origen tudesco. Los italianos y los franceses de las costas del Océano y del Mediterráneo, y primeramente los vascos, les aplicaron el nombre de Sopladores ó su equivalente, y todavía con esta denominación los designan hoy día los habitantes de las costas de aquellos países.

Aristóteles no ha hablado mas que de una sola especie de Ballena, y cita á algunas del tamaño de mil pies, exageración que prueba que él no la conocía mas que por las descripciones populares; sin embargo, el filósofo de Stagira le da por patria el mar de las Indias, y entonces es posible que sea realmente la Ballena franca la que él ha querido indicar. En el mismo pasaje dice también que el Ganges produce Anguilas de trescientos pies; luego para ser consecuente, Aristóteles debía dar naturalmente mil pies á una Ballena. El naturalista griego aislaba sin embargó los Cetáceos dé los otros animales, y formaba de ellos un género, porque su opinión sobre este punto es precisa. «Se puede, dice él, establecer el género de las Aves, el de los Cetáceos, etc.;» pero en ninguna parte se ve que haya tenido una idea bien exacta de estos animales. La historia del Delfin es mucho mas circunstanciada, y no se puede dudar que Aristóteles no lo haya conocido bien; pero después de haber referido algunos pormenores, aun hoy día verdaderos acerca de este animal, enlaza entre ellos algunas fábulas y sobre todo muchos hechos que no pertenecen mas que al Tiburón. El Misticetus que los modernos miran como la Ballena franca, podría ser muy bien cualquiera otra cosa, y no tiene nada de imposible el que sea un Qmtoion. Porque Aristóteles se limita á decir que el Misticetus tiene en la boca en lugar de dientes, cerdas semejantes á las del Puerco. A este se siguió Plinio, que desfiguró completamente á este animal con cuentos pueriles. El Marsuino es el Phoeena de Aristóteles, según el parecer de la mayor parte de los ictíologistas del siglo pasado. Sin embargo ¿cómo es que este autor le da solamente por patria los mares del Ponto Euxino, y dice que su tamaño es menor que el del Delfín? El Marsuino del Mediterráneo parecería ser al contrario, según el docto Escaligero, el Tyrsio de los griegos, aunque algunos autores no venen el Tyrsio mas que la Foca común. Si después de Aristóteles consultamos á Plinio, no sacaremos de él grandes luces; sin embargo, se encuentran en su Historia natural algunas especies de Cetáceos sobre las cuales ha reunido detalles pertenecientes á muchas especies de animales marinos. Tendremos sin embargo una prueba de la buena foque tenia Plinio acogiendo los cuentos que los navegantes de su tiempo referían á su vuelta. Así es que, dice el autor romano, que el mar de las Indias produce animales grandísimos, como Ballenas de cuatro obradas, Langostas de cuatro codos... En el Océano de las Galias vio al Fisetero ó Soplador, y en el mar de Cádiz al Pescado que tiene forma de árbol, cuyas ramas son tan extendidas que se cree que jamás ha podido pasar por el estrecho de Gibraltar (I); las Ballenas, dice también Plinio, fre-

(1) Este último debe ser el Pulpo Kraken, que vuelca los navios de tres puentes, que tienen ciento veinte cañones y



Índice de páginas de Mamiferos.



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Zoología, hombres, animales, mamíferos, Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Mamíferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.