Pasapues > Buffon. > Los Tres Reinos de la Naturaleza. > Tomo 2.

Zoología. Cetaceos. Pgina 108. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Buffon.. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Tomo 2..



pueden servir mas que para la visin lateral, y lo que mas debe sorprender, es la falta de regularidad con respecto la lnea media que existe entre ellos en algunos gneros. Creemos que esta falta de regularidad est acomodada la natacin de estos animales, natacin que cuando es rpida, se ejerce siempre de un lado otro. y hace que el uicrani Miio de la Wnm est subordinado la posicin hacia arriba ahajo, que cada lado ocupa su vez. En los dems Cetceos el tipo de la visin normal segn se ha observado, y la poca separacin que las rbitas tienen entre si, permite que se ejecute como en los verdaderos Mamferos. Por lo dems, no se conoce sino muy poco la reparticin de los humores de los ojos; solamente las formas del globo y la del cristalino, confirman esta ley, de que cuanto mas destinado est un animal vivir en el agua, tanto mas grande es la convexidad de estas partes. En cuanto los rganos accesorios, como la glndula lagrimal y las pestaas carecen absolutamente de ellos, y la movilidad de las fibras del esfnter palpebral es casi nula.

A los precedentes detalles agregaremos un sumario sobre la forma del esqueleto de los Cetceos, reservando para la historia de cada familia en particular los rasgos caractersticos de organizacin que convendr dar conocer. El esqueleto de estos animales est provisto de miembros posteriores, y el bacinete mismo se halla reducido un estado rudimentario , y solo se compone de tres huesecillos, de los cuales el de en medio es impar y simula el arco pubiano. La columna vertebral termina en la cola, y el paso del tronco esta parte se hace por una diminucin sucesiva de grosor. Los huesos que forman el crneo de los Cetceos, herbvoros sealadamente, no adquieren desarrollo mas considerable que en los otros Mamferos; pero los huesos de la cara de las Ballenas y de los Cachalotes adquieren enormes dimensiones. Los miembros anteriores son muy cortos, aplastados, y las falanges estn embutidas en medio de la membrana dlas aletas, las cuales tienen la forma de paletas mucosas, tiesas inflexibles. Lo que caracteriza sobre todo las vrtebras es la diminucin extrema del cuerpo de las cervicales, y esta disposicin se debe la aparente nulidad del cuello , porque los verdaderos Cetceos no gozan de movimiento de inflexin de esta parte en ningn sentido. El cuello, sin embargo, est ya un poco mas pronunciado en los Cetceos herbvoros: as es que estos animales han estado colocados durante mucho tiempo al lado de las Morsas, y hacen naturalmente el paso de los Cetceos los Carniceros Anfibios Focceos. En cuanto la forma de los dientes son bastante semejantes en todos, lo menos escep-tuando las Ballenas que no tienen las quijadas pobladas mas que de lminas crneas de una naturaleza particular. Estos dientes siempre son huecos en forma de conos en su base, piramidales y puntiagudos en su punta; y la enorme defensa del narval no contrara esta regla ; los de los Cetceos herbvoros tienen una corona llana; pero si los huesos de la cara han recibido un desarrollo tan considerable, el crneo ha tenido aumento en su capacidad, y el cerebro que est destinado albergar, es siempre muy pequeo con respecto al conjunto del animal: otra causa para que el discernimiento sea casi nulo en los Cetceos. Los Delfines solamente tienen la capacidad cerebral un poco mas en armona con su tamao: as es que se les atribuye mas inteligencia , aunque hay mucho que decir sobre esta materia. En el considerable aumento que han tomado los huesos de la cara, los maxilares superiores han recibido mucho aumento en longitud; pero los intermaxilares no se adierenal contorno del hocico mas que por una punta estrecha; en el Dugongo, sin embargo , estos huesos intermaxlares sostienen unos dientes dispuestos en forma de armas ofensivas, que son propias de este animal. Es de notar que los huesos

de los Cetceos son en extremo celulosos en su interior, y por consiguiente, la capa lisa de fosfato de cal que reviste su exterior, es en proporcin mucho mas delgada que en los huesos de los Mamferos terrestres.

La naturaleza ha envuelto la masa de los msculos, cuyas fibras poderosas forman numerosos planos sobre las partes huesosas, con una gruesa capa de tejido celular cubierto con una epidermis apergaminada muy lisa, que aislndose mas fcilmente por la desecacin, se agrieta en todos sentidos formando placas irregulares , como se ve frecuentemente cuando se quiere conservar pieles de Delfines. Mr. Scoresby dice que la redecilla mucosa de una Ballena tiene cerca de ocho lneas de grueso, y que las fibras que la componen son perpendiculares la piel. Parece que la envoltura exterior de los Cetceos se compone de las tres capas que se reconocen tambin en esta parte del organismo de los animales terrestres. El color general de la piel no tiene mas matices que el azul negro, el gris y el blanco; solamente algunas especies tienen algunas ligeras manchas amarillas rojas; pero jams se ven en los Cetceos los reflejos brillantes que se mezclan de mil maneras para adornar los Pescados. El color blanco, sin embargo, goza de un brillo satinado argentino, que durante la vida de los Delfines es muy notable.

De las consideraciones generales precedentes qu es lo que debemos deducir? Que viviendo los Cetceos en grandes mares han sido poco estudiados, porque no tienen nada de lo que es necesario para fijar la curiosidad , divertir el espritu distraer al hombre de mundo. En su historia no se hallan los agradables pormenores de las costumbres, ni las observaciones ingeniosas relativas su industria, su astucia, sus juegos y sus amores. Su tamao , por lo comn gigantesco, sorprende, pero no habla al corazn; el conocimiento de sus hbitos es importante para el comercio, pero no presenta nada que interese, y de que la memoria quiera conservar un agradable recuerdo. Todo es grosero en sus formas y en sus inclinaciones, para cualquiera otro que no sea el naturalista filsofo. Solo este ltimo sabe que la naturaleza, al arrojar sobre la superficie de nuestro globo los seres que le pueblan, ha tenido miras infinitamente sabias. Se complace con la idea de descubrir algunos secretos y poder explicarse alguna de las leyes que ha impuesto la materia.

Pero antes de entrar en la descripcin de cada cetceo, nos parece que debemos echar una ltima ojeada acerca de las costumbres, la utilidad algunos otros fenmenos de su vida. Las grandes especies estn por lo comn aisladas; las pequeas andan apareadas, se renen en ciertas pocas en gran nmero. Los La-matinos, los Dugongos y otros Cetceos viven bastante gustosos en un notable estado de aislamiento, y no se renen sino en la poca en que experimentan la necesidad de la unin de los sexos. No se conoce la duracin de su vida ; cuantos clculos se han hecho acerca de la Ballena, por ejemplo, parecen exagerados y son inciertos; su reproduccin es el resultado de un coito que se ejecuta unindose de espaldas uno otro. Su sueo parece verificarse en el seno de las aguas y siempre es incompleto; esto es, que parece que no consiste mas que en un adormecimiento que cesa la apariencia del menor peligro.

Hemos visto dormir algunas Ballenas en la superficie del mar, en que no se sostenan mas que por ligeros movimientos de las aletas, que repetidos de tiempo en tiempo y como maquinalmente, las mantenan sobre la superficie del agua. Su gnero de alimento vara, pues algunas especies se aiimentan con yerbas marinas , Pescados, y la mayor parte con Moluscos. Algunos pueblos han venerado los Cetceos y los han representado en alegoras ingeniosas. La utilidad que los europeos sacan de ellos es inmensa; y las artes se han apoderado de muchas de sus partes: la medicina, sobre todo, ha utilizado el mbar de que



 

Índice de páginas de Mamiferos.  

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.