Pasapues > Buffon. > Los Tres Reinos de la Naturaleza. > Tomo 2.

Zoologa. Cetceos. Pgina 106. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Buffon.. Los Tres Reinos de la Naturaleza., Tomo 2..



de la laringe. Como la laringe se eleva en este conducto en forma de obelisco de pirmide, puede obliterar por las contracciones de estas fibras anulares. Toda esta parte est provisla de folculos mucosos que arrojan sus fluidos por unos agujeros visibles; una vez que, ha llegado al viimer la membrana interna del conducto, que viene ser la de las ventanas de la nariz huesosa, tiene un tejido unido y seco. Las dos ventanas de la nariz huesosa estn provistas en su orificio superior, de una vlvula carnosa en forma de dos semicrculos, adheridos al borde anterior del orificio, que cierran por medio de un msculo muy fuerte, inclinado sobre los huesos intermaxilares, siendo necesario para abrirla un esfuerzo poderoso de abajo arriba. La depresin de la vlvula intercepta toda comunicacin entre las ventanas de la nariz y las cavidades que estn colocadas por encima. Estas cavidades son dos grandes bolsas membranosas formadas de una piel negruzca y mucosa , muy arrugadas cuando estn vacas, y ovaladas cuando estn extendidas; estn situadas entre la piel y la superficie huesosa, y circunscriben el orificio anterior de las ventanas huesosas de la nariz: ambas van parar una cavidad intermedia que est inmediatamente colocada sobre las ventanas de la nariz, y que comunica la parte exterior por una hendidura estrecha en forma de arco. Algunas fibras carnosas muy fuertes forman una espansion por encima de todo este aparato, las cuales converjen de todo el contorno del crneo hacia las dos bolsas que pueden comprimir fuertemente.

De este modo se esplica el juego de los tubos. Llenndose la boca de agua se mueven la lengua y las quijadas como para la deglucin ; pero cerrndose la faringe, hace relluir el agua del conducto inferior del esfago la laringe; este movimiento recproco se acelera por las fibras anulares, basta el punto de levantar la vlvula, y el agua llega las dos bolsas superiores , en donde puede permanecer hasta que el animal quiera arrojarla; lijando entonces la vlvula para impedir que el agua vuelva bajar, comprimen las bolsas laterales por medio de las fibras subyacentes y esta compresin hace salir el agua por la hendidura exterior con una viveza y una altura proporcionadas la i 111 -11 - i 11; 111 11 < - la fuerza muscular. Los tubos de los Pescados, al contrario, parece que tienen por funcin dejar introducir el agua, pero no arrojarla.

Con todo, el mecanismo de estos conductos eferentes, aunque ejercindose del mismo modo en todos los Cetceos, est acomodado las formas propias de las especiesde cada familia: el conducto huesoso de los tubos de los Delfines es nico, mientras que el de las Ballenas es doble, mas bien dividido en dos por un diafragma huesoso longitudinal: el superior sirve para dar paso al aire solamente y llega al sitio del olfato , y el otro inferior est nicamente destinado para conducir el agua. En cuanto al punto que ocupa la abertura de los tubos, varia en cada familia y as es que los Delfines le tienen sobre la parte superior de la cabeza, perpendicularmente su eje y en forma de media luna; las Ballenas tienen primeramente sus conductos huesosos oblicuos, despus se levantan para abrirse sobre la parte superior de la cabeza alguna distancia de los ojos. En los Cachalotes sucede al contrario, porque parece que el tubo est colocado sobre el borde de la extremidad truncada que presntala cabeza. Los Cetceos herbvoros, como los Lamantinos y los Dugongos, tienen los tubos que no se diferencian casi por el tamao de las ventanas de la nariz de las Focas, y sin duda por inadvertencia ha dicho Mr. Latreille, que carecan de ellos. Los antiguos miraban estas aberturas como el rgano principal del sentido del olfato.

Por mucho tiempo se estuvo en la creencia de que los Cetceos podian respirar debajo del agua sin necesidad del contacto del aire atmosfrico, y que este

nen sobre los tmpanos flotantes, sobre las costas inhabitables de las islas mas distantes hcia el Norte hacia el Sur, para satisfacer all esta primera necesidad de todos los animales.

La natacin el movimiento locomotor que permite los Cetceos el trasladarse de un punto otro, es extraordinariamente rpido. Todo est urbanizado en ellos para aumentar el poder y velocidad de la marcha y si es permitido emplear una comparacin bastante exacta, son los pjaros del mar. Su armazn huesosa es slida, los msculos numerosos y fuertes, la grasa aceitosa que les sirve de atmsfera, y que aumentando el cuerpo aumenta su ligereza especfica con respecto la densidad de agua que desaloja, robustas y anchas aletas, una forma de quilla cnica; todo, en una palabra, est dispuesto para que la natacin sea en ellos poderosa, continua y fcil. Lagrasa abundante de los Cetceos parece que debe colocar en lo exterior lo que los Pescados tienen en el interior. Estos ltimos tienen carnes compactas y pesadas; pero una vejiga area compensa la demasiada pesadez con el desalojamiento del agua. Lo contrario se observa entre los Cetceos, y la envoltura aceitosa, hinchada, que empasta las carnes, reemplzala vejiga area. En efecto, no era necesaria esta disposicin para vencer la resistencia que oponen las olas que la tempestad levanta, recorrer en todos sentidos grandes distancias, para encontrar el alimento diario ?

Hemos visto que los Cetceos respiran el aire atmosfrico : pero como su cabeza est casi constantemente debajo del agua, y cuando salen la superficie, la parte superior de su cuerpo se eleva sola fuera de este lquido, han debido recibir una organizacin particular; en una palabra, tener en la parte superior de la cabeza unas aberturas destinadas para el acto respiratorio y que se llaman tubos. El seor barn Cuvier es el primero que ha descubierto bien el mecanismo, por cuyo medio el agua que entra en la faringe dlos Cetceos cuando se apoderan de su presa, sale fuera por estos tubos, y tambin de qu modo, por una especie de aspiracin se introduce el aire exterior para pasar los pulmones. Estos tubos se componen de dos grandes bolsas musculares provistas de lengetas, y cuyas paredes son muy elsticas : al agua que se introduce en la boca se ve obligada entrar en este conducto por la contraccin de los msculos orbiculares de la faringe , y sale de diversos modos, generalmente en furnia de columna muy compacta, como hacen las Ballenas, y de diversos modos en los Cachalotes etc. Por el contrario, los Delfines cuyos tubos son casi enteramente huesosos, no tienen el mismo poder muscular en sus paredes, y el agua que arrojan no forma saltador, sino que sale sencillamente por sus bordes en forma de corriente.

Los tubos que se abren sobre la parte superior de la cabeza son un mismo tiempo los conductos por donde arrojan el agua que se ha introducido en la boca, y las verdaderas ventanas de la nariz de los Cetceos. Sucede lo contrario en los pescados huesosos, porque esta agua rechazada de la boca las branquias, la arrojan por las aberturas de los opreulus, aunque existen tubos tambin en algunos pescados condropterigios, tales como las Rayas y los Escualos. Mr. Cuvier describe as las modificaciones que han debido experimentar las ventanas de la nariz para desempear la vez los dos fines de la respiracin y del lanzamiento del agua tragada. Si se recorre el esfago de arriba abajo, se encuentra que al llegar la altura de la laringe parece que se divide en dos conductos, de los cuales el uno contina la boca y el otro sube la nariz ; este ltimo est rodeado de glndulas y de libras carnosas que, forman muchos msculos. Los mas longitudinales , colocados en el cortorno del orificio posterior de la nariz, bajan hasta la laringe; los otros, anulares, parece que son una continuacin del msculo propio



 

Índice de páginas de Mamiferos.  

 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada comunicasnoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.