Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 2

Paquidermos. Página 43. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Zoología

Buffon Los tres Reinos de la Naturaleza Tomo 2



de este modo que del otro; pero el Caballo padre se arruina en seis semanas mucho mas que se arruinaría en muchos años con un ejercicio moderado, y conducido por el método que dejamos dicho.

Cuando las yeguas están preñadas y su vientre empieza á serles gravoso, es necesario separarlas de las que no lo están y que podrían maltratarlas. El preñado de las yeguas dura por lo común, once meses y algunos dias, y paren de pié en vez de que casi todos los demás cuadrúpedos se echan para parir: ayúdaselas cuando el parto es difícil introduciendo la mano para dar al potro la situación conveniente, y á veces también, cuando está muerto, se le saca con cuerdas. Lo primero que presenta el potro, como sucede en todas las demás especies de animales, es la cabeza: rompe sus tegumentos al salir de la matriz: las aguas abundantes que estos contenían se derraman: y al mismo tiempo caen uno ó muchos pedazos soudos, formados por el sedimento del licor coagulado de la alantoides Este pedazo, á que tos antiguos llamaron el hippomanes del potro, no es, como aquellos pretenden , un pedazo de carne pegado á la cabeza del potro, pues al contrario. está separado de ella por la membrana amnios. La yegua lame al potro luego que nace; pero no toca al hippomanes, en lo cual se engañaron también los antiguos, asegurando que al instante le devoraba.

Ordinariamente se hace cubrir la yegua á los nueve dias de haber parido, con el fin de no perder tiempo, y de sacar de lá yeguada mayor producto : sin embargo , es constante que debiendo la yegua alimentar á un mismo tiempo al potro nacido, y al que ha de nacer, se dividen sus fuerzas, y no puede suministrarles tanto como á solo alimentase al uno ó al otro; y por consiguiente, será mejor, para tener caballos excelentes, no dejar cubrir las yeguas sino cada dos años. con lo cual durarían su tiempo y retendrían con mas seguridad, pues en las yeguadas ordinarias no todas las yeguas que han sido cubiertas dan fruto anualmente, y es mucha fortuna si en el mismo año hay la mitad ó las dos terceras partes que den potros.

Las yeguas preñadas pueden sufrir la cópula, y sin embargo. nunca se verifica superfetacion en ellas; por to común paren hasta la edad de catorce ó quince años, y las mas vigorosas apenas dan fruto pasados los diez y ocho: los Caballos, cuando se les ha cuidado. pueden engendrar hasta los veinte años, y aun pasada esta edad ; y sobre estos animales se ha hecho la misma observación que con respecto á los Hombres, esto es, que los que han principiado á engendrar temprano, acaban también mas pronto ; pues los Caballos bastos, los cuales están formados antes que los finos, y que se aplican para padres desde la edad de cuatro años, no duran tanto tiempo, y se hallan comunmente imposibilitados de engendrar antes de los quince.

La duración de la vida de los Caballos es, como en todas las demás especies de animales. proporcionada á la del tiempo de su incremento ; y asi el Hombre, que tarda catorce años en crecer. puede vivir seis ó siete veces igual espacio de tiempo. esto es, noventa ó cien años : y el Caballo cuyo incremento se verifica en cuatro años puede vivir seis ó siete tantos. esto es, veinte y cinco ó treinta años : pues aunque hay algunos ejemplares contrarios á esta regla, son tan raros. que ni aun se deben mirar como escepcion de que se puedan sacar consecuencias. Por esta misma regla los Caballos bastos, que adquieren su total incremento en menos tiempo que los finos, viven también menos, y son viejos desde la edad de quince años.

A primera vista parece que en los Caballos, y en la mayor parte de tos demás animales cuadrúpedos. el incremento de las partes posteriores es á los principios, mayor que el de las anteriores, al paso que en el Hombre las partes inferiores crecen menos al principio que las superiores, pues en tos niños tos muslos y las piernas son, á proporción del cuerpo, mucho menores que en los adultos ; y por el contrario, en el potro las piernas posteriores son bastante larcas para poder llegar á su cabeza con el pié, lo cual no puede ejecutar el Caballo adulto; pero esta diferencia no procede tanto de la desigualdad del incremento total de las partes anteriores y posteriores, como de la desigualdad de los pies de delante, y de los de atrás. la cual es constante en toda la naturaleza, y mas visible en los animales cuadrúpedos ; pues en el Hombre los pies son mas abultados que las manos, y también se hallan formados antes : y en el Caballo, en quien mucha parte de la pierna no es mas que pié. pues soto se compone de los huesos correspondientes al tarso, metarso, etc., no es de admirar que este pié sea mas extenso y se desarro de mas pronto que la pierna de delante, en la cual toda la parte inferior representa la mano, pues solo se compone de los huesos del carpo, del metacarpo, etc. Esta diferencia se observa fácilmente en el potro recien nacido , en el cual las piernas de delante, comparadas con las de atrás, parecen y son efectivamente mucho mas cortas entonces que lo serán con el tiempo : y ademas de esto, el volumen que el cuerpo adquiere, aunque independiente de las proporciones del incremento en tonatud. produce sin embargo, mayor distança entre los pies posteriores y la cabeza, y por consiguiente, contribuve á impedir que el Caballo se alcance á ella con dichos pies , cuando ya ha adquirido todo su incremento.

En todos los animales, cada especie varia según los diferentes climas, y los resultados generales de estas variedades forman y constituyen las diferentes razas, de las cuales solo podemos percibir las mas señaladas esto es, las que visiblemente difieren unas de otras, dejando aparte todas las graduaciones intermedias. las cuales en esto, como en todo to demás son infinitas. Nosotros mismos hemos aumentado su número, y aña

zar las razas, oponiendo los climas, y no juntando nunca yeguas y Caballos nacidos en la misma casa de monta. Todas estas circunstancias son esenciales, y además hay otras precauciones que no deben omitirse : por ejemplo. la de no tener en la casa de monta yeguas de cola corta. por ejemplo. porque no pudiendo defenderse de las moscas, las atormentan estas mas que á las que la tienen larga: y la agitación continua que las causan las picaduras de dichos infectos, hace disminuir la cantidad de su leche; lo cual influye mucho en el temperamento y marca del potro. que en iguales circunstancias, será tanto mas visoroso, cuanto su madre sea mejor criadora. También se procurará no tener en la casa de monta sino yeguas que hayan pastado siempre, y que no hayan trabajado, pues las que siempre han estado en la caballeriza, mantenidas con aumentos secos, poniéndolas después á pacer, no producen á los principios y necesitan tiempo para acostumbrarse al nuevo alimento.

Aunque la estación ordinaria del celo de las yeguas es desde principios de abril hasta fines de junio, sucede con bastante frecuencia que entre un gran número hay algunas que entran en calor antes de dicho tiempo: pues convendrá dejarlas pasar el celo, sin hacerlas cubrír porque el potro nacería en invierno, padecería mucho con la rigidez de la estación, y no podría mamar sino leche mala: y del mismo modo, cuando una yegua no entra en celo hasta después del mes de junio, no se la dejará cubrir. porque naciendo entonces el potro en el verano, tiene poco tiempo de adquirir fuerzas suficientes para resistir las injurias

Muchas personas. en vez de conducir el Caballo padre á la yegua para hacerla cubrir. le sueltan en el paraje en que están juntas las yeguas. y le dejan en



 

Índice de páginas y de contenidos, Índice de ilustraciones.

 



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Zoología, hombres, animales, mamíferos, Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Mamíferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si crees que falta algo, o está confundido escríbenos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.