Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 2

Paquidermos. Página 38. Los tres Reinos de la Naturaleza. Tomo 2. Zoología Aragón

Buffon Los tres Reinos de la Naturaleza Tomo 2



menos tiempo que los que trotan y galopan; pero hay todavía otras dos marchas, que son el traposo ó entrepaño y la andadura imperfecta, las cuales toman por sí mismos los Caballos débiles ó rendidos del trabajo, y son mas defectuosas que el paso de andadura. Estas marchas defectuosas se llaman aires rotos, desunidos ó compuestos; el entrepaso partipa del paso y de la andadura, y la andadura imperfecta del trote y del galope, y ambos proceden de excesos de una larga fatiga, ó de mucha debilidad de lomos; así se ve que los Caballos de acarreo á quienes se carga demasiado, conforme se van deteriorando toman el entrepaso en lugar del trote, y que los Caballos de posta arruinados, cuando se quiere hacerlos galopar, toman andadura imperfecta en vez del galope.

Entre todos los animales, el Caballo es el que junta á una grande estatura mayor proporción y elegancia un todas las partes de su cuerpo; pues comparándole con los animales inmediatamente mayores y menores que él, se advertirá que el Asno es mal formado; que la cabeza del León es demasiado abultada: que el Buey tiene las piernas muy delgadas y cortas para el volumen de su cuerpo; que el Camello es disforme, y que las animales mas corpulentos, como el Rinoceronte y el Elefante, no son, para decirlo así, mas que unas masas informes. La grande prolongación de las quijadas es la causa principal de la diferencia que hay entre la cabeza de los cuadrúpedos y la del Hombre, siendo este al mismo tiempo el carácter mas bajo é innoble de todos; sin embargo, aunque las quijadas del Caballo son muy prolongadas, en este animal no se advierte la languidez del Asno, ni la estolidez del Buey; sino que al contrario, la regularidad de las proporciones de su cabeza le da un aire de ligereza, á que contribuye mucho la gentileza de su cuello. El Caballo levantando la cabeza, parece quiere hacerse superior á su esfera de Cuadrúpedo, y en esta noble situacion mira al Hombre de frente; sus ojos son vivos y bien rasgados; sus orejas, bien hechas y de tamaño proporcionado, ni demasiado pequeñas como las del Toro, ni demasiado largas como las del Asno; su crin le acompaña muy bien la cabeza le adorna el cuello, y le da cierto aire de fuerza y de ferocidad: su cola poblada y larga cubre y termina airosamente la extremidad de su cuerpo; pues muy diferente de la cola pequeña del Asno, del Ciervo, del Elefante , ect., y de la cola desnuda del Camello, del Rinoceronte, etc., la del Caballo está formada de crines espesas y largas que parece nacen de la misma grupa, por ser muy corto el maslo de donde salen. Es verdad que no puede levantarla como el León; pero le sienta mejor aunque baja; y pudiendo moverla hacíalos lados, se sirve útilmente de ella para espantar las moscas que le incomodan; núes su piel, no obstante su dureza, y estar guarnecida uniformemente de un pelo recio y espeso, es con todo muy sensible.

La posición déla cabeza y del cuello contribuye mas que la de todas las demás partes del cuerpo á dar al Caballo una presencia noble. La parte superior del cuello, de donde sale la crin, debe elevarse en línea recta desde la cruz, y formar después al acercase á la cerviz, una curva casi semejante á la del cuello de un Cisne; la parte inferior no debe formar curva alguna, sino que su dirección ha de ser en línea recta desde los pechos hasta la quijada inferior, y un poco inclinada adelante, pues si fuese perpendicular, seria el cuello falso. También es preciso que la parte superior del cuello sea delgada, y poco carnosa cerca de la crin la cual debe ser medianamente guarnecida de crines largas y finas. Un cuello gentil debe ser largo y levantado, sin dejar de ser proporcionado al tamaño del Caballo, pues si en muy largo y demasiado delgado, los Caballos cabecean por lo común, y si demasiado corto y carnoso, son pesados á la mano; y para que la cabeza tenga la posición mas ventajosa, es necesario que la frente esté perpendicular al horizonte. La cabeza debe ser enjuta y delgada, y no demasiado larga, las orejas han de estar poco distantes; y ser pequeñas, derechas, inmóviles, angostas, delgadas y bien colocadas sobre el copete; la frente estrecha y algo convexa; las cuencas llenas, los párpados delgados; los ojos claros, vivos, fogosos, de tamaño proporcionado, y ni saltones ni hundidos; la pupila grande; la quijada inferior descarnada y poco gruesa, la nariz algo arqueada con las ventanas bien abiertas y hendidas, y su septo delgado, los labios delgados, la boca medianamente hendida, la cruz alta y descarnada, las espaldas enjutas, llanas y poco cerradas; la espina del lomo insensiblemente baja; los lujares llenos y cortos, la grupa redonda y carnosa, las ancas gruesas, el muslo de la cola fornido y firme; los antebrazos y los muslos gruesos y carnosos, la rodilla redonda por delante, el corvejón ancho, enjuto y nervudo, las cañas delgadas por delante y anchas por los lados, el tendón maestro bien desprendido del hueso, los menudillos delgados, la cerneja poco poblada, las cuartillas gruesas y de mediana longitud, la corona poco elevada, la tapa del casco negra, lisa y lustrosa; el casco alto, los candados redondos, los talones anchos y medianamente elevados, las ranillas pequeñas y enjutas, y la palma gruesa y cóncava.

Pero hay pocos Caballos en quienes se hallen reunidas todas estas perfecciones. Los ojos están sujetos á muchos defectos, que á veces son difíciles de conocer. Cuando el ojo está sano, deben verse al través de la córnea, y encima de la pupila dos ó tres manchas de color de sebo, pues para ver dichas manchas es preciso que la córnea esté clara, limpia y transparente, y si parece duplicada ó de mal color, el ojo no está sano; la pupila pequeña, larga y estrecha, ó rodeada de un cumulo blanco, indica también mala vista; y cuando es de color azul verdoso, el ojo está seguramente enfermo, y turbada la vista.

No haremos la enumeración individual de los defectos del Caballo, contentándonos con añadir algunas observaciones, por las cuales, y por las precedentes, se podrá conocer la mayor parte de sus perfecciones ó defectos. De la Índole y del estado actual del animal, se puede muy bien formar juicio por el movimiento de las orejas; cuando camina debe llevar las puntas de ellas inclinadas hacia adelante; un Caballo fatigado lleva las orejas bajas; los que son coléricos ó villanos echan alternativamente una oreja atrás y otra adelante; todos las inclinan hacia el lado en que oyen algún ruido; y si se les toca en la espalda ó en la grupa, las inclinan hacia atrás. Los Caballos que tienen los ojos hundidos, ó un ojo mayor que otro, son ordinariamente de vista defectuosa, los de boca seca no son de tan buen temperamento como los que la tienen fresca, y que fácilmente hace espuma con la brida. El Caballo de silla debe tener las espaldas llanas, móviles y poco cargadas; y por el contrario, el de tiro gruesas, redondas y carnosas; pero sin embargo, si las espaldas de un Caballo de silla son demasiado enjutas, de suerte que los huesos parezca que tocan á la piel, es defecto que indica que las espaldas no están libres, y que, por consiguiente, el Caballo no podrá resistir la fatiga. Otro defecto en el Caballo de silla es tener los pechos muy avanzados, y las manos retiradas hacia atrás, porque entonces está propenso á apoyarse sobre la mano cuando galopa, y también á tropezar y caer. La longitud de las piernas debe ser proporcionada á la estatura del Caballo : cuando las de delante son demasiado largas, el animal no tiene seguridad en sus pies, y si demasiado cortas, es pesado á la mano de la brida. Se ha observado que las yeguas son mas propensas que los Caballos á tener cortas las piernas de delante, y que los Caballos enteros tienen el cuello mas grueso que las yeguas y los Caballos castrados. Una de las cosas que mas importa conoces es la edad



 

Índice de páginas y de contenidos, Índice de ilustraciones.

 



Biblioteca ilustrada de Gaspar y Roig.
Los Tres Reinos de la Naturaleza.
Museo Pintoresco de Historia Natural.
Descripción completa de los animales, vejétales y minerales útiles y agradables:
su forma, instinto, costumbres, virtudes ó aplicaciones á la agricultura, la medicina y las artes en general, comprendiendo mayor número de géneros que en todas las obras publicadas hasta el día.

El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Zoología, hombres, animales, mamíferos, Publicado a mitad del siglo XIX. Zoología o Reino Animal. Mamíferos. Buffon Historia Natural los Tres Reinos de la Naturaleza

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Francisco Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Si quieres modificar datos o ampliar la información suministrada dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.