Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1


Buffon: Mamiferos. Cuadrumanos. Pongo de Wurmb. Pongo de Abel. 170

PONGO DE WURMB.
Pongo Vurmbii (Dems); Grande Orangutn (Algunos viajeros).

Algunos motivos bastante plausibles han conducido mirarlo como un individuo muy viejo del Orangutn , que hasta ahora no se habia conocido mas que en su juventud. Pero muchos naturalistas dudan de esta identidad, y admiten, ejemplo de Mr. de Lacpede, un gnero Pongo, porque se aparta ya bastante del tipo primordial.

El barn de Wurmb dio ol nombre de Pongo una especie grande de Orang, en la que crey descubrir el Pongo de Buffon, esto es, el Kimpezei, hizo una descripcin bastante extensa de l, que sin embargo no est al abrigo de la crtica. El esqueleto de este animal, que se conserva con cuidado en las galeras del Museo de Pars, presenta diferencias tales, que menos de poseer el esqueleto del Orang en todas las edades, es verdaderamente imposible admitir que sean animales de la misma especie.

El esqueleto del Pongo de Wurmb tiene cuatro pie de alto. La forma de la quijada inferior hace presumir un hueso hyoides muy grande; el hocico lo es tanto como el del Mandril y aun mas grueso y obtuso. En el crneo tiene sobrepuesta una cresta huesosa muy desarrollada, y parte desde la mitad del occipital, se levanta sobre la bveda del crneo, y se divide en dos ramas que se dirigen sobre los lados de las rbitas. Otras dos crestas laterales, que parten igualmente del occipucio, se dirigen hacia las fosas temporales, y llegan tener hasta cinco lneas de elevacin. Las vrtebras cervicales son mas notables por la extraordinaria longitud de sus apfisis espinosas, que sobrepujan (habida proporcin) lo que se ve en todos los dems mamferos. Las costillas existen en nmero de doce, comprendiendo cinco falsas. Los miembros anteriores son muy largos y bajan hasta los tobillos. La mano iguala casi en longitud la pierna, y el antebrazo es por s solo tan prolongado como e1 bacinete y el fmur juntos. Los colmillos tienen una fuerza considerable; y por su desarrollo, longitud y punta cuneiforme, recuerdan los de los animales mas carniceros.

Este Pongo fue cogido en el distrito de Saccadina en la isla de Borneo por el gobernador holands de Rambang. Se defendi con el mayor vigor sirvindose de ramas gruesas que arrancaba de los troncos de los rboles, no siendo posible apoderarse de l hasta que lo mataron. Este animal tenia la cabeza un poco puntiaguda y prolongada hacia adelante, el hocico prominente, pero no truncado su extremidad como el de los Cinocfalos. Su nariz era muy aplastada y abierta, con dos ventanillas oblicuas. El cuello por debajo estaba guarnecido con una gruesa membrana carnosa, que podia desarrollarse ampliamente sobre los lados. Los ojos eran muy pequeos y saltones; las orejas poco pronunciadas y pegadas la cabeza; los labios gruesos y la lengua muy carnosa y ancha. El cuerpo del Pongo, robusto en sus proporciones, presentaba sin embargo un cuello muy corto, un pecho mas ancho que las caderas, y un pene que podia esconder casi enteramente en el escroto. Las piernas eran cortas, pero endebles, y las uas de los dedos muy parecidas las del Hombre; pero los pulgares eran mas cortos y las uas mas estrechas que las de los otros dedos y el calcaal pronunciado de una manera muy notable.

Lacepede, Cuvier, Geoffroy Saint-Hilaire y Desmarest han considerado este gran Mono como una especie de Cinocfalo un Pongo colocado bastante distancia de los Gibones, entre los Mandriles y los Aluatos.

El Pongo, por las noticias que de l tenemos, es un animal silvestre muy valiente, que se mantiene derecho sobre sus pies, apoyndose de cuando en cuando en la extremidad de los dedos de las manos, y que puede defenderse con palos de los ataques de los hombres.
Tales son nuestros conocimientos sobre este Mono, cuya existencia est probada por su esqueleto, y que hasta ahora ha sido para los naturalistas un asunto no agotado de discusiones y controversias.

PONGO DE ABEL.
Pongo Abelii, (Less.)

La tripulacin de una chalupa las rdenes de Mrs. Craygiman, padre hijo, oficiales del bergantn Marie-Anne-Sophie, habindose desembarcado en el sitio llamado Ramboon, cerca de Turamand, al Nordeste de la isla de Sumatra, en un paraje bien cultivado y de arbolado, se apercibi de un animal gigantesco de la raza de los Monos. Cuando se acercaron los hombres aquel animal se baj del rbol en que estaba; pero cuando conoci que se preparaban atacarle, se refugi otro. Pronto se juzg de su agilidad y su fuerza, luego que lleg cierta altura, desde donde lanzndose con la ayuda de las ramas gordas, pasaba de un rbol otro con la misma rapidez que lo habra hecho el Mono mas vivo y pequeo.

Imposible habra sido apoderarse de l en un bosque espeso y apiado, porque entonces la velocidad de un caballo galope no hubiera sido mayor. Sus movimientos eran tan prontos que apenas dejaba tiempo para apuntarle. Solo despus de haber echado muchos rboles abajo y empleando la astucia, se consigui aislarlo, y entonces fue herido sucesivamente por cinco balas, de las que una al parecer le habia atravesado las entraas. Sus fuerzas se agotaron pronto, y pareca que se haban extinguido del todo, consecuencia de un vmito copioso de sangre negra. Sin embargo, continuaba mantenindose en las ramas. Cul fue la sorpresa de los cazadores , cuando despus de haber forzado el ltimo asilo del Orangutn, le vieron que se levantaba con vigor, y que se avalanzaba otros rboles! Pero muy en breve su debilidad le hizo caer casi moribundo, anunciando que iba exhalar el ltimo suspiro. Creanse los marinos con su presa asegurada, cuando recogiendo aquel desgraciado animal las fuerzas que le quedaban, se puso en actitud de defenderse hasta el ltimo extremo. Atacado con chuzos, no se desminti su vigor y la energa de sus robustos miembros, rompi, pues como una dbil caa el asta de un chuzo que pudo echar mano. Este esfuerzo acab con el vigor que le quedaba, y renunciando una defensa ya intil, tom entonces la expresin del dolor que suplica. El modo lastimero con que miraba sus heridas conmovi de tal modo los cazadores, que empezaron reconvenirse del acto de barbarie que cometan con una criatura que les parecia casi humana, no menos por la manera con que manifestaba sus dolores, que por sus formas corporales. Cuando aquel Orangutn hubo terminado su existencia, los naturales corrieron al lado de los europeos, y contemplaron su figura con general sorpresa.

Lo que admir mas los circunstantes fue su vitalidad que resisti mucho tiempo tantas heridas. La fuerza muscular debia haber sido muy considerable, porque la irritabilidad de la fibra se manifest aun de una manera muy sorprendente cuando, habindose conducido el cadver abordo izdolo para desollarlo, produjo el escalpelo un movimiento espantoso de contraccin en los msculos, aun mucho tiempo despus de la muerte. Aquella irritabilidad fue tal cuando se lleg los planos musculares de las goteras vertebrales que el capitn Camfoot se horroriz, y en la persuasin de que

Pgina siguiente

 

ndice de pginas de Mamferos.

 

 

Marzo varía siete veces en el día.
Tiempo presente, al mentarlo ya es ausente.
No fuera malo dar un beso, si quedara en eso.
El más lento en prometer es siempre el más fiel en cumplir. Rousseau



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Para consultar, aclaraciones o corregir errores por favor informanos

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.