Pasapues > Buffon > Los tres Reinos de la Naturaleza > Tomo 1


Buffon: Mamiferos. Cuadrumanos. Genero Orang o Satiro. 164

Java, compaeros suyos de viaje. Una vez, sin embargo, trat de arrojar la mar una jaula que contenia tres de aquellos animales , y se supone que le movi semejante accin el deseo de castigarlos de que hubiesen recibido delante de l alimentos de que l no habia sacado su parte. Pero aunque no se ocupaba de ellos durante, la travesa, piensa Mr. Abel que era menos indiferente su sociedad cuando no lo observaban, pues un dia lo sorprendieron delante del palo de mesana jugando con uno de ellos. Acostado boca arriba y en tanto tapado con una vela, contempl por algn tiempo con la mayor gravedad las cabriolas del mono que estaba por encima de l; pero al fin le pill por la cola y trat de molerle debajo de su cubierta. La accin, sin embargo, no pareca que pasaba entre, dos iguales, porque el Orangutn no se dign hacer con el mono lo que con los grumetes. A pesar de eso, los Monos tenian evidentemente una grande predileccin por l, porque cuando los soltaban iban buscarle. Su intimidad no se aument, sensiblemente, pues parecan tan familiarizados con l desde la primera entrevista como al fin del viajo.

Pero, aunque, muy suave, podia el Orangutn animarse por una violenta rabia, que espresaba abriendo la boca, enseando sus dientes, y agarrando y mordiendo los que tena cerca. Algunas veces pareci casi desesperado, y en dos tres ocasiones se entreg actos que en un ser racional se habran reputado como tentativas de suicidio. Si se le negaba obstinadamente una naranja, cuando l trataba de apoderarse de ella, daba terribles gritos, y se arrojaba furioso sobre las cuerdas; en seguida volva y trataba nuevamente de conseguirla: si aun se vea burlado, s arrastraba por la cubierta como un muchacho, dando gritos agudos. Una vez, levantndose repentinamente, se arroj furioso sobre la mura del navio, y desapareci. Testigos de esta accin, creyeron los marineros al principio que se habia arrojado al mar; pero despus de haberle buscado, se le encontr escondido debajo de las bigotas de los obenques.

Este animal no hace los gestos y contorsiones de los dems Monos, ni tiene su malicia. Una gravedad melanclica y dulce apareca en su continente, como su disposicin caracterstica. Cuando se hallaba por primera vez entre estraos, miraba horas enteras su alrededor con aire pensativo, apoyando su cabeza en la mano, y cuando estaba fastidiado de ser un objeto de curiosidad, se esconda debajo del primer mueble mas inmediato. Su carcter dulce estaba probado por la paciencia con que soportaba las injurias graves, y solo en el ltimo extremo era cuando trataba de vengarse. Pero siempre huia de aquellos que le inquietaban muy menudo. Se intim pronto con los marineros que se portaban bien con l; gustaba mucho de sentarse con ellos, acercndose cuanto le era posible; cogia sus manos entre sus labios, y reclamaba vivamente su proteccin y apoyo. El camarero del Alceste que parta con l sus comidas, y que era su mayor amigo, aunque le robaba algunas veces su grog, aguardiente, y galleta, le ense comer con cuchara; y se sentaba menudo la puerta de la cabaa para tomar tambin su caf, sin que le perturbase ninguno de los que le estaban observando, y lo hacia con un aire cmico y sobrio que pareca una parodia de la naturaleza humana.

Despus del camarero era acaso Mr. Abel su mas ntimo amigo. Le segua constantemente la cabeza del mstil, adonde con frecuencia se retiraba para huir del ruido del navio; y habindose asegurado de que sus faltriqueras no contenan algo que comer, se acostaba, su lado, cubrindose enteramente con una vela, que apartaba de cuando en cuando para seguir con la vista todos sus movimientos.

Su diversin favorita en Java era saltar de un arbol a otro y por los tejados de las casas,y en el buque quedarse colgando por las manos de las cuerdas y bromear con los grumetes. Los escitaba jugar dndoles palmadas cuando pasaban, y huyendo en seguida, bien se dejaba coger, y entonces se emprenda una lucha burlesca, en que recurra pies, manos y boca. Si se puede sacar alguna conjetura de estos juegos y de la manera con que ataca su conerario, se debe pensar que su primera intencin es la de echarlo tierra, despus sujetar sus manos y pies, y entonces morderle.

A bordo del navio dorma ordinariamente en la cabeza del mstil, envolvindose en una vela. Se afanaba mucho para hacer su cama, y no omitia quitar cuanto pudiese oponerse dejar llana la superficie en que trataba de descansar; y contento con su obra, recoga sobre s la vela y se extenda boca arriba. Algunas veces Mr. Abel se apoderaba de su cama, y picaba su humor negndose devolvrsela: entonces se esforzaba tirar de la vela, y no quera retirarse hasta quedar dueo del terreno. Si la cama era bastante ancha, para dos, se acostaba tranquilamente al lado de la persona que habia llegado ocuparla; si acaeca que todas las velas estuviesen desplegadas, buscaba algn otro objeto, robaba una chaqueta una camisa que algn marinero hubiese puesto secar, procuraba descubrir la manta de lana de alguna hamaca. Pasado el cabo de Buena Esperanza, padeci mucho con la temperatura fria, sobre todo en las primeras horas de la maana; as es que cuando bajaba de algn mstil transido de fri, buscaba algn amigo, se echaba en sus brazos, y le estrechaba fuertemente para entrar en calor; si trataban de echarle, daba gritos terribles.

Su alimento en Java consista principalmente en frutas, y particularmente en mangustanes que le gustaban mucho. Tambin se sorbia los huevos con voracidad. A bordo no tenia alimento determinado; comia indiferentemente de toda, clase de manjares particularmente cuando estaban crudos; le gustaba mucho el pan, pero prefera las frutas. En Java su bebida era el agua. A bordo prefera el caf y el t, aunque aceptaba el vino, y manifest un gusto decidido por los licores fuertes, llegando robar una botella de aguardiente al capitn. En Londres antepona cualquiera otra sustancia la cerveza y la leche, aunque tambin beba frecuentemente vino y licores.

En sus tentativas para pillar algo de comer, mostr en muchas circunstancias una gran sagacidad y finura de tacto. Siempre tenia mucha impaciencia por coger sus alimentos cuando se los presentaban, se encolerizaba cuando no se los daban pronto; y segua por todo el buque la persona encargada de drselos. Rara vez subia Mr. Abel sobre, cubierta sin tener en sus faltriqueras dulces frutas, y jams se escap de sus ojos de lince. Algunas veces intent huir de l, subindose al mstil; pero siempre se anticipaba le alcanzaba en la huida. Cuando llegaba con l los obenques, se sostenia con un pi en los flechastes, y sujetaba sus piernas con el otro pi y una mano, y entretanto le registraba los bolsillos. Si veia que era imposible sorprenderle, trepaba una grande altura en el aparejo, y se echaba de golpe sobre l En fin, si era conocida su intencin de bajar, se escurra por una cuerda, y llegaba al mismo tiempo que l. Algunas veces ataba Mr. Abel una naranja la punta de una cuerda y la dejaba colgar del mstil sobre el puente, y cuando el animal quera cogerla, la subia rpidamente. Despus de haberle .engaado muchas veces empleando los medios naturales, mudaba de plan: aparentando no hacer ya caso, se marchaba alguna distancia, y subia tranquilamente los aparejos por algunos minutos; despus, dando un salto repentino pillaba la cuerda que sostenia la

Pgina siguiente

 

ndice de pginas de Mamferos.

 

 

Marzo varía siete veces en el día.
Tiempo presente, al mentarlo ya es ausente.
No fuera malo dar un beso, si quedara en eso.
Cuanto mayor es la prosperidad, tanto menos se debe confiar en ella. Séneca



 

Felix Azara | Francisco Loscos | Ignacio Jordan de Asso | Odón de Buen



El proyecto pasapues es una ampliacion del proyecto Aragón es así, y trata de recopilar y relacionar todo tipo posible de información documental sobre Aragón: textos, libros, artículos, mapas, ilustraciones, fotografías, narraciones, etc., y proceder a su publicación y difusión.

Copyright 1996-2019 © All Rights Reserved Javier Mendívil Navarro, Aragón (España)

Actualiza la información que consideres obsoleta dinoslo

Aviso Legal. Esta actividad de la Asociación Cultural Aragón Interactivo y Multimedia

Esta web no usa directamente cookies para seguimiento de usuarios,
pero productos de terceros como publicidad, mapas o blog si pueden hacerlo.
Si continuas aceptas el uso de cookies en esta web.